Autor del blog

LA ONCE QUE NO PUDO SER

admin (5 de Junio, 2012)

Portada del libro

Portada del libro

Desde la infancia e incluso hasta la adolescencia sentí envidia hacia los invidentes. Como persona con diversidad funcional física, pensaba que ellos, diverso funcionales como yo, tenían más oportunidades para afrontar la vida que aquellas con las que yo contaba. Luego la experiencia y el conocimiento arrojaron otra luz y mi idea cambió radicalmente. Pronto descubrí que la ONCE era una organización cerrada y que lejos de ayudar a incorporar a sus asociados a la vida social de un modo autónomo, los hacía dependientes y dejaba indefensos e inútiles para aquello que no fuera pensar lo mínimo y vender el máximo de cupones.

Se dio sin embargo un atisbo de esperanza con la irrupción de Antonio Vicente Mosquete al frente de la organización convirtiéndose en el primer presidente democrático de la ONCE pero su vida se vio pronto truncada y en estos días se cumple el 25 aniversario de su muerte como consecuencia de uno de esos extraños accidentes, tan extraño que incluso se oyeron rumores de que alguien intencionadamente había preparado el escenario para que cayera por el hueco del ascensor.

A él le sucedieron toda una retahíla de presidentes que llevaron la organización por caminos muy alejados de su manera de pensar y más preocupados por los pelotazos, la compra de hoteles, emisoras de radios y jubilaciones millonarias que por sus propios asociados. “La ONCE que no pudo ser” es el título del libro que se ha publicado el pasado 3 a modo de biografía personal y de acontecimientos. Efectivamente, seguramente con él, se esfumó la ONCE que pudo haber sido.

PRESENTACIÓN LIBRO: ¿ESTAMOS TODOS?

admin (25 de Noviembre, 2010)

Portada del libro

Portada del libro

Presentamos un nuevo libro de José Martínez Sánchez que, no en balde, desde la portada formula una pregunta inquietante: ‘¿Estamos todos?’. Una pregunta convertida en la cuestión de cada una de sus páginas, porque el motivo fundamental de este libro lo constituye una indagación sobre los juegos y el universo de niños discapacitados que, injustamente, se ven postergados de ellos.

De cuantas frustraciones recordamos haber sufrido cuando niños ninguna tan amarga como evocar aquella ocasión en la que fuimos excluidos de participar en alguno de los juegos que iniciaban nuestros compañeros. Es cierto que la infancia puede ser cruel, pero también es cierto que nuestra obligación como padres y educadores consiste en inculcar en nuestros hijos, en nuestros alumnos, valores fundamentales como la necesidad de convivir en paz y armonía con el resto de nuestros semejantes, lograr que cada uno de nosotros acepte las diferencias de los demás como un rasgo enriquecedor de nuestra propia personalidad. Discriminar del apasionante mundo de los juegos infantiles a un niño por el hecho de ser discapacitado no sólo es una injusticia, sino una falta contra la convivencia y, ahora, tal y como nos muestra José Martínez, supone, además, desconocer las inmensas posibilidades integradoras contenidas en los juegos, desde los más simples a los más complejos.

Todos, en más de una ocasión, hemos soñado con ser niños de nuevo y recorrer los territorios de nuestra infancia repitiendo aquellos juegos que nos divertían y, en cierto modo, nos hicieron ser como somos.Tomar nuestra espada de madera y acometer contra imaginados enemigos, jugar al escondite, a las canicas; al trompo… A un paisano de José Martínez, Federico García Lorca, poeta con alma de niño, le debemos estos versos:

Señor, que me devuelva
mi alma antigua de niño,
madura de leyendas,
con el gorro de plumas
y el sable de madera.

Con este libro el autor pretende que todos los niños puedan jugar con su gorro de plumas y su sable de madera. El mismo sable de madera con el que José Martínez arremete, cual nuevo Quijote, contra molinos de viento convertidos en gigantes que se oponen a que todos los niños gocen en sus juegos.

Es cierto: no estamos todos, pero confiamos en estarlo en un futuro próximo y prometedor.

Los interesados en el libro pueden dirigirse a la EDITORIAL

SEMANA NEGRA

admin (14 de Julio, 2010)

Presentacion La Virgen Cabeza de Gabriela Cabezon Camara

Presentacion La Virgen Cabeza de Gabriela Cabezon Camara

Alambradas de obra y carpas de tela cuya trastienda apesta a orines de lo que se desprende lo insuficiente de las casetas de obra convertidas en urinarios o que la gente es, a pesar del tiempo en que vivimos, muy guarra.

Esta es la bienvenida que nos adentra al interminable y ruidoso pasillo flanqueado por puestos de frutos secos o la churrería, la pulpería, el tío-vivo, el bar, otro bar, el de los bocadillos de calamares, la cervecería, el tren de la bruja, otra cervecería, siempre toca en la tómbola de la ruleta loca afirma el charlatán mientras la música del rodeo loco anula cualquier posible conversación. Gente forma cola para comprar una papa cocida rellena e interrumpe el paso, la casa de los horrores, otra pulpería junto a un bar tropical que sirve mojitos y atonta con su música caribeña, la noria más pequeña que la que se vislumbra al fondo, la señora de los globos, el puesto de productos artesanales Made in China,  la japonesa que vende anillos y relojes de acero con diseño oriental, el africano que intenta vender sus figuras de madera igualmente fabricadas en china, las mesas repartidas sobre el césped intentando hacerse un hueco entre las fuentes de chuletas de cerdo a la brasa repartidas de cualquier manera demostrando que no se espera a Sanidad.

En esto se ha convertido lo que comenzó siendo una manifestación cultural alrededor de la novela policiaca. En un impuesto que el capitalismo impone a través del consumo a los cerebros vacíos y los estómagos caprichosos y ávidos de costillas camperas abrasadas con salsa de bote o salchichas gordas e indigestibles por estómagos sin protector y todo ello a un precio de local de lujo.

Así, cansados de dar buscar sin éxito, uno se dirige a los chicos que visten un chaleco reflectante con las letras de la organización, ¿Dónde están las carpas culturales, los libros, etc…? Si, mire, al otro lado justamente, tiene que volver y al final encontrará una pluma  grande, allí está. De pronto recordé que era cierto, otros años a la entrada exhibían, entre otras, una figura de cartón piedra de una gran estilográfica y emprendimos el camino de regreso para sufrir de nuevo la misma tortura y comprobar en lo que se ha terminado por convertir la famosa Semana Negra. Dos carpas la de encuentros y la de Moviestar con cuatro presentaciones de libros y algunos debates más unos diez puestos de libros mal dotados, mal situados y peor atendidos.

El acceso al escenario es imposible

El acceso al escenario es imposible

Atrás se fueron quedando los variados eventos culturales de antaño, exposiciones fotográficas, debates, iniciativas de todo tipo protagonizadas por ONG’s como Amnistía Internacional o Médicos del Mundo, emisoras de radio, entes culturales locales y nacionales y otras asociaciones. Aquellas interminables filas de libros de editoriales poco comunes, algunas muy pequeñas, cuyo fondo editorial solo tienes oportunidad de ojear durante estos acontecimientos. Y lo peor es que este retroceso no se ha producido de modo repentino sino paulatino, muy paulatino. Si hubiera sido solo este año lo podríamos achacar a la crisis, pero la deriva de la Semana Negra, ha sido lenta y continuada. Recuerdo los años en que participaban grandes escritores y artistas o cuando te podías parar en una cafetería a escuchar a los escritores y ojear un libro con un nivel de ruido aceptable. Todo esto solo permanece ya en el recuerdo.

Incluso la música que antaño tenía protagonismo en dos o tres escenarios con distintas manifestaciones artísticas se ha quedado reducido a una actuación económicamente permisible. Y a mayor abundamiento, el escenario está en la playa y no es accesible para usuarios de silla de ruedas como se puede comprobar en la foto.

Esto en sí mismo es muy significativo porque ocurre en una ciudad cuya Alcaldesa es del Partido Socialista y ya se sabe que los socialistas presumen de progresistas, de proteger la cultura y respetar a las minorías.

PRISIONEROS DEL CUERPO

admin (7 de Marzo, 2010)

Diversitas Ediciones presenta el libro PRISIONEROS DEL CUERPO obra  de Antonio Iañez Domínguez, Doctor en Antropología Social, Diplomado en Trabajo Social por la Universidad de Sevilla y que trabaja como docente e investigador en la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla.

La edición está financiada por la Obra Social de Caja Madrid, aunque no su distribución y, por lo tanto quien lo quiera recibir en su casa deberá solicitarlo a la editora enviando el costo en sellos de correos simplemente siguiendo las instrucciones de la página.

Portada del libro

Portada del libro

En la actualidad, el cuerpo, no solo concebido desde su base biológica sino como construcción simbólica, ocupa el centro de los debates contemporáneos, al convertirse en uno de los temas que mayor preocupación suscita. Los estudios transculturales nos dan muestras de la inexistencia de un único -y por tanto, universal- modelo corpóreo. Indudablemente, la constante preocupación por el cuerpo es más propia -y casi exclusiva- de las sociedades tecnológicamente desarrolladas. En estos contextos, son muchos los cambios sociales que han contribuido a situar al cuerpo en un lugar preponderante, pero ¿qué modelo es el que se impone?

En la búsqueda de esta uniformidad, el cuerpo pasa a convertirse en un importante elemento de desigualdad y exclusión, al mismo tiempo que de empoderamiento, en una sociedad donde los cánones y parámetros construidos sirven para clasificar a los individuos que están dentro y los que quedan al margen de la misma. Con esta investigación, he querido dirigir la mirada hacia aquellos cuerpos diferentes, marcados por el estigma de la discapacidad.

Esta obra, pretende recoger la voz de un grupo de personas con diversidad funcional física. Informantes que han relatado sus experiencias y estrategias para sobrevivir en un mundo hecho por y para aquellos que no poseen limitación funcional alguna. Personas que ven restringidas sus relaciones y que son excluidas de determinados espacios de participación social, por el simple hecho de tener un cuerpo que funciona de forma diferente; un cuerpo con el que debe llegar a entenderse y relacionarse a diario. Nos hallamos en una sociedad que se resiste a reconocer la diferencia como una característica y un derecho; una sociedad cargada de prejuicios que quiere invisibilizar lo distinto, enjuiciándolo en negativo.

Por todo ello, esta publicación, reivindicando la diferencia y la diversidad como recurso y fuente de enriquecimiento para el conjunto de la sociedad, aspira a contribuir a cambiar la imagen social que aún hoy tenemos de la diversidad funcional. Es momento de dejar de abordar esta cuestión desde ese terreno resbaladizo que discurre entre la solidaridad y el asistencialismo, para adentrarnos en el ámbito de los derechos de ciudadanía, del respeto y de la dignidad, considerando la diversidad funcional desde la perspectiva de los Derechos Humanos.

Y por ello, acudimos a La filosofía de vida independiente, convirtiéndola en eje fundamental de nuestro trabajo. Un nuevo modelo que cambia la relación tradicional que se ha establecido con las personas con diversidad funcional, dejando de concebirlas como discapacidades o patologías clínicas, para pasar a percibirlas como sujetos con derechos, con capacidades y con el protagonismo de sus propias historias.