11 de abril, 2017

Porra 2017

Por pesca


Aunque el primer salmón pescado a caña en Asturias ya ha salido, vamos, por seguir con la tradición, a hacer la porra del Campanu de este año.
Evidentemente será el primero pescado en los ríos asturianos en la modalidad con muerte.
Para hacer la apuesta hay que escribir el pozo y el río en caso de apostar por una zona libre, y el nombre del coto y el río en caso de apostar por una zona acotada.
Siempre, como hemos dicho, en los ríos asturianos.
Las apuestas se podrán realizar desde que publiquemos este artículo, escribiéndolas aquí en el blog, hasta las 24 horas del sábado día 15 de abril.
Como dije el anterior año, solamente se puede hacer una apuesta por paisano, que siempre hay quien se calienta y sin querer pone más.
En el caso de que haya más de un acertante, haremos un sorteo entre ellos para ver quién es el afortunado y si quedase desierto, ya veríamos como hacemos.
Si surgiese algún imprevisto, recurriremos como siempre al maestro armero para solucionarlo.
En almacén tenemos ya dos botellas de buen vino donadas por Unsoweiter, y una estupenda navaja que dono yo.
Si alguna persona tiene a bien aportar algo al bote para aumentar éste, estamos encantados de recibirlo.
Suerte a todos los que apostéis.

29 de marzo, 2017

Truchas de primavera

Por pesca


Como habíamos quedado en dar razón de cómo había empezado la temporada de truchas, pues vamos a ello.
Después de semana y pico estamos en condiciones de decir que este año, si no es mejor que el pasado, al menos no ha sido peor.
Por lo que puedo deducir de lo que me cuentan en la tienda, más o menos todo el mundo se ha estrenado (ha sacado su propio campanu) y según lo escuchado “hay truchas”.
Por lo menos, no hay tantas quejas como otros años: que si garzas, que si nutrias, que si cormoranes… lo que quiere decir que algo han pescado, porque si no pescan nada, los bichos salen a relucir rápido.
Yo he ido el primer día a dar una vuelta por el Nora, por el mismo sitio que el año pasado, y si en dos kilómetros y medio de río el pasado año vi un pescador para las 10 de la mañana, éste, en algo menos de longitud, pude contar 11.
Preguntando por el botín, todos me dijeron que se habían estrenado, incluso encontré a uno que iba de retirada con el cupo de seis completo a cucharilla.
Por otras zonas cercanas a la Pola, por lo oído, también hubo afluencia de pescadores y más o menos como sucedió aquí, el que más o el que menos pescó algo.
Resumiendo, hubo mayor afluencia de pescadores que el pasado año; también hay que reconocer que este año las condiciones climatológicas acompañaron y el río, aunque corto de agua, estaba pescable a todo.
De martes, miércoles y los siguientes días a la apertura, también hubo afluencia de pescadores, aunque ya los resultados fueron más desiguales, los hubo de cupo diario y de cero pelotero.
Hubo pescadores y hubo peces, lo que no es poco en los tiempos que corren. ¿Cuánto durará?

2 de marzo, 2017

Marzo de nuevo

Por pesca

Bueno pescadores, así como el que no quiere la cosa ya estamos en marzo nuevamente.
Antaño marzo era el mes mágico, en marzo se abría la pesca y me acuerdo de estar todo el día dándole vueltas a ver a dónde íbamos el primer día.
Era cita obligada.
Ahora las cosas han cambiado, ya no hay aquella alegría ni aquel interés por madrugar para pillar el pozo bueno. Ahora ya se toman las cosas de otro modo y pocos son los que aun no duermen el día anterior a la apertura.
¿Los motivos? ya lo hemos hablado aquí. La falta de materia prima es una de las causas principales, si no la mas; y donde antes había, hoy apenas hay; y si no hay peces, no hay pescadores.
En fin, no vamos a dar más vueltas al asunto.
Yo el primer día me voy a ir a dar una vuelta por la orilla del Nora, aquí en la Pola, a ver qué ambiente hay y en el próximo capítulo ya os diré cual fue mi impresión.
Para que no suene la cosa tan mal os puedo decir que, según el personal que anda oteando por la ribera, este año se ven más truchas que el anterior, aunque algunos dicen que el fenómeno se debe a que el río trae menos agua y mas clarita y, claro, se ven mejor.
Lo dicho, para después de la apertura os comento.
Buena temporada a todos.

22 de enero, 2017

Hacia dónde vamos.

Por pesca

Estos días ha salido aquí, en el blog. También lo hemos comentado en la tertulia de la tienda e incluso algo hemos hablado sobre ello en el programa de radio Orbayu y Naturaleza. Y es que, tal como se ve el futuro, no sorprende a nadie que se haga la pregunta. ¿Hacia dónde vamos?
Yo puedo dar mi opinión como pescador, pues ya pescaba pescardos en el río con un alfiler doblado antes de que en mi Primera Comunión me trajeran una caña y un carrete; y de cazador en regla desde que tuve años para sacarme el permiso de armas, porque anteriormente “cazoteaba” con una carabina de perdigones.
Y como profesional de este mundillo; en marzo se cumplirán 33 años de Caza y Pesca Eduardo.
Evidentemente voy a hablar en todo momento de Asturias, que es en donde me muevo en todo.
En el tema pesca yo creo que tenemos una buena perspectiva, y es que cada vez hay menos, esto a nadie se le escapa, pero no solo me refiero al río sino que pasa lo mismo en la mar.
Los salmones disminuyen “lenta” pero inexorablemente, las truchas en muchos ríos son un recuerdo, en otros están a punto de serlo, de las anguilas mejor no hablar, las lampreas son lo único que mejora, pero a base de años y años de veda.
Si lo pescable en ríos disminuye, en la misma proporción lo hacen los pescadores, cada vez hay menos. Y a pesar de que en este caso el relevo generacional existe, lo cierto es que “mueren más que nacen”.
En los últimos años, y uno tras otro, la disminución de licencias de río es un hecho.
En el mar ídem de lienzo, cada vez se pesca menos. Yo que menudeo por Lastres, me doy cuenta de que ahora hay muchos días en que no hay nadie pescando en el muelle, algo que era impensable hace unos años, y es que antes siempre había “algo que pescar”, ahora se pasan semanas sin que salga nada, y claro, la gente no acude.
En el tema caza, la Menor en Asturias depende casi exclusivamente de las arceas y de sus migraciones. Últimamente hay años malos y otros peores. Por consiguiente, cazadores de esta especie pocos, además de ser la mayoría de mi edad para arriba (tengo 58 calentitos), apenas hay relevo.
A pesar de que la Mayor tiene en general buena salud en cuanto a piezas se refiere, lo cierto es que también va a menos, y lo hace porque hoy día no está de moda ser cazador, es más, no está ni siquiera bien visto, y no hay relevo generacional ninguno.
Las cuadrillas tienen una media de edad de alta a muy alta, y en unos años no habrá relevo. Últimamente siempre digo que los jabalíes en unos años los van a tener que matar cazadores profesionales.
Así, a grosso modo y sin pormenorizar mucho para no alargarme, veo el asunto. Es más, en unos años las armerías tal y como las conocemos hoy en día habrán desaparecido. De hecho ya quedamos pocos, y es que esto se va al carajo irremisiblemente, y yo no veo ni nada ni a nadie en disposición de cambiar este rumbo para nada (si es que se puede cambiar el rumbo de algo, que también lo dudo).
A mí me gustaría más que a nadie que todo esto que os cuento no fuera así, que solo fueran figuraciones mías y que pudiera disfrutar siempre de mis aficiones y de mi trabajo, pero el horizonte que veo y mi propia experiencia me dicen que no.
Me queda todavía un tiempo para jubilarme, pero me da que como armero voy a tener que hacerlo antes de tiempo.
Probablemente seguirá habiendo cazadores y se seguirá pescando, pero de forma muy distinta a lo que veníamos haciendo hasta ahora. Yo no sé cómo será, pero sí sé que lo actual tiene los días contados, sobretodo en cuanto a la caza y a la pesca en el río se refiere..

19 de diciembre, 2016

Felices Fiestas

Por pesca


Bueno muchachos, como todos los años por estas fechas os deseo que paséis unas Felices Fiestas y que el año que viene nos traiga a todos salud, trabajo, paz y amor.
Y que sigamos por muchos años pudiendo ver imágenes como la que nos manda Pelayo (Asturianin en el blog) que es quien sacó la guapa foto que encabeza.
Un abrazo para todos.

5 de noviembre, 2016

Con Gobierno y todo

Por pesca


Como por fin tenemos Gobierno, seguimos.
Hemos aprovechado estos días de vacaciones de escritura (que no de lectura) bloguera para hacer lo de siempre, es decir, ir a pescar y al monte, porque también nos gusta la montaña que es otra de nuestras aficiones. Y es que no solo de “jilar” cebos vive el hombre.
Ahora con la llegada de noviembre y todos o casi todos bien situados para escoger los cotos, con el alumbramiento de la nueva normativa y con la llegada de las lluvias, vemos que todo sigue igual.
Lo de redactar la normativa no parece que sea un excesivo trabajo para los encargados de hacerla: se utiliza el corta-pega y listo.Y para cambiar algo, porque algo siempre hay que cambiar, que no se diga que no se trabaja, en menos de lo que se tarda en tomar un café en el bar de la esquina se hace.
En fin, que llevamos todo el año debatiendo en el blog (y en otros sitios) que si sería bueno esto, aquello o lo de más allá y resulta que tenemos quien lo soluciona en un plis plas y sin despeinarse un pelo.
Este año igual sí tiene más disculpa lo de no atender para la normativa, y es que además de la habitual desidia por los temas de la pesca, están muy ocupados tratando de esquivar a los jabalíes que les corretean entre las piernas y, lo que es peor, la consejera anda mirando de continuo de reojo por si le muerde un lobo la culera. Y es que así de cruda anda la cosa.
Y digo yo ¿para qué sirve entonces el Consejo de Pesca? Es claro y evidente que ahora mismo para nada. Tal vez si algún día no acudiera nadie al citado Consejo de Pesca, ese día valdría para algo.
La foto es el nacimiento del río Ponga, allá en el Puerto de Ventaniella.
Aunque hubo alguna persona ilustre, creo que fue Jovellanos, que dijo que ese era el verdadero nacimiento del Sella.

25 de agosto, 2016

Vacaciones

Por pesca


Bueno muchachos, una vez acabada la temporada de todo estamos en condiciones de pillar unos días de vacaciones blogueras.
De la temporada de salmón ya hablamos largo y tendido y de la de trucha y reo, quizás valga mas no hablar.
En fin, para no seguir reincidiendo en lo mismo, pues eso, vamos a dejar por unos días “descansar” el blog…
Como siempre quedará abierto para poder seguir comentando lo que pudiera acontecer o las noticias relacionadas que pudieran surgir.
Suerte a todos los que solicitéis cotos con el número (yo personalmente voy a poner una vela a San Cojonato).
Para los que disfrutasteis ya las vacaciones, para los que las estáis disfrutando, para los que aun les quedan y sobre todo para aquellos que no las tienen, un fuerte abrazo a todos.

21 de julio, 2016

No esperamos mas

Por pesca


Bueno muchachos, ya no tenemos que esperar más porque ya se ha terminado la pesca con muerte y ya no se computan mas salmones.
La temporada termina en números totales con mas peces que el año pasado, lo que a simple vista parece una buena noticia; algo que ya no lo es tanto si miramos río por río y observamos que el aumento solo se ha producido en el Sella porque el resto de los cauces se han quedado por debajo de los números de la pasada temporada, terminando con la triste y escasa docena y media que dio el Esva.
Lo que empezó mal, mal terminó, porque el aumento de peces del Sella muchos sospechamos que es mas debido a la efectividad de la bolita (como denomino yo a la ninfa esa) que al aumento de peces.
También es verdad que este último mes han entrado en este río más añales de los que había la pasada temporada, lo que posiblemente haya maquillado también el número total de los pescados.
Probablemente de no haberse popularizado tanto la bolita y de no ser ésta tan eficaz, lo que para alguno es una buena temporada se hubiera quedado en otra cosa.
Hoy he visto en un programa de la TPA unas declaraciones de Kike Berrocal que decía que la buena temporada era aquella que terminaba con muchos ejemplares en el río y a él le parecía que en el Narcea, aunque se habían pescado pocos, tenía la esperanza de que hubieran quedado muchos.
Esa es la realidad y con lo que estoy completamente de acuerdo.
Viendo que las medidas de protección para los peces que propone la administración en cuestión de cebos no resultan tan eficaces como cabría esperar, probablemente haya cambios para la próxima temporada. Y en vez de adecuar a los pescadores, lo que harán será prohibir. Para que nos entendamos, nos quitaran de pescar.
Tengo el convencimiento de que se puede pescar haciendo poquísimo daño a los peces, y lo veo con gusto en la tienda día sí, día también. Por eso creo que la solución a los posibles problemas no pasa por quitar de pescar, sino por quitar de matar los peces.
Pienso que hemos perdido esta temporada otra buena ocasión de preservar el salmón asturiano y creo que no va a ser la última, viendo quien toma las decisiones.
En este mismo sentido, termino con unas frases que ponía la editorial de La Nueva España allá por marzo de 2008:
“Hay pocos salmones, pocos ríos y muchos pescadores. Por encima de todo lo prioritario debe ser salvar al pez, pues, sin garantizar su vuelta año a año al río, y en cantidades suficientes, la temporada no tiene sentido”.
Y terminaba aquella editorial del 2008: “Asturias no se está tomando en serio el salmón y, una temporada más, pierde un tiempo precioso para garantizar su futuro”.

Nota: la fotografía es de Andrés Peláez.

21 de junio, 2016

A vueltas con el salmón

Por pesca

Antes de continuar con el asunto de la “salmonada” quiero traer al blog una carta que he podido leer en la sección de “Cartas al Director” de La Nueva España y que está relacionada con lo que aquí tenemos por costumbre debatir.
Su autor es D. José Luis Santos Toraño, con quien he intentado ponerme en contacto porque no me gusta poner cosas como éstas sin avisar a su autor, pero me ha sido imposible dar con su teléfono.
No obstante, supongo que cuando mandó su carta al periódico era con idea de que fuera leída por cuantos más mejor, por eso creo que no tenga inconveniente en que la volvamos a reproducir aquí.
Ni que decir tiene que comparto el cien por cien de lo que dice.
“A vueltas con el salmón”. José Luis Santos Toraño.
Tomo el café y leo la prensa en una cafetería de Arriondas y ojeando el periódico llego a la sección del Oriente donde la noticia que la encabeza me deja frío. Parres se suma a la campaña pro venta del salmón de hosteleros y pescadores.
Por si alguien no lo sabe, en las últimas fechas hay bastante ruido con el tema de intentar cambiar la normativa actual de pesca, que prohíbe la venta de salmones, truchas y reos. El ruido por un lado viene de la sociedad de pescadores El Esmerillón, y digo la sociedad porque me consta que no todos los pescadores opinan como su presidente.
Por otro lado está la recién creada asociación de hostelería y turismo de Parres (Hotupa), que en boca de su presidente calificó de absurda la actual norma que prohíbe comercializar la pesca.
Y, claro, ante normativas absurdas hay que luchar con ideas brillantes, y qué mejor propuesta que hacer una rula donde se comercialice todo lo que se pesque en el río. Que nadie me diga que no es alucinante la idea.
En la misma sintonía parece que están los chefs con estrellas Michelin que tenemos en el concejo, que lamentan, y cito textualmente, “no poder tener en sus cartas el buque insignia del Sella”.
Mientras leo esta noticia en el periódico, a dos metros de mí hay un pescador de salmón, calculo que está haciendo tiempo hasta que le toque el turno de media hora para pescar en alguno de los pozos salmoneros cercanos. Habla con otra persona de la situación del río y de la pesca y lo resume así: “No se ve nada, es que ni truches”.
Me temo que la realidad es esta, ojalá fuera otra y la pesca se pudiera rular y no hubiera cupos, pero me temo que eso no va a poder ser ni ahora ni nunca (sí, soy pesimista). También creo que las restricciones serán cada vez mayores hasta ir poco a poco hacia una pesca más sostenible. Si esto no es así sólo puede ser por dos motivos: que se produzca una recuperación milagrosa de las poblaciones de peces, cosa poco probable, y otro motivo: que los que ahora hacen ruido se salgan con la suya y los pocos salmones que se pesquen acaben en el plato de algún privilegiado dispuesto a pagar lo que sea por una ración. Que nadie piense que el salmón del Sella se va a poner en el plato del día, como tampoco se ponen las angulas, otra de las aberraciones que ocurren con la pesca en esta comunidad, que mientras se lleva años sin poder pescar la anguila adulta se permite comerciar con sus alevines.
Si me esfuerzo puedo llegar a entender la postura de los pescadores que defienden la comercialización. Está claro que la venta legal a algunos les iba a venir muy bien, y que nadie nos engañe con el tema del cupo de cuatro salmones por persona, pues de las nueve mil licencias de salmón que hay en Asturias la mayoría no va a pescar ninguno, pero va a acabar la temporada con alguno a su nombre. Hay un estadística, no sé si oficial u oficiosa, que dice que el 90% de los salmones los pesca el 10% de los pescadores. Entrecomillo lo de venta legal porque hasta donde yo sé el salmón nunca se dejó de vender.
Puedo entender también a los hosteleros, pues no cabe duda de que tener en sus cartas salmón salvaje del Sella es un plus.
Lo que me cuesta más trabajo entender, pero no mucho más, es la actitud de los políticos.
Como vecino de Arriondas y votante en esta localidad me gustaría que mis políticos expusieran pública y claramente los criterios que les llevaron a apoyar esta reivindicación.
Fueron criterios económicos, criterios científicos o simplemente criterios políticos y que expliquen también cómo y en qué fuentes se asesoraron. Y de paso les recuerdo que el patrimonio natural que tenemos es de todos, de los que pescan, de los que cocinan la pesca y de los que como yo creen que la supervivencia del salmón atlántico a día de hoy no pasa ni por la rula ni por los fogones.
Sólo deseo que ese lamento que tienen algunos por no tener en sus cartas los salmones no acabe siendo un lamento por no tener salmones en el Sella y por si sirve de algo animo a esos cocineros estrella que por suerte tiene el concejo que desde la atalaya mediática en la que están hagan algo distinto para que ese buque insignia del Sella como ellos dicen siga siéndolo por muchos años.
Quiero finalizar esta carta felicitando a la Corporación de Piloña encabezada por Iván Allende por decir no a esta iniciativa.
Un salmón es mucho más valioso en un río que en una sartén.

16 de mayo, 2016

¡Hay que esperar!

Por pesca


Y eso hemos hecho, esperar a que pasase siquiera la mitad de mayo para hacernos una idea de hacia dónde va esto del salmón.
Este primer tercio de la temporada con muerte y con todos los cebos, he tenido la idea de ir haciendo a los pescadores que venían a por pertrechos para el salmón la siguiente pregunta: si sigue así ¿Qué hacemos?
Y es que, perdonarme si peco de pesimista, pero a mí me parecía que la cosa iba mal.
He de reconocer que no son muchos los “encuestados” porque al no pescarse gran cosa, muchos no van ni siquiera a los cotos, sobre todo aquellas personas que tienen que pedir el día y dejar de trabajar para poder ir, y si encima los cotos no son lo que se dice medio decentes, pues pasa eso, que no van.
Y si no van, no necesitan pertrechos, y si no necesitan pertrechos pues no pasan por la tienda y lógicamente no les puedo preguntar.
Pues bien, a la pregunta requerida la respuesta mayoritaria es: hay que esperar.
Estos dos últimos días parece que han cambiado las cosas y ha habido lo que alguno ya ha llamado “salmonada”, sobre todo el sábado.
Visto lo visto dejaremos correr lo que falta del mes y un poco más para ver si se afianza la salmonada o por el contrario deberemos seguir esperando.