Foto de Alicia &Acute;lvarez

Menú

Últimas noticias

AQUI Y AHORA

Por Alicia Álvarez (30 de enero, 2009)

Nadie dijo que fuera fácil, pero es que ahora es facilísimo. Así que no se preocupen si trabajan demasiado o no tienen tiempo para los suyos. El mundo ya no les será un lugar hostil. Y no lo será, porque ahora pueden hacer un arroz en un minuto, comer sopa instantánea, que les metan el bajo del pantalón en media hora, y que en la mitad de ese tiempo sus lavadoras realicen un lavado completo. Pueden abrir un cartón de leche sin falta de tijeras, depilarse en la ducha, comprar por internet sin guardar colas y reducir la tradicional semana de catarro a un par de días con síntomas de resfriado.
En fin, que ya pueden disfrutar de la era «pa quitarlo de en medio», la cual augura una ganancia de minutos al día para emplearlos en cosas más productivas. Porque la cuestión ya no está en lo que hacemos, sino en lo haremos con ese tiempo que nos sobra. Un pequeño oasis para nuestras mentes tan dadas a situarse en el futuro incierto, lo que suele resultar más atractivo que la tangible certeza del momento presente. Leer el resto de la entrada »

Categoría: ARTÍCULOS EN LNE | Comentarios(2) | enero 2009 |

LAS COSAS DE OBAMA

Por Alicia Álvarez (23 de enero, 2009)

El horóscopo, «Independence Day», «Anatomía de Grey» y el póster del platillo volante con la frase «I want to believe» que el agente Mulder tenía en su oficina en «Expediente X» son sólo algunas de las cosas que se me pasaron por la cabeza mientras el pasado martes escuchaba atenta las palabras de Barack Obama.
Pensé en estas cosas y también en la argumentación de Weber en «La ética protestante y el espíritu del capitalismo», en las reflexiones en torno al principio de igualdad de Alexis de Tocqueville en «La democracia en América» y en ese hombre que Hobbes decía «era un lobo para el hombre» en «El leviatán». Pensé en todo esto y, además, lo hice a la par que trataba de averiguar si el enorme lazo que Aretha Franklin eligió para cantar «My country, tis of thee» llevaba (como las diademas del todo a cien) algún tipo de mecanismo que lo hiciera brillar intermitentemente. Creo que no, pero no lo podría asegurar. Leer el resto de la entrada »

Categoría: ARTÍCULOS EN LNE | Comentarios(0) | enero 2009 |

LA ELECCIÓN

Por Alicia Álvarez (16 de enero, 2009)

Yo aún no soy madre, pero supongo que escoger el nombre de un hijo debe de ser una tarea extremadamente difícil. Tener que prever las rimas que se podrán hacer con él en el colegio, cuál será su diminutivo o si coincidirá con diez chavales con el mismo nombre en clase, lo que lo condenará a ser identificado por el apellido o peor aún, por algún tipo de mote. En definitiva, variables a tener en cuenta para que su nombre no condicione su identidad de por vida.
Una ventaja que no tiene la red, donde el «nick» que uno escoge para identificarse es muchas veces fruto de la simple desesperación. Y es que, quien más quien menos, las ha pasado canutas al querer registrarse en alguna página donde el nombre de su mascota, de su madre, de su curro o de algún personaje del libro que está leyendo ahora mismo, parece haber sido elegido ya antes por alguien. Así, con la inventiva extenuada, el internauta se acaba convirtiendo en Juan03cimavilla20, Rosa233, xixon45 o cosas por el estilo. Leer el resto de la entrada »

Categoría: ARTÍCULOS EN LNE | Comentarios(2) | enero 2009 |

CONTRASTES

Por Alicia Álvarez (9 de enero, 2009)

La culpa de todo la tuvo el confeti. Bueno, el confeti y ese hombre de mediana edad cuyo cogote me impedía ver con claridad la cabalgata, y que lleno de ira comenzó a vociferar “¡ya está bien!” mirando al cielo. Se lo decía a unos probes guajes que apoltronados en la ventana de un segundo piso festejaban la llegada de los reyes magos con serpentinas, brillantina y, sí, toneladas de confeti. Una lluvia de minúsculos papeles multicolor que, hasta ese momento, yo sólo había percibido como parte del festejo sin darle más significado que la expresión de alegría y sin hacerme ninguna pregunta sobre su origen o procedencia.
Sin embargo, fue precisamente el gesto airado del “señor cogote” dirigido hacia lo alto lo que me hizo elevar la vista y reparar en los distintos balcones y ventanas en las que, al igual que en los de abajo, grupos de familias y amigos saludaban a sus majestades los reyes Magos de Oriente. Algunos de ellos aupando a los niños sobre el alfeizar en plan Michael Jackson y, otros, sólo sosteniendo copas de cava o sidra achampanada entre las manos. Pero todos por igual, apretujados. Todos, menos aquella mujer que hizo detener de golpe mi recorrido visual por las fachadas. Leer el resto de la entrada »

Categoría: ARTÍCULOS EN LNE | Comentarios(2) | enero 2009 |