Violencia

admin (10 de febrero, 2013)

Hoy día, mientras en las calles arden contenedores y en los parlamentos arden conquistas democráticas, lo políticamente correcto es condenar la violencia.

Puede que la violencia sea siempre violencia, pero los motivos de su utilización no son siempre éticamente iguales. No es la misma la violencia que se utiliza para abusar y agredir que la que se utiliza para defenderse de la agresión y del abuso. No es la misma la violencia nacida del racismo y de la discriminación que la que nace de la lucha contra ambos. No es la misma la violencia que se ejerce para imponer los intereses propios que la que se utiliza para defender el interés común. No es la misma la violencia que condena a la necesidad extrema que la que lucha desesperadamente por salir de ella.

Pero de todas las violencias, la peor es la de guante blanco: la ejercida desde el poder en favor de intereses particulares y al amparo de una falaz legitimidad democrática. La de gobiernos que, lejos de garantizar el derecho a la manifestación pacífica, gasean sistemáticamente a quienes tratan de ejercerlo para no sentirse cómplices de la injusticia; la de “representantes” de oídos sordos que no se atreven a asomarse siquiera a la ventana de su parlamento para ver que, desde hace ya tiempo, gobiernan de espaldas a una ciudadanía cada vez más desesperada; la violencia de estar mintiendo reiteradamente a esa ciudadanía y de escamotearle un referéndum para pronunciarse sobre pactos que la comprometerán durante largos años y que están siendo firmados en su nombre por gobiernos colaboracionistas de muy dudosa legitimidad democrática; la violencia de haber dejado a 30.000 personas sin hogar durmiendo entre cartones otro invierno más; la violencia de haber situado ya al 21% de la población del país bajo el umbral de la pobreza; la violencia de condenar a una generación al paro, a la emigración, o a la miseria de ser contratado por 500 euros y acribillado a impuestos; la violencia de cortar el suministro eléctrico a las familias mientras se subvenciona a fondo perdido a la banca; la violencia de que para ver cumplido el derecho fundamental a la vivienda haya que hipotecarse de por vida con los lobbies de la ingeniería financiera; la violencia de estar desmantelando el Estado social y democrático para pagar la insensatez de los políticos y el descontrol de la especulación; la violencia de estar enajenando la riqueza y la soberanía nacional ante la sumisión y el miedo de sus verdaderos dueños.

Ésa es la violencia que hay que condenar, la impune violencia de guante blanco, la violencia impoluta de los hipócritas que callan sabiéndose cómplices de un sistema que produce a manos llenas miseria, explotación, desigualdad, colonialismo, guerra y muerte, y que, sin embargo, hacen un consternado gesto de repulsa cuando ven volar una piedra o arder un contenedor de basura.

La Violencia, en su sentido original y etimológico, es una fuerza vital, un ímpetu: la fuerza que sustenta una idea, un argumento, un acto, un cuerpo, un estado, incluso una virtud. Violencia (Βία) era en la antigua Grecia una divinidad primigenia, que en las laderas del Acrocorinto compartía santuario con Ananke, la Necesidad; “conciliando violencia y justicia” (“βίαν τε και δίκην συναρμόσας”) forjó Solón las leyes de la Democracia; y no olvidemos nunca que, en el fondo, la Justicia no es sino una violencia que trata de imponerse sobre el abuso y la desigualdad, una violencia que hay que hacerse a uno mismo para obrar conforme a la verdad y dando a cada cual lo que merece.

Es el uso de la fuerza, y no la fuerza misma, lo que la ética debe juzgar. Condenar la violencia siempre parecerá “políticamente correcto”, pero mucho cuidado con la demagogia.

Categoría: General Comentarios Comentarios (9)

9 Respuestas a “Violencia”

  1. almaantolin Escribió:

    http://www.tlaxcala-int.org/article.asp?reference=9130
    pedro, te mando esta informacion, porque me parece buena idea, gracias a ti por tus articulos preciosos, angela

  2. Portorosa Escribió:

    Ya lo explicó perfectamente Galtung: violencia estructural. Difícil de ver y más difícil aun de solucionar, en la práctica.

    Un saludo.

  3. LAURA Escribió:

    Gracias siempre Pedro por informarnos de lo que pasa en Grecia.

  4. Juani Fdez Escribió:

    Gracias por estas palabras, importantes para los que somos acusados de violentos en nuestros trabajos por querer llegar al fondo de las cosas, por no someternos, y manifestar nuestro descontento con el sistema y todo aquel que lo sustenta. Violentas nuestras palabras, con lo violentos que son sus hechos.

    He entrado hoy en tu blog, después de algún tiempo, porque he oido una noticia, de soslayo, sobre una denuncia de Amnistía Internacional al gobierno griego. Aquí no se habla nada de Grecia, parece que se ha acabado el tema, que ya no es relevante, increíble la censura que hay al respecto. Y es que aquí en España hay tanta tensión que falta un chispa para que salte todo por los aires.

  5. Marc Escribió:

    Es el uso de la fuerza, y no la fuerza misma, lo que la ética debe juzgar.
    El poder actua, se manifiesta en hechos. Hechos de los que tu te haces eco en tus crónicas y tus artículos. Te quejas de que os gaseen cada vez que os manifestais, pero el poder nunca actua de forma azarosa, al tun tun, detras hay una estrategia, unos objetivos.
    Mantener a las masas pacíficas o pacificadas, mantener el monopolio de la violencia que es finalmente donde reside el poder, el ímpetu que conforma la realidad.
    De los que duermen en las calles no vendrá ninguna revolución, bastante tienen con sobrevivir un dia más.
    Sin un programa, una idea, unos fines, la violencia individual sea un suicidio o una acción directa tan solo es un aviso, una demanda que se agota en si misma.El “sistema” ha hecho muy bien su trabajo i las ruedas de moler trabajan a destajo. Quien no arriesga nada, no pierde nada, no crees?
    El discurso de la no violencia sirve al estado? esta el estado en manos de gangsters financieros? es el estado un instrumento del pueblo? o el pueblo un instrumento del estado? sirve la no violencia a los intereses del estado? cuales son esos intereses? le teme la violencia a la paz? acaso no combatió Sócrates para defender la “ciudad”? acaso era Sócrates pacifista?
    Querido Pedro, quien no ama la paz!
    Se le puede llamar paz al saqueo que vivimos cada dia!
    Que pronto hemos olvidado la historia de Europa! Que pronto olvidamos en que se cimentan y como se consiguen las libertades! La lucha por la libertad es una lucha contra los instintos. Es como decia Kazanzakis el salto del pez que se eleva unos instantes sobre la superficie del mar, y en ese breve instante, en ese salto para ir más alla huyendo de lo seguro, de la supervivencia, muchas veces se pierde la vida.
    Y hasta que no se llega a este punto, de soñar y morir por ‘la idea’ las ruedas de moler, seguirán moliendo y girando hasta que consigan lo que se han propuesto. Quien es harina y quien molinero?

  6. Alejandro Escribió:

    Hola Pedro, desde aquí en España, me llama la atención la poca información (podría llamarse censura) sobre qué ocurre en Grecia. Me he topado con este artículo: http://www.mundoconmisojos.es/grecia-ha-colapsado/

    Podrías confirmar o desmentir algunas de las cosas que aquí se cuentan? Muchas gracias y mucho ánimo.

    Abrazos.

  7. sonia rivera Escribió:

    Gracias Pedro por tu vision de las cosas y por como las expresas con tanta claridad y belleza al mismo tiempo. Visiones lucidas y sensatas como la tuya serian de agradecer en los ke mandan.

  8. Sonia Rivera Escribió:

    Siempre es un placer leer tus artículos por lo bien documentados y por lo bien argumentados.
    Tu pensamiento es lúcido y sensato y me gustaría pensar que algún día nuestros gobernantes empezaran a pensar un poco como tú.
    Le he pasado tu artículo a mis conocidos esperando que les haga reflexionar como me lo ha hecho a mi.
    Gracias por tu blog.

  9. Sergio Escribió:

    Hola a todos ! Vuelvo a escribir en este espacio depsues de un poco de tiempo. Soy Italiano y quiero que sepais todos que hoy en Italia ha habido un “golpe de estado”. El Parlamento tenia que elegir el Presidente de la Republica y los partidos todos, al no encontrar una soluccion, han vuelto a elegir el viejo presidente Giorgio Napolitano de 88 anos !!!! Cuando acabara’ de presidente tendra’ 95 anos !!!! Este tio es un ex del partido comunista y euroburocrata querido por la BCE y votado por todos los mayores partidos italianos el PDL centro derecha de Berlusconi y el PD centro izquierda y por el otro euroburocrata Monti ya presidente del gubierno. Se han necesisado hasta 6 votaciones y el nombre que han hecho dos partidos Rodota’ y el que queria el pueblo, el nombre Rodota’ de un ex-politico y Constitucionalista de gran perfil cultural lo han descartado a-priori ! Por que? Porque lo queria el pueblo y sobre todo porque no garantia nada a nadie y tampoco al BCE y a Alemania. En Italia he tenido la confirmacion que la Democracia no existe, no ha existido y probablemente nunca existira’ !!!!! Salvase quien pueda !!!!! Lastima. Un abrazo Sergio

Escribir comentario