De proleg√≥menos e inicios de campa√Īa

Por Luis Arias

Glauc√≥n: ¬ęDe este modo el hombre injusto intentar√° cometer delitos correctamente, esto es, sin ser descubierto, si quiere ser efectivamente injusto: en poco es tenido quien es sorprendido en el acto de delinquir, ya que la m√°s alta injusticia consiste en parecer justo sin serlo. (Plat√≥n. Libro II de ¬ęLa Rep√ļblica¬Ľ)

¬ęEl usurero hace prender al ratero; los vicios peque√Īos se ven a trav√©s de los andrajos; pero la p√ļrpura y el armi√Īo lo ocultan todo (…) Escucha, amigo m√≠o, te lo digo yo que tengo el poder de cerrar la boca del acusador. Ponte anteojos y, como un pol√≠tico rastrero, aparenta ver lo que no ves¬Ľ (Shakespeare. ¬ęEl rey Lear¬Ľ) Leer el resto de la entrada »

Categoría: Opini√≥n Comentarios(12) Mayo 2009

De himnos patrios

Por Luis Arias

¬ŅNo es un cruel sarcasmo que luego de tres siglos y medio de descarriado vagar, se nos proponga seguir la tradici√≥n nacional? ¬°La tradici√≥n! La realidad tradicional en Espa√Īa ha consistido precisamente en el aniquilamiento progresivo de la posibilidad Espa√Īa. No, no podemos seguir la tradici√≥n. Espa√Īol significa para m√≠ una alt√≠sima promesa que solo en casos de extrema rareza ha sido cumplida. No, no podemos seguir la tradici√≥n; todo lo contrario; tenemos que ir contra la tradici√≥n‚Ķ Lo que suele llamarse Espa√Īa no es eso, sino justamente el fracaso de eso. En un grande, doloroso incendio habr√≠amos de quemar la inerte apariencia tradicional, la Espa√Īa que ha sido, y luego, entre las cenizas bien cribadas, hallaremos como una gema iridiscente, la Espa√Īa que pudo ser. (Ortega en 1914)

‚ÄúLa angustia espa√Īola de los subnacionalismos y los separatismos no tendr√° alivio mientras los cap√≠tulos de agravios y dicterios no cedan el paso al examen estricto de c√≥mo y por qu√© fue lo acontecido. El convivir de los individuos y las colectividades se bas√≥ en Occidente en un almohadillo de cultura moral, cient√≠fica y pr√°ctica, pues en otro caso hay opresi√≥n y no convivencia. Castilla no supo inundar de cultura de ideas y cosas castellanas a Catalu√Īa, como hizo Francia con Provenza y luego con Borgo√Īa¬Ľ (Am√©rico Castro). Leer el resto de la entrada »

Categoría: Libros Comentarios(12) Mayo 2009

¬ŅNos queda la palabra?

Por Luis Arias

Apenas levantan el dedo √≠ndice; no son tiempos de solemnidades ret√≥ricas. Incurren de continuo nuestros ¬ęoradores¬Ľ parlamentarios en algo mucho m√°s socorrido: apertura de brazos y manos explicando, casi sin palabras, que lo que sucede es irremediable (bien por la fuerza de las circunstancias para quienes gobiernan, bien por la incompetencia manifiesta de los que llevan el asunto, a juicio de los que est√°n en la oposici√≥n), gesto que acompa√Īan de un forzamiento de labios, poco favorecedor est√©ticamente: toda una escenificaci√≥n que discurre por los polvorientos itinerarios de lo obvio. Y es que el dedo √≠ndice levantado propende a una parte del an√°lisis, quiz√°s a su fase final: a la conclusi√≥n. Pero, entre ellos, los hechos y el orador hab√≠a una distancia, una perspectiva que, como supo atisbar Ortega, crea el panorama. No es el caso de los tiempos que corren. Leer el resto de la entrada »

Categoría: Opini√≥n Comentarios(5) Mayo 2009

¬ŅPor qu√© recuerdo a Petra?

Por Luis Arias

La infancia hab√≠a quedado atr√°s, y ella, la osa ¬ęPetra¬Ľ, como el dinosaurio de Monterroso, todav√≠a estaba all√≠, en su jaula. Formaba parte importante de la vida de Oviedo. Se dir√≠a, incluso, que en sus gestos y movimientos no se atisbaba un pasado en el monte. Daba la impresi√≥n de que siempre hab√≠a estado en el mismo sitio, de que no hab√≠a en ella nada que indujese a pensar en atavismos anteriores, ni siquiera remotamente. Era grande y tranquila, con el aire bonach√≥n propio de los seres corpulentos que destilan ternura. Mansurrona y entra√Īable, ajena en apariencia a la expectaci√≥n que creaba entre sus visitantes. ¬ŅC√≥mo no tomarle afecto a poco que se la visitase? Verla, cuando ni√Īo, constitu√≠a una diversi√≥n. Leer el resto de la entrada »

Categoría: Bajo Nal√≥n Comentarios(6) Mayo 2009

La insoslayable omnipresencia de Cela

Por Luis Arias

Para completar la trayectoria de Cela, acaba de publicarse un libro que recoge su correspondencia con grandes escritores del exilio; entre ellos, Am√©rico Castro, Le√≥n Felipe, Corpus Barga, Mar√≠a Zambrano, Jorge Guill√©n, Emilio Prados, Luis Cernuda y Ram√≥n J. Sender. ¬°Qu√© parad√≥jico resulta en apariencia que, habi√©ndose ofrecido en su momento como delator, abriese una ventana a la literatura espa√Īola trasterrada en su revista ¬ęPapeles de Son Armadans¬Ľ! Leer el resto de la entrada »

Categoría: Libros Comentarios(8) Mayo 2009

Confesiones de un docente: de mesas y pupitres

Por Luis Arias

Qu√© decir de unos sindicatos que no se pronuncian ante los agravios que sufre el profesorado en su trabajo, cuando algunos fueron emitidos hasta en los telediarios? ¬ŅQu√© decir de unos sindicatos que, en su mayor√≠a, aceptan que el esfuerzo y la disciplina est√©n proscritos en las aulas? ¬ŅQu√© decir de unos sindicatos que no se plantean siquiera una limitaci√≥n en el tiempo para sus liberados de la tiza? ¬ŅAcaso quienes llevan a√Īos fuera de las aulas est√°n en las mejores condiciones de saber los problemas que padece el sector? ¬ŅQu√© decir, en fin, de unos sindicatos que, en el caso de Asturias, no se han preguntado por los criterios que se siguieron para los nombramientos de asesores en la Consejer√≠a de la Cosa? Leer el resto de la entrada »

Categoría: Ense√Īanza Comentarios(18) Mayo 2009