Autor del blog

¿Qué son enanos mentales?

admin (18 de abril, 2010)

Una noticia en este medio publicada se hacía eco estos días de la frase ‘Bobes advierte de que el consumo de alcohol entre jóvenes produce -enanos mentales-‘.

Habría que decir al Sr. Bobes que a la sazón no es una persona llana del pueblo dotada de una cultura media y hablando en un entorno coloquial sino todo un catedrático de Psiquiatría de la Universidad de Oviedo cuyas expresiones pueden ser publicadas en un medio público como ha ocurrido, que el lenguaje sí importa y mucho porque además de crear conciencias puede herir.

Las personas con diversidad funcional estamos un poco hartos de las expresiones coloquiales que nos minusvaloran, ridiculizan o ponen de ejemplo de inutilidad, desprecio o comicidad. Cualquier persona o medio debe evitar este tipo de expresiones pero en un Psiquiatra al que se le reconoce un mayor conocimiento de lo que supone la autoestima para los individuos, esto no es perdonable.

Expresiones como enano mental, paralítico mental, subnormal, etc… han de ser erradicadas para siempre de nuestro lenguaje.

SER O TENER: HE AQUÍ LA DIFERENCIA

admin (4 de marzo, 2010)

Reproducimos carta abierta escrita por la madre de un niño con diversidad funcional física referido a un artículo publicado en La Voz de Galicia que nos ha parecido aporta luz al debate de la semántica a la hora de eliminar barreras.

La mitad de los alumnos del colegio están en régimen interno de lunes a viernes

La mitad de los alumnos del colegio están en régimen interno de lunes a viernes

Quisiera hacer llegar mi queja y malestar por la desacertada terminología lingüística  empleada en el reportaje aparecido en su periódico el 28 de febrero, titulada La élite invisible de los colegios gallegos.

En un medio de comunicación, las formas sí importan, porque encierran unos valores determinados y en éste caso, transmiten etiquetas de incompetencias falsamente demostradas.

Como madre de niño con diversidad funcional, como maestra especialista en Pedagogía Terapéutica, y como ciudadana consciente de la sociedad a la que quiero contribuir, quisiera hacer algunas aclaraciones:

Mi hijo no “es” un paralítico cerebral: es un n-i-ñ-o, entre cuyas características, una más, está la de “tener” parálisis cerebral.

Además, le garantizo que mi hijo no “sufre” parálisis cerebral. Alberga una de las almas más ricas de cuantas he conocido: es brillante, feliz, solidario, inteligente, apasionado, luchador, honesto… Creo que se ha ganado su derecho a que se le respete y valore en función de sus características, y el hecho de que no sea modelo estándar, no le resta ni un ápice de su valía. Porque…, si el reportaje habla de alumnos distintos, ¿quiere esto decir que los otros son iguales?

El hándicap para mi hijo no proviene del hecho de desplazarse en silla de ruedas, sino de las barreras mentales y/o actitudinales que le estereotipan y le limitan como ser humano.

Quisiera también aclarar que sí tenemos un marco legislativo coherente, de rango supranacional: el articulo 24, referente a Educación, de la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad (ONU, 2006) “Los Estados Partes reconocen el derecho de las personas con discapacidad a la educación. Con miras a hacer efectivo este derecho sin discriminación y sobre la base de la igualdad de oportunidades, los Estados Partes asegurarán un sistema de educación inclusivo a todos los niveles así como la enseñanza a lo  largo de la vida“.

Los desacuerdos con la administración educativa surgen, muchas veces, porque ésta contraviene el espíritu de la ONU y los derechos adquiridos y ratificados por nuestro país.

Habla de armonización imposible. Pues bien, yo quisiera compartir  que la diversidad no sólo es un valor, sino que es armonía pura. En una sociedad justa con todos sus miembros, las mentalidades paternalistas y los barnices moralistas estarían fuera de lugar.

Mª Luz López Díaz
Portomarin (Lugo)
Miembro del Foro de Vida Independiente

LA IMPORTANCIA DE LA PALABRA

admin (28 de enero, 2010)

Portada del libro

Portada del libro

Ayer se presentó la ‘Guía para un uso no discriminatorio del Lenguaje en las Mujeres con Discapacidad‘, firmada por la Unidad de Empleo, Igualdad, Cooperación y Comunicación del Imserso compuesta a su vez por María José Pintor, Azucena Martín, Judit Belver y Sergio Arestizabal. Centro de Recuperación de Personas con Discapacidad Física (CRMF) de Salamanca y editado por Instituto de Mayores y Servicios Sociales (IMSERSO).

El trabajo comienza con una frase de la Doctora en Filología Románica Dña. Eulalia Lledo Cunil que dice “La lengua tiene un valor simbólico enorme; lo que no se nombra no existe o se le está dando el carácter de excepcional…”

Efectivamente el lenguaje condiciona pero sobre todo disculpa, modifica y cuestiona y por ello se debe prestar una especial atención al modo en que lo utilizamos. Recomendamos la lectura del trabajo que podemos bajar desde la página del CERMI en formato .PDF

Voy a reproducir otras frases que al inicio del trabajo se ponen de ejemplo:

Las mujeres con discapacidad soportan aún con más crudeza que los varones con discapacidad la persistencia de prejuicios, estereotipos e ideas recibidas, generalizados en todos los ámbitos, que distorsionan la imagen social y la percepción normalizada de este grupo humano. Por ejemplo, cuando se dice: “no tienes piernas, no puedes ser madre“.

Yo añadiría que el hombre discapacitado sobre todo cuando lo es desde la infancia, sufre el mismo tipo de conjuros en el entorno familiar. Conjuros más discapacitantes si cabe que el de la propia diversidad funcional que este sufra. Por ejemplo, de niño, mi madre, una y otra vez me repetía que nunca me casaría ni podría tener una familia. El tiempo ha demostrado que ni eso era cierto ni tenía fundamento alguno pues casé más de una vez y tuve por lo tanto más de un núcleo familiar.

Y acertadamente, en otro momento dice:

“Hay que dar la palabra a las mujeres con discapacidad, a las que tienen éxito y a las que no lo tienen, pero que trabajan todos los días por llevar una vida normalizada, acabando con su invisibilidad.”