Lo incisivo frente a lo ambiguo

Por Luis Arias

Rubalcaba, en lo incisivo, brill√≥ m√°s que Rajoy. El candidato conservador no dej√≥ de complacerse en los fracasos y vaivenes de los anteriores gobiernos en los que su oponente tuvo responsabilidades innegables. Don Alfredo estuvo dando por hecho, al margen de su voluntad, el triunfo de Rajoy. Pero consigui√≥ sembrar inquietud entre el electorado de izquierdas desencantado del PSOE y resignado a que llega el turno de los populares por dem√©ritos de la izquierda de siglas que nos gobern√≥ durante los √ļltimos 8 a√Īos.

Rajoy ten√≠a muy f√°cil desarmar a su antagonista, sobre todo con el paro. No conjug√≥ el verbo concretar. Y no pas√≥ del sentido com√ļn. Para ello, tendr√≠a que haber desarrollado una iron√≠a y mordacidad con las que parece contar. Ambos anunciaron lo obvio, sin dramatizarlo y sin solemnizarlo, lo que es de agradecer: estamos, en efecto, en tiempos dif√≠ciles. La forma de afrontarlos que plantearon no pod√≠a ser otra: el esfuerzo y la implicaci√≥n de todos. Pero soslayaron que no es f√°cil contar con la implicaci√≥n de una sociedad que manifiesta cada vez m√°s su desapego y rechazo hacia la mal llamada clase pol√≠tica. Y, en este punto, el de la imprescindible regeneraci√≥n de la vida p√ļblica, ninguno de los dos se comprometi√≥ seriamente, s√≥lo Rubalcaba apunt√≥ algo con respecto al desbloqueo de las listas electorales.

Ambos pasaron por alto que la especulaci√≥n urban√≠stica, las deudas de los Ayuntamientos, el dinero f√°cil, los sueldos disparatados, los gatos superfluos, son responsabilidades compartidas. Y no manifestaron voluntad alguna de enmendar ese estado de cosas. Es decir, no hubo menciones a la corrupci√≥n. A ambos les sobraban los motivos para no aludir a ella. En cuanto a los servicios p√ļblicos y las pensiones, la sanidad y la educaci√≥n, no es justo que Rubalcaba se erija en su principal garante cuando su partido abri√≥ la espita a la tendencia a la privatizaci√≥n que va a m√°s. No hace muchos d√≠as Gonz√°lez se pregunto si hab√≠a sido pertinente su apuesta por la ense√Īanza concertada. Del deterioro causado en la ense√Īanza, mejor no hablar.

Qued√≥ intacta la vertebraci√≥n territorial de un Estado de las autonom√≠as que est√° muy lejos de ser eficaz y de contentar a todos. Al pr√≥ximo Gobierno le tocar√° actuar con guantes de seda ante el escenario que se abre en el Pa√≠s Vasco y ante el encaje de Catalu√Īa dentro de Espa√Īa. ¬ŅHabr√° aqu√≠ un programa oculto en com√ļn, o faltar√°n ideas para afrontarlo como las circunstancias demandan?

Un Rubalcaba incisivo y un Rajoy ambiguo. Al que se siente ganador no le hacía falta agitar. Al que se consideraba en la obligación de abogar por un discurso de izquierdas que no se llevó a cabo, le tocaba plantearlo.

Nunca fue tan secundario ganar un debate, ante la crónica de una derrota anunciada.

Categoría: 1 Comentarios(0) Noviembre 2011

Escribir comentario