Foto de Alicia &Acute;lvarez

Menú

Últimas noticias

EL TRÁNSITO DE LAS BALLENAS

Por Alicia Álvarez (3 de octubre, 2008)

Siempre me ha gustado el nombre oficial de la Cuesta del Cholo: El tránsito de las ballenas. Quizá porque siempre me ha sonado a título de novela de aventuras, quizá porque siempre he sentido curiosidad por esos enormes cetáceos, o quizá porque siempre me ha gustado transitar por las calles de esta ciudad humedecida y enmohecida por el mar. Y quizá por estas tres razones, o sólo por alguna de ellas, es por lo que cuando la edición digital de LA NUEVA ESPAÑA me propuso hacer un blog con mis artículos publicados en su edición papel, decidí titularlo “El tránsito de las ballenas.”
Sin embargo, hay veces que los nombres que uno escoge no cobran su verdadero significado hasta tiempo después de haberlos elegido.
Y eso es precisamente lo que me sucedió al querer bucear más a fondo en las particularidades de la que, desde ahora, también será casa de mis artículos: El blog , que para los neófitos en la materia y siguiendo la definición de Wikipedia, es “un sitio web periódicamente actualizado que recopila cronológicamente textos o artículos de uno o varios autores, apareciendo primero el más reciente, donde el autor conserva siempre la libertad de dejar publicado lo que crea pertinente.”
El término, por cierto, proviene de las palabras web y log (registro). Es decir, que viene a ser algo así como los cuadernos de bitácora utilizados por los marineros en los barcos para dejar constancia de lo allí sucedido. Lo que resulta llamativo, es que los acontecimientos que registran una buena parte ellos, se suelen reducir a testimoniar la vida personal de sus autores.
Así, una se podría pasar tarde enteras conectada a Internet leyendo blogs que no recogen o analizan la actualidad política, económica o social, sino la actualidad personal. Actualidad que suele ir acompañada con ilustraciones gráficas que dan fe de los nuevos zapatos que se han comprado los autores, de su gato “calcetines” durmiendo sobre la colada o de la tarta que dejaron anoche a medio comer.
Y aunque muchos de ellos cuenten con toda una legión de incondicionales, o incluso sean referencia para determinadas redes sociales, lo cierto es que no todos cumplen exclusivamente una función comunicativa. Y sé sabe, porque al desembarcar en uno de estos espacios, es casi imposible no tener la sensación de que todo lo allí publicado tiene como única intención ser exhibido. De que no busca respuesta.
Pero ojo, que no todos los blogs se reducen a la mera exhibición. También hay otros que sacian necesidades más ambiciosas como dejar patente lo que uno opina sobre lo que no es su propia vida. Y es que, ventajas de las nuevas tecnologías, en Internet todo el mundo puede ser un líder de opinión. Aunque sólo sea para cuatro gatos. Porque no hay empresa informativa de la que dependa esta publicación, ni audiencia que decida su permanencia en activo. Sólo navegantes que transitan por la Red. Sólo transeúntes que van pasando de un punto a otro por vías o parajes públicos. Como hacen las ballenas. Pasen y lean: https://blogs.lne.es/aliciaalvarez

Categoría: ARTÍCULOS EN LNE | Comentarios(4) | octubre 2008 |

4 Respuestas a “EL TRÁNSITO DE LAS BALLENAS”

  1. Blas de Lezo Escribió:

    Tu definición de los blog es la justa. Unos escribimos en ellos nuestras cuitas, otros nuestras historias impublicables en este mundo editorial cerrado a cal y canto a los que no llevamos nombre conocido, padrino o golpe de sueerte en alguno de los bolsillos de pantalón o chaqueta del día.

    Eso es lo bueno y lo malo de este fenómeno, que no es otro que la libertad que genera.

    Un saludo de un bloguero

  2. Dick Moby Escribió:

    Saludos de un transeúnte con forma de cachalote que suele nadar en las aguas de tu página 2, siempre frescas y llenas de señales de que las ballenas son seres discretos e inteligentes. Me alegro de avistarte por aquí. Cuidado con los arponeros y feliz navegación.

  3. Manolo Escribió:

    Querida: la cuesta del Cholo no es el tránsito de las ballenas. Vea usted el callejero

  4. maria Escribió:

    Conozco a Alicia desde hacer años porque tuve el placer de trabajar con ella. Desde entonces nos cruzamos casi todas las semanas por garitos, plazas y calles, por lo general en el barrio de Cimadevilla. Y cualquier playu, le dirá, Manolo, que la Cuesta el Cholo es el Tránsito de las Ballenas.
    Besos Alicia

Escribir comentario