29 de marzo, 2017

Truchas de primavera

Por pesca


Como habíamos quedado en dar razón de cómo había empezado la temporada de truchas, pues vamos a ello.
Después de semana y pico estamos en condiciones de decir que este año, si no es mejor que el pasado, al menos no ha sido peor.
Por lo que puedo deducir de lo que me cuentan en la tienda, más o menos todo el mundo se ha estrenado (ha sacado su propio campanu) y según lo escuchado “hay truchas”.
Por lo menos, no hay tantas quejas como otros años: que si garzas, que si nutrias, que si cormoranes… lo que quiere decir que algo han pescado, porque si no pescan nada, los bichos salen a relucir rápido.
Yo he ido el primer día a dar una vuelta por el Nora, por el mismo sitio que el año pasado, y si en dos kilómetros y medio de río el pasado año vi un pescador para las 10 de la mañana, éste, en algo menos de longitud, pude contar 11.
Preguntando por el botín, todos me dijeron que se habían estrenado, incluso encontré a uno que iba de retirada con el cupo de seis completo a cucharilla.
Por otras zonas cercanas a la Pola, por lo oído, también hubo afluencia de pescadores y más o menos como sucedió aquí, el que más o el que menos pescó algo.
Resumiendo, hubo mayor afluencia de pescadores que el pasado año; también hay que reconocer que este año las condiciones climatológicas acompañaron y el río, aunque corto de agua, estaba pescable a todo.
De martes, miércoles y los siguientes días a la apertura, también hubo afluencia de pescadores, aunque ya los resultados fueron más desiguales, los hubo de cupo diario y de cero pelotero.
Hubo pescadores y hubo peces, lo que no es poco en los tiempos que corren. ¿Cuánto durará?

2 de marzo, 2017

Marzo de nuevo

Por pesca

Bueno pescadores, así como el que no quiere la cosa ya estamos en marzo nuevamente.
Antaño marzo era el mes mágico, en marzo se abría la pesca y me acuerdo de estar todo el día dándole vueltas a ver a dónde íbamos el primer día.
Era cita obligada.
Ahora las cosas han cambiado, ya no hay aquella alegría ni aquel interés por madrugar para pillar el pozo bueno. Ahora ya se toman las cosas de otro modo y pocos son los que aun no duermen el día anterior a la apertura.
¿Los motivos? ya lo hemos hablado aquí. La falta de materia prima es una de las causas principales, si no la mas; y donde antes había, hoy apenas hay; y si no hay peces, no hay pescadores.
En fin, no vamos a dar más vueltas al asunto.
Yo el primer día me voy a ir a dar una vuelta por la orilla del Nora, aquí en la Pola, a ver qué ambiente hay y en el próximo capítulo ya os diré cual fue mi impresión.
Para que no suene la cosa tan mal os puedo decir que, según el personal que anda oteando por la ribera, este año se ven más truchas que el anterior, aunque algunos dicen que el fenómeno se debe a que el río trae menos agua y mas clarita y, claro, se ven mejor.
Lo dicho, para después de la apertura os comento.
Buena temporada a todos.