Fumaderos y fumadores

Por Luis Arias

“Vendr√°n a ti mis ojos y mis manos/ y estar√°s y estaremos/ como si siempre hubi√©ramos estado/ al otro lado de la sombra del sue√Īo” (Jos√© √Āngel Valente)

Dentro de muy pocos d√≠as, ser√°n historia los cartelitos de la mayor√≠a de los bares y cafeter√≠as donde se explicita que est√° permitido fumar. Desde la √ļltima ley a esta parte, la mayor parte de los empresarios de hosteler√≠a no dispusieron que sus establecimientos fuesen para no fumadores. Ahora el Ministerio de Sanidad, previa aprobaci√≥n del Parlamento democr√°tico, decide por ellos. Es √©ste uno de los pocos casos donde no se invoca el mercado con sus elementos correctores. Aqu√≠ manda el Gobierno, mire usted. Leer el resto de la entrada »

Categoría: Opini√≥n Comentarios(3) Diciembre 2010

Clarín como artífice de la modernidad

Por Luis Arias

“Leopoldo Alas hac√≠a de su c√°tedra un centro vivo de experiencia espiritual y experimentaci√≥n ideol√≥gica cuyos radio y per√≠metro se extend√≠an indefinidamente. Era aquella c√°tedra como un alto mirador de vig√≠a desde donde se divisaba circularmente todo el panorama de la cultura hist√≥rica; y, all√°, en el horizonte indeciso, las primeras se√Īales de nuevos advenimientos y formas imprevistas de la cultura naciente. (Ram√≥n P√©rez de Ayala).

En el a√Īo 1890 el nombre de Clar√≠n empieza a rebasar los estanques de las fronteras. El cacique literario de Oviedo empieza a irradiar su influencia m√°s all√° de los cen√°culos madrile√Īos. El provinciano Clar√≠n empieza a ser ciudadano del mundo. Pronto ser√° un provinciano universal. (Juan Antonio Cabezas).

El hispanista y estudioso de Clar√≠n Jean-Fran√ßois Botrel afirmaba el s√°bado en unas declaraciones a LA NUEVA ESPA√ĎA que ¬ęa finales del siglo XIX y principios del XX, Oviedo estaba en el centro de la modernidad y, gracias a la labor de peri√≥dicos y escritores, esa riqueza se transporta a toda Espa√Īa¬Ľ. Es innegable que, si alguien puso a Asturias en la modernidad, fue Clar√≠n. Un Clar√≠n que, parad√≥jicamente, hizo de la eterna y sesteante Vetusta no s√≥lo la gran referencia de la geograf√≠a moral de la Espa√Īa de la Restauraci√≥n canovista, sino tambi√©n el espacio narrativo de una de las obras maestras de la literatura en castellano. Leer el resto de la entrada »

Categoría: Libros Comentarios(4) Diciembre 2010

¬ŅQu√© le pasa a Felipe Gonz√°lez?

Por Luis Arias

“En el fondo, Felipe Gonz√°lez M√°rquez era entonces, como casi todos nosotros, los de entonces que ya no somos los mismos, un joven con ambiciones, feliz consigo mismo y, como casi todos, indocumentado, lleno de lagunas que se supl√≠an con vehemencia y fe en el futuro. Felipe Gonz√°lez era, en suma, ‘un estilo √©tico’. Y en esas tres palabras nada m√°s se reconciliaba toda una memoria hist√≥rica que hasta ese momento no era m√°s que nostalgia y melancol√≠a, desde los tiempos de la Ilustraci√≥n hasta la II Rep√ļblica, desde la tristeza del 98 a la muerte del general Franco”. (J.J Armas Marcelo. Los a√Īos que fuimos Marilyn)

Este pa√≠s sufri√≥ durante muchos a√Īos la pesadilla del sanguinario terrorismo de ETA. Para la mayor parte de los Gobiernos desde la muerte de Franco a esta parte, su objetivo m√°s irrenunciable fue acabar con la banda terrorista, y lleg√≥ un momento en que tal prop√≥sito parec√≠a imposible en el corto y en el medio plazo. Imposible no s√≥lo con medidas policiales, sino tambi√©n con negociaciones pol√≠ticas. Gonz√°lez, en los √ļltimos meses, nos habl√≥ primero de la hip√≥tesis de cargarse a la c√ļpula etarra en un lugar de Francia, cosa que desech√≥. Y ahora nos deleita con unas declaraciones en las que manifiesta que, de haber podido volar el coche de los etarras que atentaron en el Hipercor en Barcelona en 1987, lo hubiese hecho. Leer el resto de la entrada »

Categoría: Opini√≥n Comentarios(4) Diciembre 2010

Estado autonómico y estado del bienestar

Por Luis Arias

“Por ahora mi misi√≥n no llega m√°s all√° del deseo de que formemos una liga, ofensiva y defensiva, que nos proteja de nuestros comunes enemigos: los enemigos de la raz√≥n y de la belleza: las gentes de mentalidad mostrenca y de coraz√≥n insensible” (Hume)

Ahora que la crisis azota, y amenaza con seguir haci√©ndolo; ahora que el n√ļmero de parados no deja de aumentar, al tiempo que se recortan sueldos y pensiones; ahora que las encuestas dicen muy claro que los pol√≠ticos constituyen uno de los mayores problemas para la ciudadan√≠a, hay debates que no se deben seguir posponiendo, empezando por los privilegios de la mal llamada clase pol√≠tica. Leer el resto de la entrada »

Categoría: Opini√≥n Comentarios(3) Diciembre 2010

Mitología salense

Por Luis Arias

Son 813 los mitos que L√©vi-Strauss analiza en Mitol√≥gicas. En Salas, seguro que no encontramos tantos, aunque s√≠ parece haber entusiastas divulgadores de la materia. Otro libro, Mitolog√≠as, de Barthes, hizo que definieran a su autor como ¬ęel descifrador de los mitos¬Ľ. En este concejo, es f√°cil descifrar que la memoria colectiva da cuenta de tentativas fallidas, como el proyecto ferroviario que comunicar√≠a por tren todo el corredor del Narcea hasta San Esteban de Pravia. Leer el resto de la entrada »

Categoría: Bajo Narcea Comentarios(3) Diciembre 2010

Tratado de la desesperación

Por Luis Arias

“Se puede ver c√≥mo va el mundo sin tener ojos. Mira con las orejas. Ve all√≠ c√≥mo un juez enjuicia a un ladr√≥n sincero. Presta el o√≠do. C√°mbialos de sitio por arte del birlibirloque. ¬ŅQui√©n es el juez? ¬ŅQui√©n es el ladr√≥n? El usurero hace prender al ratero; los vicios peque√Īos se ven a trav√©s de los andrajos; pero la p√ļrpura y el armi√Īo lo ocultan todo… Escucha, amigo m√≠o, te lo digo yo que tengo el poder de cerrar la boca del acusador. Ponte anteojos y, como un pol√≠tico rastrero, aparenta ver lo que no ves”. (Shakespeare. El Rey Lear)

“Existe una vieja f√°bula espa√Īola que narra c√≥mo los hombres de Espa√Īa resultaron gratos a la Virgen bendita y c√≥mo ella pretendi√≥ interceder ante el Todopoderoso para cualquier cosa que pudieran desear. Ellos pidieron el mejor clima del mundo y el Todopoderoso concedi√≥ el deseo. Ellos pidieron los mejores caballos, espadas y cosas similares, y ellos las recibieron. Ellos pidieron las mejores canciones y los bailes m√°s nobles, y √©stos les fueron otorgados. Pidieron las mujeres m√°s bellas y los hombres m√°s valerosos, y √©stos tambi√©n les fueron concedidos. Finalmente pidieron el mejor Gobierno del mundo. El Todopoderoso volvi√≥ la cabeza ‘¬ŅQui√©n se creen que son?’, pregunt√≥ a la llorosa Virgen”(Frank Jellinek)

Hay libros que siempre estuvieron ah√≠, como el dinosaurio de Monterroso. Hay libros a los que la memoria ubica de forma inequ√≠voca en determinados lugares que formaron parte de nuestras vidas. Por eso, no puedo olvidar el Tratado de la desesperaci√≥n de Kierkegaard, al que nunca vi que lo movieran de su estante y que formaba parte del decorado, acompa√Īando conversaciones que en su momento debimos considerar estimulantes. Yo sab√≠a de la desesperaci√≥n del pensador dan√©s a trav√©s de dos libros suyos, El concepto de la Angustia y Temor y Temblor. Tambi√©n conoc√≠a su talla como literato tras haber le√≠do el Diario de un seductor; confieso, sin embargo, que en ning√ļn momento me sent√≠ tentado a hojear aquel libro, a pesar de haberlo tenido frente a m√≠ durante tantas y tantas horas. Leer el resto de la entrada »

Categoría: Opini√≥n Comentarios(7) Diciembre 2010

Hablemos de Fernando Vela

Por Luis Arias

¬ęLector, don Fernando Vela, escritor, no era madrile√Īo. Hab√≠a nacido en Oviedo (Vetusta) en 1888. Era s√≥lo cinco a√Īos menor que “La Regenta”. … De √©l hab√≠a dicho Ortega hace muchos a√Īos que era la mente m√°s clara que hab√≠a conocido. … Entre otras muchas cosas fue maestro de periodistas. … Se fue como todos los veranos a Llanes a disfrutar de “El orbayu” y a jugar al ajedrez con un contrincante pueblerino que lo esperaba en el solitario Caf√© Pin√≠n. El martes 6 de septiembre tom√≥ caf√© y empez√≥ la partida que no iba a terminar. Como en la pel√≠cula de Bergman, Vela no sospech√≥ que el contrincante de esa tarde era la Muerte. En un momento suspendi√≥ la partida para morir¬Ľ. (De la necrol√≥gica sobre Vela publicada por Juan Antonio Cabezas en el diario ¬ęAbc¬Ľ el 8 de septiembre de 1966).

¬ęTambi√©n fue Revista de Occidente el hogar espiritual de Fernando Vela… En las p√°ginas de la Revista dej√≥ lo mejor de su actividad de escritor de curiosidad universal en un lenguaje que Jarn√©s defini√≥ como tenso y mate, ce√Īido y musculoso¬Ľ. (Jos√© Carlos Mainer).

Desde hoy hasta el 3 de diciembre tendr√°n lugar en Oviedo unas jornadas acerca de uno de los asturianos contempor√°neos m√°s insignes. Se trata de Fernando Vela, a quien Ortega quiso conocer tras la lectura de un art√≠culo suyo que se public√≥ en el diario ¬ęEl Noroeste¬Ľ coincidiendo con la primera estancia del fil√≥sofo en Gij√≥n. Se trata de Fernando Vela, cuya vida estuvo marcada, seg√ļn su propio testimonio, por las muertes de dos grandes hombres: Clar√≠n y Ortega. Se trata de Fernando Vela, el secretario de la Revista de Occidente en la √©poca de mayor esplendor de la que fue sin duda la empresa cultural m√°s importante de Ortega. Leer el resto de la entrada »

Categoría: Libros Comentarios(2) Diciembre 2010

Invernada

Por Luis Arias

El temporal como acontecimiento anunciado. La niebla que se despliega sobre las monta√Īas como trozos dispersos de una lona que las recientes ventoleras hicieron pedazos. Un fr√≠o que se va asentando y que amenaza recrudecerse. Nieves que est√°n a punto de llegar. Y, de todas las crueldades que se ven en el paisaje, la mayor es ver c√≥mo el tono ocre del oto√Īo se va apagando a resultas de estas olas de fr√≠o que vienen con voluntad de arrasarlo todo. Tras los vientos que arreciaron durante los d√≠as pasados, tras las lluvias copiosas que saltaron alarmas en los r√≠os, ahora llega el fr√≠o abri√©ndose paso, quitando protagonismo a todo lo dem√°s. Fr√≠o que espera su puesta de largo con la nieve que, seguramente, vendr√° con voluntad de quedarse, o, en todo caso, de regresar m√°s pronto que tarde. Invernada como acontecimiento medi√°tico. Invernada como acontecimiento paisaj√≠stico. Invernada que se despliega con su irrefrenable imperialismo. Leer el resto de la entrada »

Categoría: Bajo Narcea Comentarios(2) Diciembre 2010