Autor del blog

¿HEMOS SALIDO GANANDO?

jesusgarcia (23 de Diciembre, 2014)

Caunedo presenta la nueva de los autobuses de Oviedo

Imagen nueva de los autobuses de Oviedo

O hemos salido perdiendo con los grandes cambios efectuados por el consistorio actual en lo que se refiere a movilidad urbana. Dejando al lado las quejas de vecinos en concreto de Las Campas o de La Corredoria sobre los trayectos y la duración de los mismos, vamos a centrarnos en lo general, en lo que afecta a todos y para analizarlo un poco, vamos a intentar comparar el antes y el ahora.
ANTES:

  • Estábamos fuera del Consorcio
  • Costo del viaje: 1,05 €
  • El bono de 10 viajes: 8 €
  • No caducaban los viajes
  • No se podía hacer trasbordo de autobús compensando precios aunque entre uno y otro trayecto mediara poco tiempo.
  • Solo se podía utilizar un viaje por persona. Es decir, el sistema rechazaba pagar dos viajes inmediatos.

AHORA:

  • Estamos en el Consorcio (aunque no encuentro que ventajas concretas esto nos aporta)
  • Costo del viaje: 1,20 €
  • El bono de 10 viajes: 9 € Pero caducan
  • Si adquirimos 10 viajes, caduca al mes y si transcurrido esos 30 días no se consumió se pierden porque caducan. Si compramos 20 caduca a los 2 meses y si 30 a los 3 meses.
  • El trasbordo entre autobuses “urbanos” cuyo tiempo no supere los 60 minutos, no se carga, se compensa.
  • El sistema actual permite pagar hasta 3 viajes con la misma tarjeta lo que facilita movilidad cuando se lleva a familiares.

PARA GRANDES DISCAPACITADOS:
ANTES:

  • El Ayuntamiento REGALABA 20 viajes al mes de acuerdo con la siguiente mecánica: Primero se recogía del Ayuntamiento la autorización para recargar la tarjeta y con esta autorización se acudía a las oficinas de ALSA en la Calle Uría para que la recargaran.
  • Si gastabas los 20 viajes abonados y debías seguir viajando, lo pagabas al precio de 1,05 €. Como todo el mundo.

AHORA:

  • El Ayuntamiento REGALA 20 viajes, si bien, no hay que pasar luego por las oficinas de ALSA, porque en este caso la tarjeta es personal e intransferible (incluye foto) y tanto la expide como recarga el propio Ayuntamiento.
  • Si agotáramos antes de transcurrido el mes los veinte viajes y hemos de seguir viajando tendremos que abonar 1,20 € que es el costo del trayecto.
  • La nueva tarjeta tampoco vale para pagar más que un viaje pero si permite el trasbordo que no se contabiliza si entre uno y otro trayecto transcurre menos de una hora.

Ahora son los usuarios quienes han de juzgar si hemos ganado o perdido. Personalmente creo que un buen servicio lo hay que pagar pero un colectivo urbano como el que analizamos debe estar muy subvencionado y funcionar muy bien porque de otra manera enseguida miramos hacia otras comunidades, otros países, etc…

En el caso de afectados de movilidad como yo, estamos igual, excepto por la compensación de los trasbordos, aunque el Ayuntamiento en su página web decía que a partir de los cambios los discapacitados serían dotados de una tarjeta personal que les permitiría viajar gratis, no es así, solo se le abonan 20 viajes, exactamente igual que se hacía antes. Sin embargo el costo es de 1,20 euros cuando nos sobrepasemos y tengamos que pagar. Si empezamos con el capítulo de comparaciones GIJON a los usuarios de silla de ruedas no les cobra, no importa si son ciudadanos de Gijón o no, no se les expide documentación alguna, simplemente se suben y se bajan sin justificar el viaje. En realidad en aquella ciudad se tomó esa decisión después de negociaciones con COCEMFE para evitar el problema de que las sillas se acercaran sobre todo cuando hay gente para pasar la tarjeta. En cuanto a esto aquí, te lo montas como puedas, si puedes pasar, pasas a presentar tarjeta y si no puedes o no quieres, se lo pides a cualquiera que tengas al lado. Yo personalmente no tengo problemas con esto, pero si el Ayuntamiento de Oviedo hubiera actuado igual que el de Gijón en cuanto a esto, no hubiera supuesto un gran costo y habría evitado muchas molestias de todo tipo y ya se sabe que la ausencia de molestias se convierte en expectativas de voto.

En cuanto al uso de los ciudadanos en general pienso dos cosas, que pagan bastante más que antes y que a cambio ni van más rápido, ni más limpio, ni les dan un ramo de flores cada 100 viajes, ni por Navidad les mandan bombones. En fin.

LAS CALLES SON PARA TODOS

jesusgarcia (16 de Diciembre, 2014)

Reunión del Ayuntamiento con comerciantes

Reunión del Ayuntamiento con comerciantes

Soy persona con diversidad funcional, gran discapacitado se me considera por tener la movilidad reducida y verme obligado a utilizar una silla eléctrica para desplazarme y he de manifestar respecto a la nueva ordenanza que se quiere imponer a los hosteleros en Oviedo, que estoy más de acuerdo con ellos que con el consistorio.

Caunedo ha hecho mucha sangre con este tema pero deberemos tener en cuenta también que evidentemente está preparando terreno cara a las elecciones municipales cada día más próximas. ¿Por qué pienso así? Es sencillo. Basta con responder a estas sencillas preguntas.

  • ¿Por qué las autoridades municipales permitieron a los hosteleros invadir las aceras dificultando el paso de las sillas en su día?
  • ¿Por qué permitieron igualmente el uso e implantación a veces en exclusiva, de mesas a una altura inaccesible a los usuarios de sillas de ruedas?
  • ¿Qué ocurre: antes no íbamos en silla, no se nos esperaba, o simplemente daba igual que nos jodiéramos y debiéramos irnos a otra parte a tomar la copa a la que como ciudadanos tenemos derecho?
  • ¿Dónde estaba Aspaym entonces que no puso el grito en el cielo?
  • ¿Por qué, de pronto, ahora es tan importante que podamos acceder a las mesas?

Lo cierto es que primero no se debió permitir utilizar unas mesas inaccesibles o invadir unos espacios porque eran discriminatorios tanto como lo puedan ser ahora. A partir de este momento los hosteleros se verán obligados a realizar unos gastos con los que no contaban y al final, cargan individualmente contra los “cascaos” como yo. El otro día uno me decía, “joder es que parece que nunca tenéis bastante, terminaremos por teneros que invitar para que estéis contentos”.

Aspaym no ha sido un interlocutor válido en este caso ni en otros, es evidente que a las autoridades les viene bien tratar con ellos porque son domables pero acaso las autoridades se deberían plantear también que los dirigentes de la asociación sufren las consecuencias de la perpetuación en el poder no sin controversia como puede verse en páginas que todavía siguen visibles en internet: “El faro de Aspaym

Pero afirmo que esta nueva normativa que tanto se airea tiene ciertos tintes electoralistas porque hay otras cosas mucho más importantes que la ordenanza de terrazas como es que la mayoría de los establecimientos y no solo hosteleros no son accesibles a las sillas de ruedas, carecen de aseos adaptados, y la mayoría no respetan la normativa europea de no discriminación hacia las personas con discapacidad.

Así mismo hay dependencias municipales todavía no accesibles lo que es más grave aún y otras nacionales como la tan denunciada por mí oficina oficial de tráfico en Oviedo que cuenta con tres escaleras. Y ni el Principado, ni el Ayuntamiento (que podría obligar por normativa de accesibilidad a realizar la obra correspondiente), ni Aspaym (porque evidentemente no va a sacar nada a cambio) mueve ficha al respecto. Nunca vi. a Aspaym montar un pollo por tal circunstancia.

Por último decir, que el pueblo suele dejarse engañar pero eso no quiere decir que sea tonto y además la guarda.