2 de diciembre, 2017

Para año 11

Por pesca


Bueno, después de haber pasado un tiempo más largo de lo que preveía, volvemos como siempre con el blog, ya cerca del fin del año 2017 que tan poco agradecido ha sido con la pesca y con los pescadores.
Como os había dicho, allá a finales de agosto tenía en mente un proyecto que no era otro que hacer el Camino de Santiago. Concretamente el primitivo. La foto del encabezamiento es de cuando pasé por el puente sobre el Narcea en Cornellana y aunque ahí se aprecia mal (las fotos para el blog hay que bajarlas mucho la calidad) si os fijáis, hay unos cuantos “enlutados pescadores” esperando la media hora allí a la izquierda y uno más arriba en el descuelgo, contando los que suben.
No me llevó mucho tiempo la empresa del Camino de Santiago, pero una vez de vuelta, ya en casa, me llamaron para una operación quirúrgica que tenía pendiente y al ser en la mano derecha, me imposibilitó un tiempo el “manipular” el teclado. De ahí que se demorase más de lo previsto el comenzar con el blog.
Una vez todo solucionado, con los ríos ya por fin con agua, con la normativa publicada, con los cotos escogidos (los que ya escogimos) y con la “tranquilidad” que nos dan aquellos que manejan la batuta de la pesca en Asturias, que tienen a bien no tocar nada porque debe de estar todo bien, solamente nos queda entonces comprar el turrón, confiar en que nos toque algo de lotería y esperar, el que pesque con muerte, a tener buen numero en el pozo para el primer día, el que no tenga la suerte de tener coto.
Lo demás está hecho.
Proseguimos para año 11.

1 de septiembre, 2017

Vacaciones

Por pesca


Bueno muchachos, como todos los años vamos a dar un tiempo de vacaciones para seguir con la tradición, más que nada porque ahora los tiempos entre comentario y comentario son más largos y para mí y para el blog apenas hay diferencia.
No obstante, este año tengo en mente un proyecto que me va a llevar algo de tiempo y una dedicación más “exhaustiva”; por tanto, y aunque no es seguro que me embarque, voy a dejar un tiempo más largo del normal en poner comentarios. Ya os comentaré.
El blog lo dejaremos abierto como siempre, para que sigáis “debatiendo”.
Para todos aquellos que habéis disfrutado de las vacaciones, para quienes las estáis disfrutando, para los que aún no han podido y, sobre todo, para quienes no las han tenido, un fuerte abrazo a todos.
P.D. Un abrazo en especial para una persona que ayer ha empezado una nueva vida, para que la disfrute como se merece.
Eduardo.

1 de agosto, 2017

10 AÑOS

Por pesca

No sé si alguno se habrá dado cuenta, pero esta temporada hizo 10 años desde que comenzáramos esta andadura del blog.
¿Quién nos lo iba a decir?
Pues sí, han pasado ya 10 años y aunque no es tanto tiempo cronológicamente hablando, en asuntos de ríos y de pesca sí se ha notado el paso.
Aún no habían llegado por aquel entonces las fatídicas temporadas de 2009 y 2010 donde tocamos fondo en cuanto a capturas de salmón se refiere y aún no era tan evidente la disminución de truchas como a posteriori pudimos ver.
Aquella temporada se cerró en Asturias con 1.599 salmones precintados (Fuente: Real Asociación Asturiana de Pesca), repartidos de la siguiente manera: 517 el Narcea, 501 el Sella, 271 el Cares, 192 el Eo, 92 el Esva, 15 el Navia y 12 el Porcía.
Ningún año, desde entonces acá, se ha llegado a esa cifra.
Después, como comentaba, llegaron las temporadas de 2009 y 2010 en las que los números cayeron a plomo y se dispararon todas las alarmas; algo que según algunos no volvería a ocurrir pero apenas siete años después ha vuelto a pasar.
Esta campaña, para colmo, con el triste récord del Cares que ha firmado con 54 salmones la peor cifra de su historia.
Terminamos este 2017 con un total de 484 peces precintados, cifra que en aquel 2007 dos de nuestros grandes (por aquel entonces) ríos salmoneros superaron por sí solos.
Probablemente otros diez años más no los durará el blog porque pienso jubilarme primero, pero no quiero ni pensar, viendo hacia dónde va esto, lo que tendríamos que contar y de lo que habría que escribir en el caso de llegar a ello. Los que sean de matemáticas que nos lo adelanten.
Yo creo que por mi parte ya lo he dicho todo y estoy convencido de que todos sabemos lo que hay que hacer.
Pero lo malo es que tenemos voces más que interesadas, y si no ya lo veréis, en “contar” abondo y, llegado el caso, en hacer declaraciones en los medios del tipo “el desove está asegurado”.
Asegurado tal vez, pero suficiente va a ser que no, porque nunca lo ha sido y menos ahora.
En cuatro días se nos habrá olvidado todo porque solemos tener la memoria frágil, y la única preocupación será ver si nos dejan dar garroting (como dice alguno) en marzo en vez de abril.

11 de julio, 2017

Cada vez menos

Por pesca

Antes de escribir el capítulo final de esta triste temporada que curiosamente podría tener el mismo título, os voy a poner un artículo que a mí personalmente me ha gustado mucho, firmado por D. José Varela Cachaza y que escribió en el Xornal Trueiro (Nº 36) que amable y puntualmente me envía el amigo Miguel Piñeiro, y que va en la misma línea, aunque más guapo escrito, que aquel que yo escribía a mediados de enero de este año y que se titulaba “hacia dónde vamos”.
D. José me ha dado permiso para ello, así que ahí va:

CADA VEZ MENOS. José Varela.

El declive es irremediable. Somos una especie en extinción. La estadística registra una mengua inexorable. Al abrir el siglo éramos en la provincia coruñesa alrededor de 24.000. Apenas sobrepasamos ahora los 11.000, y una parte cada vez mas considerable, añosos ya y con achaques.

El descenso es similar en el resto de las provincias gallegas. El colectivo de pescadores de río se apaga, se agota por extenuación, se marchita y arruga. No hay savia vigorizante en las cañerías de su organismo avejentado, y hasta quién sabe si ya cansado también.

Desde hace tiempo, no se ven niños acompañando a sus mayores en la ribera de cualquier río un día de primavera o verano, a la sombra de un aliso, con una caña en la mano y las pupilas como ascuas, en tensión y esperando el prodigio. Las hegemónicas formas de ocio de hoy empujan a los críos hacia otros pasatiempos y tal vez juzguen arcaicas las aficiones del pasado, aún cuando la mirada otoñal de los veteranos pescadores de truchas las crean vigentes y con futuro. Mas todavía, consideren que puede ser un bálsamo a tanto ajetreo.

Acaso sea temerario adentrarse en el cotejo de los mundos que se abren a la vista de un muchacho: el entretenimiento basado en la naturaleza frente al que tiene su fundamento en la tecnología cibernética. Quizá la tentación de quienes observan apenados este incontenible proceso se deba a la melancolía, a la nostalgia incluso, de un tiempo ido; del recordado gozo juvenil del descubrimiento interminable del misterio de una naturaleza generosa, de la vecindad de los vegetales y de los animales.

Del pasmo y la fascinación de unos ojos inocentes. Quién sabe si es posible hallar todo eso bajo una pantalla táctil, y, para acelerar el ritmo cardíaco no sea imprescindible la iniciática primera picada de una trucha oculta bajo los helechos de la ribera, y baste con un click.

Quedamos pocos, y la ventaja en el reparto de peces no endulza el amargo vacío que precede a la soledad presentida. Porque el aislamiento solo es un regalo cuando se alcanza libremente, por íntimo deseo.

20 de junio, 2017

Senda del Nansa

Por pesca


Hace ya un tiempo (mayo 2009) escribía aquí en el blog sobre el Nansa. Hace unos días, y para recordar viejos tiempos, nos acercamos hasta Muñorrodero para pasar una tarde de “senderismo” por lo que ahora se conoce como Senda fluvial del Nansa, que no es otra cosa que una adecuación de los caminos que Luis Cordero y algún otro mantenía en buen estado para el paso de pescadores.
Por aquel entonces las escaleras eran más rústicas y los pasos “aéreos” estaban algo más expuestos, pero en el fondo el recorrido es prácticamente el mismo.
La excursión me trajo buenos recuerdos por una parte y desolación por otra.
Buenos, por las jornadas de pesca que disfrutamos por sus cotos, por la tranquilidad que allí se respiraba, por la buena compañía que allí solía haber y, por qué no, por la gastronomía de la zona (nunca faltaba el cocido montañés).
A día de hoy se echaría en falta la compañía de Luis y de Alberto y de su animada charla y aquella paz se vería truncada por la multitud de caminantes que pasean por la senda. Con esto y con todo, todavía valdría la pena desplazarse a pescar allí si no fuera porque pescar algo es como tocar con un dedo en el cielo.
Al ya sempiterno abandono del río por parte de la administración, se une la dejadez absoluta de lo que eran infraestructuras de pescadores que tan peculiar hacían a este río.
De los “pedalos” solamente queda el de Cofría, el de Los Ángeles está inservible y de las chalanas solo quedan las fotos para el recuerdo; por ello, a las posturas de la margen izquierda del río es imposible acceder, sobre todo para personas mayores.
Si unimos esto a que encima estaba muy corto de agua, la impresión es la de desolación total.
Ni agua, ni peces, ni posibilidad de pescar, así es que un veintitantos de mayo había un par de pescadores en Olios y unos “sesteando” en El Bejar. El resto tan vacío como el cauce.
El Nansa, posiblemente el río más castigado por los Kilowatios de toda la cornisa Cantábrica junto con el Navia, ¿hasta cuándo?

29 de mayo, 2017

Cares

Por pesca


Lo primero de todo, enviar desde aquí nuestro más sentido pésame a los familiares y amigos de la persona fallecida en el accidente de Niserias de la semana pasada.
He esperado unos días para dar mi opinión sobre lo acaecido en este río porque hasta este fin de semana no he podido hablar con gente de la zona y que además son personas entendidas e involucradas directamente.
La impresión que saco es de preocupación; hay mucha preocupación, no ya por lo recogido muerto, sino por lo que no se ha podido recoger o por el impacto que el vertido pudiera tener sobre el resto de pobladores del río (marabayos, algas, tijeretas, vegetación de ribera, etc. etc.).
A todo esto sumamos lo ya sabido, truchas, reos, salmones, pero nos falta saber qué ha pasado con los alevines. Éstos, al contrario que los anteriores, son difíciles de ver. Un salmón de 5 kilos no pasa desapercibido pero un alevín nacido esta primavera ya es otra cosa, y eso era el futuro.
Para no alargarme mucho, creo que puede pasar de muy grave a catastrófico, porque si unimos todo esto a que el Cares está bajo mínimos (21 salmones a día de hoy sirve de termómetro y lo dice todo) lo normal y lógico es que no se pescase más en un tiempo.
Ya os podéis imaginar que no soy ajeno al impacto que una veda del río pudiera traer a la ribera, en donde muchos establecimientos dependen casi en exclusiva de la temporada de pesca, pero en un caso como éste y estando la cosa como está, mirar hacia otro lado lo considero aún peor.
Desde luego la pesca con muerte no se debería permitir en todo el río, si acaso aquellos que tengan cotos y quieran pescar, sin muerte, por aquello que decía antes de perjudicar a la ribera en la menor medida posible; pero seguir pescando como si tal cosa, no creo que sea lo más acertado.
Creo, por otra parte, que una medida así o parecida debería de haber sido pedida por los colectivos de pescadores.
Creo que hemos perdido una oportunidad de oro para hacernos oír y para poder exigir a la Administración las medidas que considerásemos oportunas desde una posición en la que nadie nos pudiera reprochar nada.
Pero nadie ha dicho ni media palabra. Como he dicho antes, preferimos mirar para otro lado y los mas infelices confiar en una riada, como si con eso se solucionase todo.
Tendría para escribir cuatro veces más pero resultaría pesado y además no creo que sirviese para nada.
Desde hace ya un montón de tiempo, creo que lo que decimos y mucho de lo que hacemos los pescadores no sirve para nada.

8 de mayo, 2017

Porra

Por pesca

N´ Asturianu.
Esta selmana pasada foi la Selmana de les Lletres Asturianes; anque ya pasó la selmana oficial, facíame ilusión poner un comentariu n´asturianu.

Diz asina:
Bonu rapazos, mientres esperamos a que retornen los salmones, vamos faer recuentu de lo que tenemos en depósitu de la porra.
Eduardo: navaya
Cucu: una caxa pastes
María: un piñu chorizos
Unsoweiter: 2 botelles de vinu
Pirata: mosca
Pombayón: cirueles asoleyaes
Tudo: quesu
Santiaguín: quesada y sobaos
Consejeru: llicor espiritual
Deva: llote de “cosa fina”
Ramón: llote de chombos

Falta entós por recibir el quesu de Tudo, los sobaos y la quesada de Santiaguín y les delicatesen de Deva.
Santiaguín como siempre va ser el postreru en mandalo, porque lo suyo son artículos perecederos y por tantu vamos esperar a qu´esté tou pa que nos lo mande. Ya avisara yo equí nel blog.
Deva nun sé d´onde lo tien que mandar, pero si nos atenemos al nome probablemente sía d´esa zona. Si ye asina, siempres lo podrá dexar nel precintu de Panes a nome del Guarda Mayor (que sabemos que nun se lo comerá) y yá me pondría yo en contactu con él pa pasar a recoyelo o quedar en daqué.
Si nun ye asina, Deva, puedes unvialo a Caza y Pesca Eduardo, na cai Casimiro Argüelles Nº 2, en Pola de Siero – CP 33510, o dicime como te vien meyor faer.
Y cerrá la tema Porra, vamos pasar a falar por fin de salmones y de truches.

11 de abril, 2017

Porra 2017

Por pesca


Aunque el primer salmón pescado a caña en Asturias ya ha salido, vamos, por seguir con la tradición, a hacer la porra del Campanu de este año.
Evidentemente será el primero pescado en los ríos asturianos en la modalidad con muerte.
Para hacer la apuesta hay que escribir el pozo y el río en caso de apostar por una zona libre, y el nombre del coto y el río en caso de apostar por una zona acotada.
Siempre, como hemos dicho, en los ríos asturianos.
Las apuestas se podrán realizar desde que publiquemos este artículo, escribiéndolas aquí en el blog, hasta las 24 horas del sábado día 15 de abril.
Como dije el anterior año, solamente se puede hacer una apuesta por paisano, que siempre hay quien se calienta y sin querer pone más.
En el caso de que haya más de un acertante, haremos un sorteo entre ellos para ver quién es el afortunado y si quedase desierto, ya veríamos como hacemos.
Si surgiese algún imprevisto, recurriremos como siempre al maestro armero para solucionarlo.
En almacén tenemos ya dos botellas de buen vino donadas por Unsoweiter, y una estupenda navaja que dono yo.
Si alguna persona tiene a bien aportar algo al bote para aumentar éste, estamos encantados de recibirlo.
Suerte a todos los que apostéis.

29 de marzo, 2017

Truchas de primavera

Por pesca


Como habíamos quedado en dar razón de cómo había empezado la temporada de truchas, pues vamos a ello.
Después de semana y pico estamos en condiciones de decir que este año, si no es mejor que el pasado, al menos no ha sido peor.
Por lo que puedo deducir de lo que me cuentan en la tienda, más o menos todo el mundo se ha estrenado (ha sacado su propio campanu) y según lo escuchado “hay truchas”.
Por lo menos, no hay tantas quejas como otros años: que si garzas, que si nutrias, que si cormoranes… lo que quiere decir que algo han pescado, porque si no pescan nada, los bichos salen a relucir rápido.
Yo he ido el primer día a dar una vuelta por el Nora, por el mismo sitio que el año pasado, y si en dos kilómetros y medio de río el pasado año vi un pescador para las 10 de la mañana, éste, en algo menos de longitud, pude contar 11.
Preguntando por el botín, todos me dijeron que se habían estrenado, incluso encontré a uno que iba de retirada con el cupo de seis completo a cucharilla.
Por otras zonas cercanas a la Pola, por lo oído, también hubo afluencia de pescadores y más o menos como sucedió aquí, el que más o el que menos pescó algo.
Resumiendo, hubo mayor afluencia de pescadores que el pasado año; también hay que reconocer que este año las condiciones climatológicas acompañaron y el río, aunque corto de agua, estaba pescable a todo.
De martes, miércoles y los siguientes días a la apertura, también hubo afluencia de pescadores, aunque ya los resultados fueron más desiguales, los hubo de cupo diario y de cero pelotero.
Hubo pescadores y hubo peces, lo que no es poco en los tiempos que corren. ¿Cuánto durará?

2 de marzo, 2017

Marzo de nuevo

Por pesca

Bueno pescadores, así como el que no quiere la cosa ya estamos en marzo nuevamente.
Antaño marzo era el mes mágico, en marzo se abría la pesca y me acuerdo de estar todo el día dándole vueltas a ver a dónde íbamos el primer día.
Era cita obligada.
Ahora las cosas han cambiado, ya no hay aquella alegría ni aquel interés por madrugar para pillar el pozo bueno. Ahora ya se toman las cosas de otro modo y pocos son los que aun no duermen el día anterior a la apertura.
¿Los motivos? ya lo hemos hablado aquí. La falta de materia prima es una de las causas principales, si no la mas; y donde antes había, hoy apenas hay; y si no hay peces, no hay pescadores.
En fin, no vamos a dar más vueltas al asunto.
Yo el primer día me voy a ir a dar una vuelta por la orilla del Nora, aquí en la Pola, a ver qué ambiente hay y en el próximo capítulo ya os diré cual fue mi impresión.
Para que no suene la cosa tan mal os puedo decir que, según el personal que anda oteando por la ribera, este año se ven más truchas que el anterior, aunque algunos dicen que el fenómeno se debe a que el río trae menos agua y mas clarita y, claro, se ven mejor.
Lo dicho, para después de la apertura os comento.
Buena temporada a todos.