Un pequeño detalle

admin (5 de noviembre, 2011)

Como era de esperar, el otoño caliente de Grecia sigue suscitando la expectación general. El interés de los distintos medios en informar del tema llena el aire continuas noticias, testimonios y análisis, que, de forma espontánea, alimentan tanto la falacia como la verdad. Mientras tanto, los datos importantes permanecen a menudo ocultos, deliberadamente ocultos, ajenos a la consideración de quienes vociferan argumentos superficiales o se enzarzan en rebatir o condenar “la merecida suerte” de los griegos.

Por ejemplo, ¿saben ustedes qué reza el artículo 14.5 del Contrato de Préstamo que el gobierno de Georgios Papandreou firmó el 8 de mayo de 2010 con el FMI y los acreedores europeos? Es algo, un pequeño detalle, que al menos todo ciudadano de Europa, por su seguridad y su dignidad, debería conocer. Dice textualmente así: “Por el presente contrato, el prestatario [Grecia] renuncia irrevocablemente y sin condiciones a toda inmunidad que tenga o pudiera obtener en lo referente a sí mismo y a sus bienes”. Les dejo unos minutos para que lo mediten.

El hígado y las córneas tienen, sin duda alguna, un valor en el mercado de órganos para transplantes. ¿Pero puede un banco privarle de su hígado o sus corneas si usted, por circunstancias de la vida, no es capaz de atender al pago de un préstamo a su nombre? No, no puede, porque el derecho ha establecido un límite al interés de los acreedores para salvaguardar la dignidad y la vida humana.

Ese límite es, precisamente, el que se han saltado en su propio interés las partes contratantes del préstamo que ahora destruye a Grecia. De acuerdo al derecho internacional, la soberanía de los Estados impide que los bienes públicos sean embargados; la supresión de este derecho de soberanía sólo sería posible si el Estado renunciara expresamente a ellos, y esto es lo que ha hecho a espaldas de la ciudadanía el gobierno de Papandreou al firmar el Contrato de Préstamo del 8 de mayo de 2010, sin pasarlo siquiera por la aprobación del Parlamento.

Antes de contratar este “plan de rescate” con el FMI y nuestros “socios” europeos, Grecia le debía dinero a entidades privadas que habían invertido en bonos del Estado; ahora, tras los nuevos paquetes y el “efecto conversor” del plan de rescate, la especulación privada se ha convertido en deuda pública y los acreedores ya no son meras entidades financieras, sino que son también Estados y el Fondo Monetario Internacional. Dicho de otro modo: antes Grecia le debía dinero a su abuelita y ahora se lo debe a Al Capone.

El artículo 14.5 abre de par en par las puertas al nuevo colonialismo financiero, al proceso global de desmantelamiento del estado de derecho, de usurpación de la soberanía y de sometimiento a través de la deuda. Ahora, los acreedores –que han exigido entre otras cosas que el nuevo memorándum se rija por el derecho británico, el más favorable a sus intereses– pueden ganar juicios ante tribunales europeos, alemanes o ingleses y venir despues a Grecia a embargar recursos minerales, lingotes de oro, infraestructuras públicas o zonas del territorio nacional. Además, como todo banco tiene derecho a convertir en títulos sus préstamos, nada impide que parte de esa deuda pueda ser vendida a terceros: nada impide que, si Alemania se cansa de negociar, se la traspase –por ejemplo– a Turquía, convirtiéndola en privilegiada acreedora de Grecia, con via libre para resarcirse del impago.

El 8 de mayo de 2010, el gobierno de Grecia firma un contrato de préstamo renunciando irrevocablemente y sin condiciones al derecho del país a su inmunidad por razones de soberanía nacional. Y no nos lo dice, ni antes ni después. Lo que viene desde entonces hasta hoy, no es sino la ejecución de un plan para sacar partido a esta nueva y prometedora circunstancia, a este pequeño detalle. Téngalo en cuenta cuando vuelvan a hablar de la crisis.

Categoría: General Comentarios Comentarios (8)

8 Respuestas a “Un pequeño detalle”

  1. María Escribió:

    Hoy por primera vez te oigo y te leo. Gracias, es la primera palabra que me sale en esto momentos, las siguiente son: debemos divulgarlo, todos tienen que conocer la verdad. Gracias de nuevo, Pedro. Cuenta conmigo.

  2. carlos de la calle Escribió:

    gracias por tan esclarecedoras palabras. he compartido tus palabras desde grecia en facebook, me parece importante darles difusión. Efgaristó (¿se dice así?)

  3. May Escribió:

    Pedro, me gustaría formularte una pregunta:

    ¿Qué sucede con los medios de comunicación, sean del signo que sean, que con la actuación que están teniendo inducen a que la gente no tenga las ideas claras?

    ¿Por qué se prestan a colaborar con políticos y mercados financieros sin atrever a hablar claro como lo haces tú?

    ¿Por qué nos dicen que hay que tomar las medidas que dicta la UE y el G20, cuando saben que no es la solución?

    ¿Qué está pasando con los medios de comunicación a nivel europeo, que todos colaboran para tener a la población engañada? Excepto por supuesto, salvo honrosas excepciones, como es tú caso.

    Termino de leer un libro titulado: “Sus crísis, nuestras soluciones” de Susan George y ambos exponéis con toda claridad lo que sucede, que no es ni más ni menos que lo que tú vienes explicando.

    Un saludo desde el Mediterráneo.

  4. Agueda Escribió:

    Después de oir tu explicación sobre el mecanismo de la deuda internacional me siento aun más desamparada. Desde hace tiempo pienso que nos dirigen hacia una Nueva Edad Media en la que los señores feudales volverán a ejercer el derecho de pernada y el de prima nocta y en el que la esclavitud será una realidad sin máscara.
    Pero seguimos aborregados jugando a los marcianitos y viendo telebasura.
    Cuídate mucho porque son poderosos y malos y no creo que les guste tu voz inteligente.
    Gracias, de corazón

  5. Ana Gloria Escribió:

    Gracias por compartir esas palabras claras que vierten luz sobre lo que se nos oculta entre tanta prima de riesgo, rescates, recesión etc…, vanas palabras con las que a diario pretenden asustarnos y adormecernos.
    Este verano estuve en Atenas; una de las cosas que más me sorprendió con respecto a mi anterior visita 12 años atrás, fue la desaparición de la flota de taxis destartalados y ruidosos; por qué ahora todos los taxis atenienses son Mercedes relucientes? quién subvencionó esa renovación? qué pasa, que a todos los taxistas les gusta esa marca? Seguramente sabrás algo de lo que hay detrás.

    ευχαριστώ πολύ.

  6. Elvira Ribeiro Escribió:

    Muchas gracias desde Galicia. Parabéns polo teu artigo e polo teu valor!

  7. Edgardo Escribió:

    Lo que dices es claro y cierto; ya paso en América latina, pero me pregunto como se resuelve la incorporación de las mayorías a este debate que les compete. En los 80 creamos comisiones por el no pago de la deuda . Los argumentos son los mismos que expones en tu video; en aquel entonces no logramos hacer masiva la comprensión del tema. Por experiencia creo que hay que poner mas atencion en que lo entienda la gran mayoría porque se corre el peligro de que, en el afán de ser creíbles y veraces, nos enredemos en un farrragoso debate academico .

  8. Pilar Escribió:

    DIVULGAR, DIVULGAR, DIVULGAR………. porque me veo vendiendo los dos riñones…

    gracias

Escribir comentario