Geografías invisibles

Por Jaime Luis Martín (17 de noviembre, 2010)

Víctor Garrido
Shanghái: Lost Identity
Fotografías
Del 5 al 30 de Noviembre
Casa Municipal de Cultura de Avilés

Las fotografías de Víctor Garrido (Valdés, 1979), titulado como técnico superior de imagen en el Centro de Estudios del Vídeo (CEV) de Madrid, nos sitúan ante el tsunami urbanizador que sufre Shanghai, un fenómeno que arrasa la ciudad histórica para dar paso a un conglomerado de edificaciones que han borrado cualquier signo de identidad y anulado el más mínimo atisbo de un espíritu urbano. Todo ello como consecuencia de un liberalismo extremo que arremete contra la planificación, muestra su peor cara cuando se reivindica la necesaria distribución de la riqueza y le resulta indiferente la cohesión social. «Es lógico -señala Antonio Alonso de la Torre en los “Pápeles Plástica”- que los lugares cambien de identidad, que de modo borroso fluyan hacia otra cosa, pero no por ello deben llegar a convertirse en ningún sitio». Pero la emergencia de la ciudad, con un desarrollo agresivo, ha propiciado un urbanismo reaccionario que anula la memoria colectiva, sustituyéndola por una memoria institucional, una memoria propagandística, que se proyecta hacia el futuro, sin rastro del pasado, pero siguiendo las huellas que deja a su paso un capitalismo salvaje.

Pero esta serie, premiada en Culturalaquí 2009 por el Instituto Asturiano de la Juventud y expuesta previamente en la Sala Álvaro Delgado de Luarca (2009) y en la Sala Borrón (2010), puede verse, también, como una mirada de fuera hacia dentro. Shanghai es un caso extremo, pero cada vez con más frecuencia se reproduce este modelo, contaminando el discurso urbanístico y afectando, incluso, a algunas de nuestras ciudades, con políticas que priman lo especulativo y lo ornamental, que son fácilmente seducidas por una arquitectura de prestigio, autista, sin posibilidad de un diálogo con el entorno, y que tematizan el espacio, buscando favorecer el consumo, con pretendidas singularidades insostenibles, cuando, tal vez, se precise aprovechar los valores diferentes y emocionales de lo local. Ninguna transformación política será posible mientras no propicie un cambio en la concepción del espacio y se favorezcan resistencias y flujos capaces de elaborar un discurso crítico que cuestione la realidad.

Las fotografías de Víctor Garrido nos muestran una ciudad que ha sido alterada como consecuencia de una aceleración que ha dejado atrás su historia o la ha vuelto irreconocible, que ha sufrido un proceso de homogenización cultural, una ciudad donde se intensifica el control excluyendo a quienes rechazan los valores ideológicos imperantes, una ciudad que difumina lo público y enaltece lo privado. La intención de Garrido no es mostrarnos una Shanghai de postal, ni documentar su calles o las fachadas de los grandes edificios sino situarse «en medio», en lo residual, en lo que carece de visibilidad, en territorios dialécticos, como sucede en la imagen en la que un hombre se encuentra sentado sobre un montón de escombros, de casas en ruinas, mientras al fondo, próximo, se erige un paisaje de rascacielos. En esta serie Víctor recorre la ciudad con una mirada fragmentada que, sin embargo, ha creado un entramado coherente que refleja un urbanismo concebido a medida de las necesidades capitalistas. Un proyecto, sin duda, de lo más interesante que incorpora las geografías invisibles y representa un punto de resistencia sobre la que construir otro urbanismo, otra arquitectura, más comprensible, más política e interesada por servir a lo colectivo.

Categoría: General | Comentarios(0) | noviembre 2010 |

Escribir comentario