El padre de un niño con autismo reclama una educación no segregada de su hijo ante la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía

admin (12 de Febrero, 2011)

SOLCOM apoya las acciones por la escolarización sin segregación de un niño en San Fernando (Cádiz)

La asociación SOLCOM, una entidad creada para la defensa de los derechos humanos de las personas discriminadas por su diversidad funcional (discapacidad), apoya y apoyará la lucha de José Félix del Río, un isleño que se encuentra metido en tribunales para luchar contra la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía.

José Félix tiene un hijo autista de seis años y quería que repitiera curso ante la posibilidad voluntaria con la que cuentan los padres de niños con diversidad funcional, ya que el salto a primaria significaba que su hijo tenía que marcharse a un aula especial de otro colegio. Se enteró del traslado en la calle y una vez que no le dejaron echar la matrícula. Ante las negativas que encontraba, se fue al juzgado.

Mientras se solucionaba el asunto, el niño permaneció en el hogar, hasta que el juez dictó un auto por el que el niño debía ser obligado a acudir a un centro de educación segregada.

SOLCOM denuncia la situación ilegal y la violación de derechos humanos que supone este tipo de prácticas. En su informe 2010 ‘Derechos Humanos en España. Violaciones en España de la Convención sobre los derechos humanos de las personas con discapacidad (diversidad funcional) de la ONU’, se recogen más de 50 casos de este tipo por toda España.

SOLCOM hace hincapié en que en España está vigente la mencionada Convención desde hace más de dos años y que ésta supone un cambio radical en la visión y políticas relacionadas con la diversidad funcional (discapacidad). Los niños con autismo ya no deben ser considerados y tratados como enfermos, sino como ciudadanos discriminados por su diferencia. Un cambio de visión que ya ha ocurrido con otros colectivos, como el de gays, lesbianas y transexuales.

SOLCOM plantea la siguiente reflexión: si nadie se atrevería a segregar en la educación a personas de diferente orientación sexual, ¿por qué hacerlo con otros niños diferentes? Por otro lado SOLCOM recuerda que la Constitución define como objetivo prioritario de la educación ‘el pleno desarrollo de la personalidad humana en el respeto a los principios democráticos de convivencia y a los derechos y libertades fundamentales‘. Este objetivo no se puede conseguir segregando a los niños desde la infancia.

GUETARIZACIÓN ESCOLAR

admin (6 de Febrero, 2011)

La fachada del centro de Educacion Especial Proa, situado en la avenida de la Constitucion.

La fachada del centro de Educacion Especial Proa, situado en la avenida de la Constitucion.

La escolarización de niños en centros de educación especial contraviene uno de los Mandatos de las Naciones Unidas que forma parte de la Convención de los Derechos Humanos de las Personas con Discapacidad ratificada por el Gobierno de España.

En dicho mandato la Convención obliga a la educación inclusiva como único método integrador para los niños con diversidad funcional. Sin embargo y de modo sistemático los distintos responsables de educación de prácticamente toda España pero que de modo continuado viene ocurriendo en Extremadura, sacan los niños de las escuelas a las que correspondería acudir y los derivan hacia centros de ‘guetarización escolar’, que se esconden bajo el nombre de centros escolares o de formación especial, segregándolos sigilosa y peligrosamente utilizando como argumento para hacerlo el interés superior del menor algo que supone seguir manteniendo el modelo ‘médico-rehabilitador’ y discriminador frente al solidario e integrador recomendado internacionalmente.

ELENA SE QUEDA SIN SU COLEGIO

admin (5 de Febrero, 2011)

comiendo con su madre.

Una imagen que muestrala autonomia y felicidad de Elena: comiendo con su madre.

En infantil, Elena compaginaba el colegio público ordinario con un aula de apoyo para niños autistas, pero al pasar a Primaria, la Junta de Extremadura la ha matriculado en un centro de educación especial sin el consentimiento de sus padres.

Elena llora cada mañana cuando ve a los niños con sus carteras yendo al colegio. No entiende por qué ella no puede entrar en su cole y sus compañeros sí‘, cuenta Ana Belén Salas, madre de Elena Pérez, una niña extremeña de seis años que sufre trastorno del espectro autista. Desde los tres años, Elena acudía dos días por semana a clases en un colegio público ordinario y los tres restantes, al Donoso Cortés, único centro público en Cáceres que cuenta con un aula estable con profesionales que atienden a niños con estos problemas.

Pero este curso, la Consejería de Educación de Extremadura matriculó a la pequeña en el Centro de Educación Especial Proa contra la voluntad de sus padres que desean mantener el modelo educativo inclusivo en el Donoso Cortés y que ‘la niña se integre lo más posible en la sociedad‘, declara Ana Belén. La madre añade: ‘Solo tiene seis años; no se le pueden cerrar ya todas las puertas. Además, está mejorando mucho‘. Los padres de Elena han demandado a la Administración por coaccionarles y escolarizar a su hija en un centro que ellos no han elegido.

Reportaje completo en Interviú.