Foto de Alicia &Acute;lvarez

Menú

Últimas noticias

AQUI Y AHORA

Por Alicia Álvarez (30 de enero, 2009)

Nadie dijo que fuera fácil, pero es que ahora es facilísimo. Así que no se preocupen si trabajan demasiado o no tienen tiempo para los suyos. El mundo ya no les será un lugar hostil. Y no lo será, porque ahora pueden hacer un arroz en un minuto, comer sopa instantánea, que les metan el bajo del pantalón en media hora, y que en la mitad de ese tiempo sus lavadoras realicen un lavado completo. Pueden abrir un cartón de leche sin falta de tijeras, depilarse en la ducha, comprar por internet sin guardar colas y reducir la tradicional semana de catarro a un par de días con síntomas de resfriado.
En fin, que ya pueden disfrutar de la era «pa quitarlo de en medio», la cual augura una ganancia de minutos al día para emplearlos en cosas más productivas. Porque la cuestión ya no está en lo que hacemos, sino en lo haremos con ese tiempo que nos sobra. Un pequeño oasis para nuestras mentes tan dadas a situarse en el futuro incierto, lo que suele resultar más atractivo que la tangible certeza del momento presente.
Sin embargo, no crean que esta argumentación es una reivindicación del «aquí y ahora». Entre otras cosas, porque siempre he pensado que afirmar que se puede vivir sin proyectos futuros es tan irreal como querer interpretar nuestro presente sin tener en cuenta el pasado. Ya lo dicen los dramaturgos: «Sin deseo no hay acción.» Lo que no quiere decir que todas las acciones de nuestra vida hayan de perseguir un fin glorioso o trascendente. Simplemente nos movemos por algo o, más bien, para algo. Ese es nuestro motor interior, lo que no impide que uno tenga conciencia del momento que vive.
Sin embargo, nuestra relación con el futuro suele resultar compleja. Y lo resulta porque pocas veces somos capaces de distinguir la proyección de la anticipación. Así, mientras la primera te permite desear, es decir, idear o trazar una posible situación, la segunda, la anticipación, te fuerza a decidir sobre ella, a solucionar algo que aún no ha sucedido, a resolver antes de tiempo. O lo que es lo mismo, a vivir el futuro y olvidar el presente.
Por eso, es natural que la primera reacción al conocer las proyecciones demográficas en Asturias para el 2018 realizadas por el Instituto Nacional de Estadística sea preguntarse cómo podrá sobrevivir nuestro sistema llegado el momento. Y es que, según los datos publicados por LA NUEVA ESPAÑA, en diez años la población joven del Principado se va a reducir en un 33%. Es decir, que en una década Asturias no va a tener suficiente relevo generacional para trabajar y sostener el sistema económico de la comunidad.
De ahí, que la pregunta no sea cómo lo resolveremos llegado el momento, sino cómo lo evitamos aquí y ahora. Y, sí, nadie dijo que fuera fácil.

Categoría: ARTÍCULOS EN LNE | Comentarios(2) | enero 2009 |

2 Respuestas a “AQUI Y AHORA”

  1. Fran Escribió:

    Receta Rouco Varela: cuatro hijos por matrimonio (heterosexual), y Dios proveerá. Receta Revolucionaria: papeles pa tós. Receta liberal: no se preocupen, el mercado lo regulará, y de cualquier modo los ancianos irán falleciendo. Receta Wilde: el placer que dura un instante. Receta Asturiana: caravana de jóvenes 2018 (trabajo, vivienda, pareja y abono del Sporting a cambio de traslado).

  2. luz Escribió:

    la mejor receta seria que esos jovenes educados y bien preparados ,que estan pasando su etapa de ¨´POSFORMACION´ fuera por falta de trabajo en la region pudieran volver .Asi tendriamos jovenes ,hijos y nietos para trabajar ,cotizar y acompañarnos en la vejez,Eso haria de Asturias un PARAISO NATURAL..Ojala se pudiera lograr sin la receta de Rouco ni la Revolucionaria

Escribir comentario