Foto de Alicia &Acute;lvarez

Menú

Últimas noticias

LA HUELLA

Por Alicia Álvarez (27 de junio, 2008)

“Una y no más. Las próximas vacaciones: en la playa o en un jardín”. Sí, la frase es mía y la dije justo antes de querer cruzar un río para llegar a la carretera, y justo después de haber recorrido en hora y media sólo un kilómetro de lo que se anunciaba como una tranquila ruta siguiendo el río Pigüeña. Era la tercera jornada de mis vacaciones, previa picadura en el trasero de una abeja tamaño oveja, moratón en la pantorrilla por caminar con las botas de montaña casi recién estrenadas y considerable rojez por exposición solar sin protección. En fin, males menores o pequeños contratiempos que por haber acontecido en los primeros días no me desalentaron, sino que, más bien, contribuyeron a fortalecer mi seguridad, a falta de experiencia. Leer el resto de la entrada »

Categoría: ARTÍCULOS EN LNE | Comentarios(0) | junio 2008 |

BUSQUEN, COMPAREN Y SI ENCUENTRAN ALGO MEJOR…

Por Alicia Álvarez (19 de junio, 2008)

Señoras y señores, con todos ustedes… ustedes mismos: el público. Según la séptima acepción de la RAE, “conjunto de las personas reunidas en determinado lugar para asistir a un espectáculo”; según los artistas, “a quien le deben todo lo que son”, y según el mercado, esa masa informe, abstracta y simplona, dividida en targets de edad, sexo y condición social, dispuesta a engullir lo que le echen en sus escasas horas de ocio.
Dicho lo cual, y hechas las presentaciones, pasemos al porqué de esta última definición. Leer el resto de la entrada »

Categoría: ARTÍCULOS EN LNE | Comentarios(0) | junio 2008 |

O.B., EN OCASIONES VEO… CULOS

Por Alicia Álvarez (4 de junio, 2008)

En ocasiones veo… culos.
Sí, al principio creía que era percepción selectiva. Que por alguna oscura razón oculta en lo más recóndito de mi mente, de unos días para acá solo podía centrar mi visión y por ende, mi reflexión, en los traseros femeninos. Porque sí, allá donde posara mi mirada, elegiese el lugar que eligiese, unas turgentes nalgas invadían mi campo visual. Lo invadían y llenaba por entero. Y eran todos ellos culos tersos e inmaculados, culos bronceados y prietos, culos lisos y, miren que rareza, culos sin poros por los que transpirar. Y además, todas ellas, posaderas sonrientes. Porque el lugar donde la espalda pierde el nombre también goza de emoción. Leer el resto de la entrada »

Categoría: ARTÍCULOS EN LNE | Comentarios(0) | junio 2008 |