Tazones, el mar en el bolsillo

Por Luis Arias

A Xicu Xabel Díaz Yepes, por su asturianía

Tazones no esperaba por Carlos V; los comuneros castellanos, s√≠, y no precisamente para brindarle una entusiasta bienvenida. Acaso ni siquiera se presupon√≠a por estos lares que con la entronizaci√≥n del Emperador que ven√≠a de lejos cambiar√≠an demasiado las cosas. Y es que, entonces como ahora, est√°bamos muy lejos de casi todo; ya en aquellos d√≠as, el s√≠ndrome de insularidad, si bien no definido, habitaba entre nosotros. Y, en cualquier caso, se dir√≠a que Tazones es el enclave pintiparado para que apareciesen, sin saber c√≥mo, aquellas embarcaciones que escoltaban al nuevo C√©sar. Como si el mar quisiera hacerles conocer un sitio √ļnico, antes de que se dispusiesen a iniciar una era hist√≥rica. Como si el mar pretendiese humanizarlos.

Desembarco accidental que supone un pretexto para celebraciones festivas cada verano, que no tiene otro significado que no sea recordar un acontecimiento que se presta a la retranca. Ni la √©pica, ni la l√≠rica, sino el relato en clave de co√Īa asturiana. No es un episodio que evoque glorias; es una an√©cdota divertida. Sobre ella, la fiesta. ¬°Bendita co√Īa la nuestra! Aqu√≠, en Tazones y en Asturias, bromeamos con la historia, y con tal valiosa materia prima somos productores de leyendas. Ello es en verdad admirable. La supuesta llegada de Carlos V ni se cuenta ni se declama con heroicos d√°ctilos y espondeos, sino que su musiquilla tiene el inequ√≠voco ritmo de la sorna. Leer el resto de la entrada »

Categoría: Asturias de ayer a hoy Comentarios(11) Septiembre 2009

Malleza, un presente histórico

Por Luis Arias

En muy contadas ocasiones acontece que, m√°s all√° del significado de un concepto propiamente dicho, su mero enunciado resulte de asombrosa eficacia para referirse a muy distinto asunto. Digo esto, porque lo que m√°s se acomoda a una definici√≥n de Malleza ser√≠a esto que nos sirve de t√≠tulo: un presente hist√≥rico. El viajero no se encontrar√° con las ruinas de un antiguo esplendor; tampoco se dar√° de bruces con algo desgajado de su tradici√≥n sin sabor alguno. Lo que Malleza ofrece al visitante es, en efecto, un presente hist√≥rico, donde las huellas del pasado relucen y donde el d√≠a a d√≠a transcurre sin exang√ľes melancol√≠as que sofoquen su ritmo.

No es necesariamente nost√°lgica la mirada hacia el pasado, siempre que √©ste suponga una ra√≠z viva que nos sustenta y que nos conmina a afrontar el presente. As√≠ es en el caso de Malleza. Recordar aquellas glorias comunes de las que Renan hablaba en su concepto de naci√≥n no implica volver la espalda al hoy que vivimos y que, queramos o no, galopa tan vertiginosamente. As√≠ es tambi√©n el caso de Malleza. Leer el resto de la entrada »

Categoría: Asturias de ayer a hoy Comentarios(10) Septiembre 2009

Desde Somiedo

Por Luis Arias

¬ŅCon qu√© se encuentra el viajero al llegar a la Pola de Somiedo tan pronto levanta la mirada? ¬ŅQu√© puede suscitarle su encuentro con la monta√Īa que tiene tras de s√≠, por la que se accede a Valle del Lago? ¬ŅC√≥mo no sentir un inevitable estremecimiento ante ese inmenso altar que contiene tan dispersos y diversos tesoros paisaj√≠sticos, pero a los que no se puede acceder de repente, sino que se necesita tiempo para ir de asombro en asombro y de contraste en contraste?

Cuando la naturaleza no es amable y sumisa, sino ind√≥mita, cuando las monta√Īas ofrecen resistencia no s√≥lo a ser recorridas, sino tambi√©n a ser contempladas con sosiego, cuando los lagos gustan de esconderse cuanto pueden, cuando las prader√≠as tambi√©n juegan al escondite, cuando el agua nos acompa√Īa de continuo, cuando la lejan√≠a de otros ruidos y furias est√° m√°s que garantizada, Somiedo empieza a ser disfrutado, entrando en nosotros de forma tal que la experiencia es, si no √ļnica, s√≠, al menos, inolvidable. Leer el resto de la entrada »

Las colonias escolares de Salinas

Por Luis Arias

A trav√©s de mi buen amigo Jos√© Manuel Feito, do√Īa Maite Sela me ha hecho llegar las fotograf√≠as que van a ser glosadas en el presente texto. A ambos les dedico este art√≠culo, testimoni√°ndoles, as√≠, mi gratitud.

En alg√ļn sitio escribi√≥ S√©neca que la ignorancia es una de las cosas que mayor resistencia ofrece a emprender su retirada. No estaba muy lejos de pensar lo mismo el conjunto de profesores de nuestra Universidad que pasar√≠a a ser conocido como el Grupo de Oviedo cuando, pocos a√Īos antes de que se crease la llamada Extensi√≥n Universitaria, se pusieron en marcha las colonias escolares. Lluis √Ālvarez, en su libro sobre la historia de nuestra Universidad, consigna con admirable precisi√≥n: ¬ęLas colonias escolares universitarias -que, siguiendo directrices ginerianas, tanto se preocup√≥ Aniceto Sela de fomentar, para futura residencia veraniega de ni√Īos, en las que se persegu√≠a el fortalecimiento f√≠sico y la educaci√≥n al estilo de Pestalozzi- recibieron desde el principio el apoyo de la Real Compa√Ī√≠a Asturiana de Minas¬Ľ. Leer el resto de la entrada »

Besullo, el teatro y la escuela

Por Luis Arias

A Antonio Fern√°ndez Insuela, por su empe√Īo, desde el rigor y el entusiasmo, en poner en su sitio la obra de Casona.

Besullo y la casa de los siete balcones. El hijo m√°s notable de este pueblo no s√≥lo la inmortaliz√≥ con la obra que lleva este t√≠tulo, sino que se identific√≥ con ella hasta el extremo de convertirla en su apellido literario. Para Alejandro Rodr√≠guez √Ālvarez la casona era suya, y, sobre todo, √©l se sent√≠a de la casona, aunque no naci√≥ en ella donde estaba radicada la escuela, sino en otra casa del pueblo. Pero, en todo caso, ah√≠ est√° uno de los hitos de su producci√≥n teatral. Es ciertamente, un logro po√©tico que una edificaci√≥n tan asturiana forme parte de la n√≥mina de la mejor literatura dram√°tica del siglo XX. Y es tambi√©n, a no dudarlo, una forma de universalizar algo tan genuinamente nuestro. Leer el resto de la entrada »

Llanes, metafísica de lo atopadizo

Por Luis Arias

A la memoria de Fernando Vela (1888-1966), uno de los asturianos m√°s clarividentes e injustamente olvidados)

Ortega, en su libro inconcluso ¬ęLa Idea de Principio en Leibniz¬Ľ, alude a un t√©rmino asturiano: ¬ęatopadizo¬Ľ. Y dice as√≠: ¬ęEn suma, el Mundo como “resistencia”, a m√≠ me revela el mundo como “asistencia”. Si fuese s√≥lo ubmeimlich, desazonador, “infamiliar”, me hubiera ya ido, y el sentimiento de ¬ęinfamiliaridad¬Ľ o desaz√≥n, no existir√≠a si no existiese su opuesto: lo atopadizo y sazonado¬Ľ. Y a√Īade a pie de p√°gina: ¬ęEste vocablo asturiano es el √ļnico que traduce exactamente el heimilich, el gem√ľlich alem√°n y el cosy ingl√©s¬Ľ.

Pues bien, al pasear por Llanes, sobreviene el recuerdo de Fernando Vela, uno de los asturianos m√°s clarividentes y olvidados, que frecuentaba la villa en la que falleci√≥ el 6 de septiembre de 1966. Y es pertinente barruntar que pudo haber sido el propio Vela quien le hablara al maestro de Asturias y de sus vocablos. En una palabra, que el t√©rmino ¬ęatopadizo¬Ľ lo conociese Ortega a trav√©s de su disc√≠pulo. Leer el resto de la entrada »

De hermandades y orfandades

Por Luis Arias

A Miguel Sol√≠s Santos, alg√ļn d√≠a se hablar√° del tiempo aquel en que Avil√©s y Asturias contaron con un esp√≠ritu renacentista de tan altos vuelos que no fue avistado por ruidos, furias, anteojeras, envidias y estulticias.

¬°Qu√© lejos queda 1277! Es el a√Īo en que se conforma la primera hermandad municipal, en el alto de La Espina, que, presidida por el concejo de Avil√©s, nac√≠a para la mutua defensa de las principales pueblas occidentales: Pravia, Grado, Salas, Somiedo, Vald√©s, Tineo, Cangas y Allande. No es ni puede ser casual que, ya desde entonces, el occidente de Asturias y Avil√©s se hermanasen en busca de un destino com√ļn al que la geograf√≠a y la historia vinieron poniendo tantos impedimentos.

A poco que se conozca el occidente de Asturias, podr√° observarse que las confluencias van del Narcea al Nal√≥n y desde la desembocadura de √©ste hasta las inmediaciones avilesinas. A poco que se repare en an√©cdotas, se caer√° en la cuenta de lo significativo que resulta que Palacio Vald√©s hablase del jam√≥n de Avil√©s, marca que tiene su registro, cuando se trataba del jam√≥n de Tineo que se comercializaba en la ciudad que tan importante fue en la vida y obra del escritor lavian√©s. A poco que se rastree en la historia econ√≥mica e industrial de Asturias, nos encontramos con datos como √©ste: en 1908, la localidad belmontina de Selviella despeg√≥ econ√≥micamente como consecuencia de la construcci√≥n de una Central Hidroel√©ctrica por parte de la Compa√Ī√≠a Popular de Avil√©s. As√≠ pues, energ√≠a nacida en el occidente de Asturias para suministrar luz el√©ctrica a Avil√©s, energ√≠a que, a su vez, se generaba tambi√©n por la inversi√≥n de unos capitales que ten√≠an como origen la emigraci√≥n a Am√©rica, otro de los grandes denominadores comunes en la historia de nuestra tierra. A poco que se recuerden las trayectorias vitales, se recordar√° que las gentes del occidente de Asturias se examinaron durante mucho tiempo del ingreso de Bachillerato en Avil√©s. Leer el resto de la entrada »

Grao, mercancía astur

Por Luis Arias

A Juan √Ālvarez Corugedo, memoria viva de su padre don Valent√≠n Andr√©s √Ālvarez, sin duda, una de los asturianos que vislumbr√≥ con mayor clarividencia el significado de su tierra.

Muchas noches, desde el Alto de la Cabru√Īana, camino de Oviedo, se percibe a lo lejos el resplandor de la capital. Muchos amaneceres, desde el mismo lugar, conforme avanzamos hacia Grao, se tiene la impresi√≥n de que hay en la geograf√≠a circundante una irrenunciable voluntad de confluencia en la villa moscona. Se dir√≠a que hacia ella se orientan los frutos de temporada de los trabajos y los d√≠as de los contornos. Es el apeadero de las mercanc√≠as que parecen haber nacido para ser comerciadas en el concejo que vio nacer, entre otras celebridades, al hombre que puso en marcha los estudios de econom√≠a en la Universidad espa√Īola, es decir, a don Valent√≠n Andr√©s √Ālvarez, y tambi√©n a uno de los grandes comerciantes de nuestro pa√≠s en el siglo XX, a Ram√≥n Areces, por no hablar asimismo de otro afamado empresario mosc√≥n como fue Pep√≠n Fern√°ndez, sin olvidarnos tampoco de C√©sar Rodr√≠guez, t√≠o de don Ram√≥n y valedor de √©ste. Leer el resto de la entrada »

Esplendores tinetenses

Por Luis Arias

A Manuel Fernández de la Cera, tinetense célebre, en testimonio de admiración y amistad.

Se reanuda, con esta entrega que glosa dos fotograf√≠as tinetenses, la serie ¬ęAsturias de ayer a hoy¬Ľ, que comenz√≥ su andadura durante el verano de 2008. Se trata, hoy como entonces, de invitar al lector a compartir un recorrido por la historia de diversas localidades asturianas que arranca en los albores del siglo XX.

A ello vamos, comenzando por Tineo.

Suroccidente de Asturias. Amplia y accidentada geograf√≠a. Ilustre y asombrosa historia. Piense el lector por un momento que un concejo como el de Tineo vio nacer a Pedro Rodr√≠guez de Campomanes, a Rafael del Riego y a Jos√© Maldonado. Reparemos en qu√© circunstancias de aislamiento geogr√°fico se desenvolvieron no peque√Īa parte de los trabajos y los d√≠as de estos personajes, lo que no fue √≥bice para que todos ellos alcanzasen una innegable notoriedad en su tiempo. Leer el resto de la entrada »

Gijón, calle Corrida, el reloj en marcha

Por Luis Arias

gijon.jpgHay momentos en los que la historia se conduce con un irrefrenable √≠mpetu de avance, de desarrollo, de cambio en busca de esplendores. Hay ciudades donde la omnipresencia de un solo hombre y de un solo nombre es manifiesta. As√≠, cuando arranca el siglo XX empujado por el af√°n de modernidad de los √ļltimos a√Īos de la centuria anterior, la fisonom√≠a de las ciudades
da cuenta de los nuevos tiempos que se est√°n viviendo. As√≠, Gij√≥n, donde naci√≥ la figura que fue la cabeza m√°s clara de su √©poca en Espa√Īa, sigui√≥ durante mucho tiempo la estela que marc√≥ su hijo m√°s ilustre camino del progreso y del estudio. Leer el resto de la entrada »

Categoría: Asturias de ayer a hoy Comentarios(4) Septiembre 2008

« Previous Entries