Activar el futuro

Por Jaime Luis Martín (30 de Diciembre, 2010)

El año que termina no ha sido bueno para la cultura. El anuncio por parte de la mayoría de las administraciones publicas de bajar los presupuestos culturales y la situación gélida o ya con claros signo de hipotermia en la que se encuentran gran parte de los museos y centros culturales resulta realmente preocupante. Daniel Castillejo reflexionaba en un reciente artículo titulado «Cultura o barbarie» sobre la crisis económica y como afecta al mundo del arte en particular y a la cultura en general que, a pesar de ser un sector que aporta el 3,07 del PIB superior al energético (2,56) está sufriendo con enorme virulencia el impacto de las políticas extremistas del mercado que arrasan con todo, entre otros motivos porque todavía se considera la cultura un adorno, una nada, humo, algo prescindible cuando se produce el primer revés económico.

El artículo se hace eco de los anunciados cierres de la Fundación José Guerrero y Chillida Leku y los golpes mortales que están recibiendo numerosas galerías, revistas y pequeños museos, además de actores y agentes culturales que trabajan en condiciones cada vez más precarias. «La pérdida de musculatura de la cultura -escribe Castillejo- nos acerca al extrañamiento del Tiempo Histórico y a la ausencia de conciencia histórica» y nos aproxima peligrosamente a la barbarie. El texto nos sitúa ante una realidad que deja poco espacio para el optimismo y se extiende como un desierto cubriendo de arena y olvido los sueños, idealismos y utopías. Va calando, sin que exista el paraguas de una alternativa, la idea de un pensamiento único que se empeña en la desregulación del mercado para realizar, como a principios del siglo XX, las mayores atrocidades con total impunidad.

Y aunque, ciertamente, la comarca avilesina mantiene una presencia cultural que deberá ser impulsada por las infraestructuras en construcción, que estarán plenamente operativas el próximo año, no cabe duda de que la crisis afectará a su gestión. En todo caso, en el año que ya termina, en la Casa municipal de Cultura de Avilés, que apuesta por valores emergentes, han destacado las exposiciones de María Castellanos, Manu Griñón, la Muestra de Artes Plásticas del Principado de Asturias, Valle Baranda y Víctor Garrido. En el Centro Municipal de Arte y Exposiciones (CMAE) cabe mencionar la didáctica muestra dedicada a la alfarería femenina, la obra gráfica de Salvador Dalí y el siempre polémico Takashi Murakami. En la galería Octógono tuvieron interés las exposiciones de Benjamín Menéndez, Julio Cuadrado, Jesús Ángel y Jaime Rodríguez. En la galería Amaga destacaron las propuestas pictóricas de Ana Fuente, Rielo y Ramón Rodríguez. En la sala Cajastur ha sobresalido el XLI Certamen Nacional de Arte de Luarca, recayendo el premio del Ayuntamiento de Valdés en María Braña y el premio Cajastur en Jacobo de la Peña «Israel».

Por otra parte señalar la presencia de Carlos Coronas en la muestra «Fiat Lux. Creación e iluminación» en el MACUF, Rebeca Menéndez en la galería Espacio Líquido, Nacho Suárez en la Sala Borrón, Cristina Cuesta en la galería Gema Llamazares y Juan Fernández en la galería Guillermina Caicoya, Blanca Prendes y Daniel Romero en la muestra Arenas Movedizas que tuvo lugar en las antiguas cocinas de Laboral Ciudad de la Cultura, en cuyo Centro de Arte se pudieron ver dos de la mejores exposiciones organizadas en Asturias, «Pasajes. Viaje por el híper-espacio» y «Feedforward. El ángel de la Historia» sobre la que planeaba la visión, tan actual, de Walter Benjamin, de un pasado en ruinas a causa de los dominadores y un futuro atormentado y sin historia política. Ante este panorama solo puedo esperar que el año 2011 nos traiga menos conformismo y nuevas estrategias para activar culturalmente el futuro.

Categoría: General | Comentarios(0) | Diciembre 2010 |

Trabajar a tientas

Por Jaime Luis Martín (15 de Diciembre, 2010)

Rodrigo Martín
Cerca, trova (Busca, encuentra)
Pinturas y dibujos
Del de 2 al 30 de Diciembre
Casa Municipal de Cultura de Avilés

Pintar en estos tiempos en los que se habla de la imposibilidad de la pintura supone adoptar un tono discursivo que asuma la crisis en la que se ha instalado la pintura y, en consecuencia, trae una nueva hoja de ruta con el fin de incorporarla, de nuevo, al relato histórico del que ha quedado excluida. En este sentido, Rodrigo Martín (Langreo, 1986), licenciado en Bellas Artes por la Universidad de Barcelona y miembro del grupo de pintores DIP, con numerosas exposiciones colectivas e individuales en Asturias y Barcelona, no es ajeno ni a estas reflexiones ni al legado pictórico que resuena en muchas de sus obras, cercanas al expresionismo abstracto y contaminadas del ideario de Greenberg: «un tipo de pintura más liso que cualquier cosa que hubiera presenciado el arte occidental desde antes de Cimabue: tan liso, en realidad, que difícilmente podría encerrar imágenes reconocibles». Aunque, ciertamente, aparecen impurezas en este ideal y asoma lo visible entre el gesto y los trazos. En algunas de sus obras alude a diversas figuras -el propio artista emplea títulos como «Silla frente al muelle» o «Sombra de cubos»- pero el tono predominante es la abstracción que refleja el contenido emocional de la experiencia.

En su obra, en la que se puede rastrear influencias desde Luis Fega a la caligrafía china, se producen tensiones entre el orden y el azar, entre el control y el impulso del gesto, entre lo cerrado y lo abierto, entre lo geométrico y lo gestual. Buscando un equilibrio Rodrigo Martín se adentra en un territorio compositivo en el que diversas franjas negras, a modo de fronteras, tensan la estructura o delimitan los campos de color. Y si los trazos negros recorren el cuadro convirtiéndose en algo distintivo de estos trabajos, el color rojo domina la escena produciendo momentos de gran intensidad y sirviendo de contrapeso a esas masas de oscuridad. No se trata de pintar como podría hacerlo un esquiador deslizándose sobre la nieve sino de golpear el blanco a cada gesto produciendo una especie de poética convulsiva, convirtiendo el lienzo en un campo de batalla que palpita a cada pincelada.

Aunque no debería preocuparnos el significado de estas obras sino su sentido, estas pinturas pueden entenderse, también, como paisajes, pensados no de forma descriptivo sino evocadora, como espacios acotados. De hecho la serie fue concebida después de recorrer y documentar fotográficamente algunos lugares en Asturias.

Rodrigo Martín busca un camino para afrontar la práctica de la pintura en la actualidad y se encuentra con un pasado opulento y un futuro incierto. Tal vez por eso sea más necesario que nunca que el pintor revuelva en la oscuridad, trabaje a tientas.

Categoría: General | Comentarios desactivados en Trabajar a tientas Diciembre 2010 |

Deambular por el hiperespacio

Por Jaime Luis Martín (9 de Diciembre, 2010)

Pasajes. Viajes por el híper-espacio
Laboral Centro de Arte y Creación industrial
Hasta el 23 de Febrero

La presentación en Gijón de una selección de obras pertenecientes a la colección Thyssen-Bornemisza Art Contemporany (T-B A21), propiedad de Francesca von Habsburg, hija del barón de Thyssen, supone un acontecimiento artístico de primer orden, tanto por la cuidada elección de artistas y de piezas como por la concepción de la muestra: llevar al espectador a una experiencia diferente, un experimento visual que lo transforme, mientras divaga por un paisaje tanto mental como físico. En este sentido, los comisarios -Daniela Zyman y Benjamin Weil- han sabido articular un discurso que piensa el arte como un pasaje a una nueva dimensión, cuestionando las cualidades de permanencia, continuidad o estabilidad del espacio. Vivimos en una realidad cambiante e impredecible, en la que se mezcla lo real y lo virtual, de una enorme complejidad, que cada vez más difícil cartografiar y en la que resulta, prácticamente, imposible ubicarnos. La exposición fomenta un diálogo entre la arquitectura del centro de arte y las obras, y «no ofrece -según señala la comisaria- un montaje jerárquico, ni una posición desde la que abarcarlo todo, ni un itinerario ideal, es más bien una invitación a la exploración errante, a la investigación calidoscópica».

El recorrido por la muestra se inicia con unas enormes esculturas de luz que evocan las columnas de los templos griegos de Cerith Wyn Evans, para, posteriormente, adentrarnos en las piezas de Jeppe Hein y Olafur Eliasson que reclaman la participación del espectador, mediante una bola que rueda sin rumbo presentando nuevas imágenes del espacio o mediante un juego de luces que, al pasar por delante, proyectan sobre una pared blanca sombras coloreadas. En esta vagar sin rumbo destaca la misteriosa y magnífica pieza «Frío estudio del desastre» del colectivo «Los Carpinteros», recreación tridimensional de una fotografía que representa el estallido de un muro; la impresionante escultura de Ernesto Neto, que tanto recuerda un entorno arquitectónico como formas orgánicas, la singular columna de Ai Weiwei con las lágrimas de cristal realizadas a mano creando un ambiente visual sorprendente que aúna pasado y presente, la instalación de Pipilotti Rist, un festín para los sentidos donde se desvanecen los límites entre realidad y ficción, la pasarela rodeada por anillos repletos de bombillas de Carsten Höller, la excelente pieza de Doug Aitken, un laberinto de espejos que fragmentan y reconfiguran el espacio, como, también, resulta laberíntica la obra de Monika Sosnowska, un entramado de habitaciones que lleva al absurdo la política de vivienda en la Polonia de los años sesenta.

El video de Sergio Prego, en el que el artista registra un momento plástico desde diversos ángulos de visión, convive con la obra «Super-Noi», de Maurizio Cattelan, una serie de retratos del propio artista realizados por un dibujante policial a partir de las descripciones de amigos y conocidos de Cattelan. El trabajo de Carsten Nicolai experimenta con el sonido transformándolo en material pictórico audible mientras que Florian Hecker manipula el sonido para cuestionar la percepción espacial. La obra «Telephone» de la pareja Janet Cardiff y George Bures Miller se encuentra muy próxima a la performance, mientras que la propuesta de Michael Elmgreen y Ingar Dragset cuestiona, con ironía, las percepciones más básicas. La danza de un foco que recorre una barra de metal, obra de Olaf Nicolai, la manipulación de las imágenes de la televisión y el cine de Paul Pfeiffer y las composiciones videográficas, entre las formas orgánicas y las artificiales de Haluk Akakce, cierran este recorrido por una de las exposiciones más sobresalientes de las realizadas hasta el momento por Laboral. Un viaje por un archipiélago de conceptos y de formas que a nadie dejara indiferente.

Categoría: General | Comentarios(0) | Diciembre 2010 |

De premios y jurados

Por Jaime Luis Martín (1 de Diciembre, 2010)

XLI Certamen Nacional de Arte de Luarca
Del 12 de Noviembre al 11 de Diciembre
Sala Cultural Cajastur
Alfonso VII, 2
Avilés

El Certamen Nacional de Arte de Luarca ha entrado en su madurez, superados los cuarenta años de existencia, con un bagaje histórico francamente favorable, y si bien parte de su éxito radica en su apuesta por valores de contemporaneidad plástica, no estaría de más que se fuera adaptando a estos tiempos y asumiera el código de «buenas prácticas», al igual que el resto de los concursos, en lo referente al nombramiento del jurado, pues, sin cuestionar su valía, parece deseable evitar designaciones a perpetuidad y aconsejable consultar a las asociaciones profesionales de artes visuales. Esto permitiría entrar en el juego a los diferentes intereses estéticos que conforman la complejidad artística actual. Por otra parte, los jurados deberían explicar, con suficiente claridad, los criterios seguidos para tomar unas decisiones que excluyen, por ejemplo, propuestas de interés en las que están trabajando jóvenes artistas y, sin embargo, admiten otras que resultan totalmente anacrónicas, creando una indudable confusión en un momento, como señala Elena Vozmediano, en que «los premios trasladan una visión y una valoración de las artes y tienen una incidencia tal vez mayor de lo que pensamos en la percepción social de éste». Y más cuando se trata de una premio tan arraigado en Asturias como el Certamen Nacional de Arte de Luarca.

Al margen de estas reflexiones cabe señalar que en la presente edición se han presentado ciento cincuenta propuestas quedando seleccionadas treinta y dos. El Premio del Ayuntamiento de Valdés recayó en la obra «Diálogos con Euler» de María Braña, una impresión digital sobre vinilo que busca referencias conceptuales en el matemático suizo Leonhard Euler y estéticas en las primeras vanguardias, con los «Prounen» de El Lissitzky como inspiradores de este trabajo que juega a construir con la pintura un universo equilibrado. El premio Cajastur se otorgó a la obra «Duermevela» de Jacobo de la Peña «Israel» que continua en la línea de sus últimas creaciones: potenciación de la mancha y esencialidad cromática, lo que le permite obtener resultados de una indudable rotundidad.

Entre los seleccionados cabe destacar la propuesta fotográfica de Iñigo Calles que deriva hacia lo pictórico, las «Vanitas II» de Nacho Suárez, un trabajo en el que dialogan distintos lenguajes tratando de romper la pureza estética y la homogeneización de la imagen, la «Barricada» de Cristina Fernández Box, a medio camino entre la escultura, la fotografía y la instalación; la fiesta cromática de Ana de la Fuente, la alegría pictórica de Mario Cervero y el barrido visual de Esther Cuesta. El resto de artistas seleccionados son: Cabrial, Otty Pérez Laspra, Mar Allende, Barrial, Luis Medina, Jiménez, Lola Berenguer, Luis Repiso, Mar Vidal, Paz Banciella, Federico Granell, Patu Inclán, Isabel Marqués, Pilar Martín, Day, Javier Bejarano, Ramón Moreno, Yayo, Román, A. Cambeiro, Fernanda Álvarez, Luis Melón, Alberto Cortés y Paco Vila Guillén.

Como sucede, año tras año, la sala de Cajastur solo puede acoger, por razones de espacio, una parte de la muestra, pero, a pesar de estos inconvenientes, el Certamen de Arte de Luarca sigue teniendo un indudable atractivo.

Categoría: General | Comentarios(0) | Diciembre 2010 |