Autor del blog

La accesibilidad como arma electoral

jesusgarcia (12 de abril, 2017)

Por enésima vez, los políticos utilizan a la prensa para hacerse reproches y lo han hecho estos días con el pretexto de la accesibilidad de las personas con movilidad reducida (PMR).

Censura Eduardo Llano

Eduardo Llano

Eduardo Llano

, concejal en el Ayuntamiento de Oviedo por el PP, al tripartito haber tardado dos años en poner en marcha unas obras urgentes y que el anterior grupo de gobierno había dejado preparadas para ejecutarse, refiriéndose más concretamente a la cota cero de los rebajes de las aceras para facilitar el tránsito de los PMR.

No seré yo quien quite la razón a Eduardo Llano que para mayor abundamiento es presidente de ASPAYM, la Asociación de Parapléjicos y Grandes Minusválidos del Principado de Asturias. Y como tal, tiene acceso al histórico de peticiones al consistorio así como de las actas de las comisiones de accesibilidad a las que asistió la asociación pues formó parte de ella. Por lo tanto, no dudo de que tiene información para dar y tomar por lo que, salvo que premeditadamente quiera confundir, sabe o debe saber de lo que habla.

Nadie dijo que fuera fácil gobernar y que hacerlo, muchas veces pasa por tener que comerse muchos sapos, pero está claro que cuando llegas tienes que trabajar y eso quiere decir, como apunta Llano, acometer las obras que estaban presupuestadas y hacerlo con celeridad.

Pero además, desde mi condición de persona con movilidad reducida, sufro por partida doble cuando los políticos utilizan como arma electoralista una necesidad para mí primordial, como es la accesibilidad . Y voy a poner ejemplos porque a veces unas imágenes concretas dicen más que mil palabras. Las sendas del Prado de la Vega, en La Corredoria, son inaccesibles desde hace 13 años que se hicieron; los pasos de las aceras de la zona de Ciudades Unidas en La Corredoria carecen de rebajes desde hace veintitantos años; en el mismo barrio, en la zona de La Malata, la mayoría de los rebajes están mal hechos y tienen más de 12 años. Y sin salir del centro hay todavía rebajes imposibles en los alrededores del hotel Reconquista que datan de mucho más tiempo.

Por lo tanto, culpar de los problemas en las aceras a los que llevan apenas dos años es tan torticero como el argumento contrario de que ya lo podían haber hecho los anteriores, que llevaban más tiempo. A cada uno lo que le toca y cuando le toca, que los políticos con excesiva frecuencia olvidan que cobran de nuestros impuestos y su obligación es trabajar pero no tirarse los tiestos a la cabeza para sacar a cambio rentabilidad electoral.

 

Escribir comentario