A propósito de Juan Antonio Cabezas

Por Luis Arias

Lanio, 25 de agosto de 2009, frente a la sierra del Pedrorio.

Al leer el reportaje que publica LA NUEVA ESPA√ĎA sobre los recuerdos que do√Īa Julia Garc√≠a, viuda de Juan Antonio Cabezas, desgrana sobre su vida al lado del gran periodista y escritor asturiano, se adue√Īa de mi √°nimo un sentimiento de proximidad dif√≠cilmente superable. S√© que tras el Pedrorio, no muy lejos, se encuentra Santa Mar√≠a de Villand√°s, pueblo que vio nacer a quien es hoy memoria viva de la trayectoria del autor de la primera gran biograf√≠a sobre Clar√≠n, pueblo en el que el concejo de Grao se acerca por carreteras apenas transitadas a tierras belmontinas. Me consta, asimismo, que muy cerca de aqu√≠, en el palacio de Doriga, seg√ļn me hizo saber en su momento don Juan √Ālvarez Corugedo, Benjam√≠n Jarn√©s, director entonces de la colecci√≥n de biograf√≠as de Espasa-Calpe, le encarga a Cabezas que acometa el referido estudio sobre la vida y obra de Leopoldo Alas. A√Ī√°dase a todo esto que do√Īa Julia vivi√≥ tambi√©n en el bajo Narcea, a muy pocos kil√≥metros de Lanio. Leer el resto de la entrada »

Categoría: Libros Comentarios(9) Agosto 2009

La √ļltima primavera de Jovellanos

Por Luis Arias

Qu√© momento aquel de la historia de Espa√Īa, all√° en 1811, cercano a la Constituci√≥n de C√°diz, bati√©ndose este pueblo contra el invasor franc√©s, cuando Jovellanos, en una m√°s de las muchas vicisitudes en que se vio envuelta su vida, pas√≥ en el pazo de Santa Cruz de Rivadulla su √ļltima primavera!

Enfermo, solo, con el recuerdo tan cercano de su destierro en Bellver, en su m√°s que accidentado y peculiar regreso a su √ćtaca, va a parar a tan soberbia finca gallega. Y, como siempre, escribe. Y, como siempre, endereza entuertos, en este caso defendiendo la actuaci√≥n de la Junta Central de la que form√≥ parte el ilustrado gijon√©s. Leer el resto de la entrada »

Categoría: Libros Comentarios(7) Agosto 2009

Desde Somiedo

Por Luis Arias

¬ŅCon qu√© se encuentra el viajero al llegar a la Pola de Somiedo tan pronto levanta la mirada? ¬ŅQu√© puede suscitarle su encuentro con la monta√Īa que tiene tras de s√≠, por la que se accede a Valle del Lago? ¬ŅC√≥mo no sentir un inevitable estremecimiento ante ese inmenso altar que contiene tan dispersos y diversos tesoros paisaj√≠sticos, pero a los que no se puede acceder de repente, sino que se necesita tiempo para ir de asombro en asombro y de contraste en contraste?

Cuando la naturaleza no es amable y sumisa, sino ind√≥mita, cuando las monta√Īas ofrecen resistencia no s√≥lo a ser recorridas, sino tambi√©n a ser contempladas con sosiego, cuando los lagos gustan de esconderse cuanto pueden, cuando las prader√≠as tambi√©n juegan al escondite, cuando el agua nos acompa√Īa de continuo, cuando la lejan√≠a de otros ruidos y furias est√° m√°s que garantizada, Somiedo empieza a ser disfrutado, entrando en nosotros de forma tal que la experiencia es, si no √ļnica, s√≠, al menos, inolvidable. Leer el resto de la entrada »

¬ŅDe qu√© debate nos habla, se√Īor Quir√≥s?

Por Luis Arias

Que los médicos receten y diagnostiquen menos, que la ciudadanía no visite tanto las urgencias, que la cosa está peliaguda en el gasto sanitario, que hay que debatir lo que queremos y podemos gastar, que los dineros provienen -oh, descubrimiento deslumbrante- de los impuestos de los contribuyentes, que, en fin, hay que ahorrar.

¬°Ay! ¬ŅY de d√≥nde sale el dinero que tendr√° que cubrir los sobrecostes de El Musel? ¬ŅY de d√≥nde sale el dinero para pagar los sueldos de los muchos altos cargos digitales que tiene este Gobierno del que la se√Īora Migoya y usted forman parte? Leer el resto de la entrada »

Categoría: Opini√≥n Comentarios(17) Agosto 2009

Las colonias escolares de Salinas

Por Luis Arias

A trav√©s de mi buen amigo Jos√© Manuel Feito, do√Īa Maite Sela me ha hecho llegar las fotograf√≠as que van a ser glosadas en el presente texto. A ambos les dedico este art√≠culo, testimoni√°ndoles, as√≠, mi gratitud.

En alg√ļn sitio escribi√≥ S√©neca que la ignorancia es una de las cosas que mayor resistencia ofrece a emprender su retirada. No estaba muy lejos de pensar lo mismo el conjunto de profesores de nuestra Universidad que pasar√≠a a ser conocido como el Grupo de Oviedo cuando, pocos a√Īos antes de que se crease la llamada Extensi√≥n Universitaria, se pusieron en marcha las colonias escolares. Lluis √Ālvarez, en su libro sobre la historia de nuestra Universidad, consigna con admirable precisi√≥n: ¬ęLas colonias escolares universitarias -que, siguiendo directrices ginerianas, tanto se preocup√≥ Aniceto Sela de fomentar, para futura residencia veraniega de ni√Īos, en las que se persegu√≠a el fortalecimiento f√≠sico y la educaci√≥n al estilo de Pestalozzi- recibieron desde el principio el apoyo de la Real Compa√Ī√≠a Asturiana de Minas¬Ľ. Leer el resto de la entrada »

Casi cien a√Īos de ceguera

Por Luis Arias

Aunque siempre cabr√≠a retrotraerse incluso a la antig√ľedad cl√°sica, llegando al siglo XIX, a Madame de St√§el y su periplo europeo, huyendo de Napole√≥n, que consign√≥ en un libro que fue traducido (con perd√≥n) por Aza√Īa, hubo un momento hist√≥rico en que irrumpi√≥ en el relato y en la escena de lo p√ļblico la figura del intelectual comprometido e independiente frente a algunos de los atropellos m√°s sonados que entonces se produc√≠an. Pensemos en el Zola del ¬ęcaso Deyfrus¬Ľ y, en nuestro m√°s ac√°, en el Unamuno m√°s combativo ¬ęcontra esto y aquello¬Ľ. Estamos hablando de finales del XIX, concretamente de 1898, cuando en Europa cobr√≥ auge la figura del intelectual que, fuera de torres y burbujas, comparec√≠a en la sociedad, avalado por su lucidez y soledad. Sin embargo, ¬°ay!, esa edad de oro de la intelectualidad, para el asunto que aqu√≠ nos trae, no dur√≥ mucho. Leer el resto de la entrada »

Categoría: Libros Comentarios(10) Agosto 2009

Besullo, el teatro y la escuela

Por Luis Arias

A Antonio Fern√°ndez Insuela, por su empe√Īo, desde el rigor y el entusiasmo, en poner en su sitio la obra de Casona.

Besullo y la casa de los siete balcones. El hijo m√°s notable de este pueblo no s√≥lo la inmortaliz√≥ con la obra que lleva este t√≠tulo, sino que se identific√≥ con ella hasta el extremo de convertirla en su apellido literario. Para Alejandro Rodr√≠guez √Ālvarez la casona era suya, y, sobre todo, √©l se sent√≠a de la casona, aunque no naci√≥ en ella donde estaba radicada la escuela, sino en otra casa del pueblo. Pero, en todo caso, ah√≠ est√° uno de los hitos de su producci√≥n teatral. Es ciertamente, un logro po√©tico que una edificaci√≥n tan asturiana forme parte de la n√≥mina de la mejor literatura dram√°tica del siglo XX. Y es tambi√©n, a no dudarlo, una forma de universalizar algo tan genuinamente nuestro. Leer el resto de la entrada »

Río arriba

Por Luis Arias

Una noche de √©stas, a pesar de que se anunciaban torrenciales lluvias para alg√ļn momento del d√≠a siguiente, la claridad de la Luna era espectacular. Tanto fue as√≠ que, desde el puente de Lanio, el Narcea, adem√°s de embellecerse con los resplandores lunares, parec√≠a agradecer tambi√©n la suave brisa que, se dir√≠a, empujaba sus aguas con la suavidad de un acompasado oleaje de caricias. La magia de la noche hac√≠a que el aspecto del r√≠o, seg√ļn de qu√© lado del puente se mirase, cambiara notablemente. Lo parad√≥jico del caso es que les hablo de la noche que puso fin a la aciaga temporada salmonera. Lo esperanzador, a pesar de todo, es que, al menos de momento, el r√≠o a√ļn no perdi√≥ su magia, ni su encanto. Leer el resto de la entrada »

Categoría: Bajo Nal√≥n Comentarios(9) Agosto 2009

Llanes, metafísica de lo atopadizo

Por Luis Arias

A la memoria de Fernando Vela (1888-1966), uno de los asturianos m√°s clarividentes e injustamente olvidados)

Ortega, en su libro inconcluso ¬ęLa Idea de Principio en Leibniz¬Ľ, alude a un t√©rmino asturiano: ¬ęatopadizo¬Ľ. Y dice as√≠: ¬ęEn suma, el Mundo como “resistencia”, a m√≠ me revela el mundo como “asistencia”. Si fuese s√≥lo ubmeimlich, desazonador, “infamiliar”, me hubiera ya ido, y el sentimiento de ¬ęinfamiliaridad¬Ľ o desaz√≥n, no existir√≠a si no existiese su opuesto: lo atopadizo y sazonado¬Ľ. Y a√Īade a pie de p√°gina: ¬ęEste vocablo asturiano es el √ļnico que traduce exactamente el heimilich, el gem√ľlich alem√°n y el cosy ingl√©s¬Ľ.

Pues bien, al pasear por Llanes, sobreviene el recuerdo de Fernando Vela, uno de los asturianos m√°s clarividentes y olvidados, que frecuentaba la villa en la que falleci√≥ el 6 de septiembre de 1966. Y es pertinente barruntar que pudo haber sido el propio Vela quien le hablara al maestro de Asturias y de sus vocablos. En una palabra, que el t√©rmino ¬ęatopadizo¬Ľ lo conociese Ortega a trav√©s de su disc√≠pulo. Leer el resto de la entrada »