Paisaje sin identidad

Por Jaime Luis Martín (30 de Abril, 2009)

2009-05-07_img_2009-04-30_020116__2027184.jpg
Pablo Hugo Rozada
Stop
Pintura
Del 17 de Abril al 9 de Mayo
Galería Octógono

El paisaje urbano se ha convertido en un género frecuentemente transitado por el arte contemporáneo. Y tanto la fotografía como la pintura se han acercado a la ciudad intentando desentrañar, en unos casos, su grandeza vinculada a la civilización y, en otros, las miserias que arrastran las metrópolis modernas, con continuos desgarramientos y tensiones del territorio; producidos, en la mayoría de las ocasiones, por el desarrollo y la especulación. En este sentido la ciudad se ha visto desbordada por un dramático crecimiento y una homogeneización que ha transformado todas las ciudades en parecidas, quedando tan sólo el centro histórico, un lugar acotado y ocupado por las grandes firmas comerciales y financieras, como algo diferenciado, pero sólo al alcance de unos pocos pudientes. Más allá, en los barrios periféricos se erigen grandes masas de edificios anodinos, un paisaje que se repite en todos los lugares, sin que ya podamos diferenciarlos. 


Este paisaje sin identidad inspira los últimos trabajos de Pablo Hugo Rozada (Pola de Siero, 1964), de formación autodidacta, aunque vinculado con el arte desde su niñez, a través del taller de forja de su padre, el escultor y también pintor Constantino Rozada Castro. Pablo, además, ha cursado la especialidad de Alfarería-Ceramista en la Escuela Municipal de Cerámica de Avilés, con la que colabora impartiendo clases y talleres especializados. Desde 1993 ha venido manteniendo una intensa actividad plástica participando en numerosas exposiciones individuales y colectivas, en su doble faceta de pintor y ceramista. Su labor se ha visto recompensada con la selección en diversos premios de pintura y escultura, caso de la Bienal de la Carbonera (2006) y el III Certamen Nacional Casimiro Baragaño(2007). 



Sus recientes pinturas se centran en las arquitecturas urbanas impersonales que se revelan silenciosas e indeterminadas, salpicadas por ciertos hitos, asociados a la cultura ciudadana, como el semáforo -de indudable fuerza expresiva reforzada por la potencia del color- que, en estas imágenes, alcanza un gran protagonismo, erigiéndose en un elemento fundamental de la exposición y funcionando como metáfora de la necesidad de regular y repensar la ciudad. 



En estas obras la influencia del pop se deja notar, pero también esta presente el racionalismo en el tratamiento de los edificios, definidos por volúmenes geométricos y fríos, despojados de cualquier ornamentación. En ocasiones esta arquitectura se presenta fragmentada, aislada, desprovista de toda belleza, potenciando la idea de seriación. El artista transmite una idea de la metrópoli moderna como una máquina deshumanizada -la figura humana se encuentra ausente de toda la serie- y sin concesiones a lo evocativo. Pero, en algunas pinturas, un destello en las ventanas o un momento cromático más intenso, consiguen romper el ritmo e introducir alguna nota lírica. 


El conjunto presenta un panorama que ya no responde a la concepción romántica del paisaje sino más bien a situarnos en un lugar atemporal, sin historia, una ciudad que «impone -como escribió Jorge Luis Borges- el deber terrible de la esperanza».


Categoría: General | Comentarios(0) | Abril 2009 |

Industrias culturales

Por Jaime Luis Martín (26 de Abril, 2009)

El pasado 23 de Abril se presentó el Libro Blanco de las Industrias Culturales del Principado de Asturias, dirigido por Xavier Marcé. La iniciativa “nace de la necesidad de realizar una radiografía de las distintas actividades que conforman la cultura como sector económico. Y nace con la intención de conocer y poner en común cada actividad cultural desarrollada en la Comunidad Autónoma: audiovisual, videojuegos, música, editorial, artes ” .
En este sentido, el Libro Blanco, en relación a las artes visuales destaca la labor de la Asociación de Artes Visuales de Asturias (AAVA), hace referencia a la Escuela Superior de Arte de Asturias y Escuela de Arte de Oviedo, menciona los Museos más significativos, subraya el impulso que ha significado para las artes visuales asturianas la presencia de Laboral Centro de Arte y Creación Industrial y señala la escasez de Galerías como una de las causas principales de la visibilidad de los artistas asturianos.
Aunque no se manejan cifras económicas específicas para el sector y la radiografía del mismo es bastante anoréxica, sus dificultades parecen compartidas con otros sectores de la industria cultural asturiana. El reducido tamaño de las empresas, el escaso músculo financiero de las mismas y la poca profesionalidad, conllevan dificultades para acceder a mercados supralocales, poca capacidad de innovar y escasez de reconocimiento. El informe apunta como soluciones, entre otras medidas, la profesionalidad del sector, la capacidad de innovación en productos y procesos, la visibilidad en el ámbito de la actividad y la necesidad de cooperación interdisciplinar.
Por otra parte, el documento refleja una elevada concentración de empresas culturales asturianas operando en el mercado local y un reducido número con capacidad para explorar mercados nacionales e internacionales. Se destaca el alto grado de creatividad de las empresas asturianas, aunque se denuncia la escasa visión industrial del sector cultural, y se reconoce la importancia creciente de las tecnologías de la información y de la comunicación (TIC) y su significativa presencia en Asturias, representando una oportunidad para las industrias culturales.
Ciertamente, resultan muy positivas este tipo de iniciativas que permiten radiografiar la industria cultural asturiana, acercándonos al cumplimiento de los objetivos de la Agenda de Lisboa y siguiendo la senda marcada por el Ministerio de Cultura, que ha elaborado un Plan de Fomento de las Industrias Culturales que se puede consultar en esta página. Pero el Gobierno del Principado de Asturias debe marcar unos objetivos alcanzables y además de las ayudas ya existentes -en muchos casos insuficientes- poner en marcha nuevas iniciativas, algunas ya apuntadas en el informe, como vertebrar el sector e impulsar una oferta cultural diversificada y de calidad.

Categoría: General | Comentarios(4) | Abril 2009 |

Nel Amaro en la Sala Lai

Por Jaime Luis Martín (20 de Abril, 2009)

nel_amaro_y_pulgu.jpg
Nel Amaro llevará a cabo el 24 de abril, a las 8 de la tarde, la acción Arquitecturas sonoras de Implantación Preventiva en la Sala Lai en Gijón. La acción, con una duración aproximada de diez minutos, reflexiona sobre el empleo del arte moderno y especialmente de la música para torturar, como ha sucedido en el Chile de Pinochet y más recientemente en Guantánamo.

La Sala Lai, situada en el número 21 de la calle Rosario en el barrio de la Soledad en Cimadevilla, es una ventana a la que asomarse para descubrir como se pueden hacer las cosas de otra manera: con pocos recursos y mucho entusiasmo. Este singular espacio abierto al riesgo y a la experimentación se encuentra impulsado por Begoña Muñoz que ha sabido convertirlo en un lugar de investigación, divulgación y encuentro entre artistas. Por esta singular sala han pasado artistas como Ernesto Coro, Alfredo Colunga, Kaso, Ricardo Mojardín, Rocío Pinín, Juan José Pulgar, Jaime Rodríguez, Amalia R. Ulman, entre otros muchos. Para ampliar la información se puede visitar la página http://www.luzernario.org

Categoría: General | Comentarios(0) | Abril 2009 |

Contar historias

Por Jaime Luis Martín (15 de Abril, 2009)

2009-04-22_img_2009-04-15_014055__1924699.jpg
Helena Toraño
Lógica ilógica
Pinturas
Del 2 al 30 de Abril
Casa Municipal de Cultura de Avilés

La pintura de Helena Toraño (Llanes, 1984) sitúa en escena, de una forma muy controlada, ciertos aspectos oníricos que junto con imágenes de procedencia pop y retales expresionistas aparecen mezclados sin un orden jerárquico, en un intento por recomponer una dramaturgia contemporánea. Esta joven artista licenciada en 2007 en Bellas Artes -especialidad de pintura- comenzó a exponer en 2003 al obtener el tercer premio de «Mujeres Artistas del Oriente de Asturias». Al año siguiente recibió el primer premio del mencionado certamen y fue seleccionada en la exposición colectiva «Comida rápida, digestión lenta» que se llevó a cabo en la Sala de Cultura de Baracaldo. Realizó su primera exposición individual en 2009 en la Casa de Cultura de Infiesto. 


En su obra se combinan fragmentos fotográficos y pictóricos, un «collage» narrativo que le permite exhibir sus preocupaciones temáticas y estéticas. En este puzzle se fusionan diferentes elementos, desde la ola de Hokusai a un retrato de Woody Allen, desde las pirámides de Egipto a un chiringuito de playa, sin que las figuras guarden ningún orden de escala ni mantengan relaciones de proximidad, más bien descontextualizadas componen asociaciones sorprendentes, cargadas de ironía o sencillamente surrealistas. Estas construcciones asociativas que caracterizan los trabajos de Helena Toraño buscan despertarnos de un cierto adormecimiento, provocando y produciendo, con diversos materiales reciclados un nuevo sentido narrativo. 



De estas intenciones participan, también, los diferentes personajes protagonistas de sus cuadros, situados fuera de contexto y atrapados en una irrealidad, que, sin embargo, parecen reconocer y con la que interactúan con una cierta lógica idealista. En estas imágenes está presente una tensión compositiva, consecuencia de romper la visión única del cuadro y descomponerla en diversos planos, apostando por el montaje como fuerza creativa y transformadora. El cómic, los medios impresos, la fotografía y el cine tienen cabida en esta estructura que refleja la vida que llevamos, bombardeada por los «media», inmersos en un desorden visual que condiciona nuestra manera de percibir el entorno. En este sentido su pintura trata de aproximarse a la cotidianeidad, intentando relacionar elementos aparentemente inconexos, otorgándoles una carga simbólica y un impulso crítico. 


El elemento pictórico se caracteriza por unos colores brillantes y vibrantes, deudores de la década de los sesenta y un tratamiento descuidado como consecuencia del trabajo directo sobre la tela que otorga a sus cuadros una singular frescura, alejándolos de cualquier agarrotamiento compositivo. Pero el poder de estas pinturas no reside tanto en sus aspectos formales como en aquellas herramientas que le permiten conectar con las narraciones actuales, atrayendo nuestra atención mediante un delirante cruce de materiales, imágenes y fetichismos. Con esta personal visión la artista alcanza momentos de fuerza, dejando de lado cualquier simpleza y apostando, sin dejar al margen la experiencia estética, por una pintura que cuenta historias.


Categoría: General | Comentarios(0) | Abril 2009 |

Aniversario con dibujos

Por Jaime Luis Martín (5 de Abril, 2009)

thespanishrevolution.jpg
Cuando se cumple el segundo aniversario de Laboral Centro de Arte siguen estando presentes los problemas que arrastra desde sus inicios –la carencia de anclajes en el territorio y la fuerte contestación desde amplios sectores artísticos y sociales-, pero además el cumpleaños ha traido una preocupante indefinición del proyecto. Se nos vendió que el objetivo de Laboral era convertirse en un Centro de «referencia internacional en arte, ciencia y nuevas tecnologías, mediante producciones altamente cualificadas» según declaraba su directora pocos días antes de la inauguración. La apuesta, aunque arriesgada, permitiría establecer diferencias con otros Centros de Arte del entorno, dotando a Laboral de una personalidad propia con proyección internacional. La magnífica exposición con la que abría –Feedback– y la sobresaliente trilogía dedicada al juego – Homo ludens ludens, Playware y Gameworld– apuntalaban el proyecto. Pero pronto descubrimos que Laboral también podía convertirse en el patio trasero de algunos listillos y consentidos comisarios que con mucha cara dura tenían la licencia para montar bodrios como It´s Simply Beatiful.

Con Emergentes volvimos a disfrutar del artefacto tecnológico y alguna pieza, como la de Rafael Lozano-Hemmer, resultó memorable. Y Banquetes_nodos y redes continuó con notable acierto el diálogo entre el arte y la ciencia. Sin embargo, las dos últimas exposiciones se han apartado de estos planteamientos revolviendo en el camino y el paisaje de montaña –There is no road– o convocando los fantasmas de la memoria de Asturias –El pasado en el presente y lo propio en lo ajeno– , con concesiones a lo local, incluyendo un apartado a la llingua, verdaderamente sorprendente en el territorio LAB donde, al menos oficiosamente, el inglés es la lengua principal. Ambas muestras han dejado lo tecnológico de lado –a no ser que se entienda por nuevas tecnologías el vídeo- y las máquinas han sido sustituidas, en la última propuesta, por fotografías y dibujos en torno a la memoria.

Ante estos derroteros cabe preguntarse si con estas últimas exposiciones se inicia un vuelco en la línea de Laboral , quedando lo tecnológico relegado a una simple y puntual anécdota en la programación. Lo malo de todo esto es la ausencia de explicaciones y que a estas alturas de la película –después de dos años y una inversión de millones de euros- aún nadie sepa decirnos por qué se apuesta.

Categoría: General | Comentarios(5) | Abril 2009 |

Políticas artísticas

Por Jaime Luis Martín (1 de Abril, 2009)

2009-04-08_img_2009-04-01_012558__1853321.jpg

El reciente informe de la Asociación de Artes Visuales de Asturias (AAVA) sobre la realidad artística asturiana no ha producido más que una serie de respuestas desairadas o el silencio por parte de los responsables de las distintas instituciones y organismos afectados por la crítica. Y apenas ha tenido repercusión, quedando diluida la denuncia en cuatro comentarios anónimos en los blogs y foros, no vaya a ser que a alguien le parezca mal y nos quiten la subvención. En este sentido vaya por delante mi acuerdo con la mayoría de los extremos que plantea el documento de la AAVA, aunque disintiendo de otros muchos y abrazando, por tanto, el debate. 



Nadie puede negar que la política artística del Ayuntamiento de Oviedo o de Cajastur, criticados por la asociación, tienen un tufo a naftalina difícil de disimular. O que el Ayuntamiento de Avilés derrama indefinición con respecto a la futura Factoría Cultural y no cuenta con ninguna línea de programación en el CMAE. Al igual que sucede con el Centro Niemeyer, en proceso de clarificar sus contenidos. Tampoco se salva, en este documento, la Laboral, al concentrar, según denuncia la asociación, en torno al proyecto gran parte de los recursos presupuestarios del Gobierno de Asturias para cultura y dejar desatendidas económicamente otras iniciativas. En este informe sólo se aplaude la política artística del Ayuntamiento de Gijón y de algunos centros periféricos de la comunidad que luchan, con escaso presupuesto y mucho voluntarismo, por defender una modernidad cuestionada continuamente. 



Se puede estar en desacuerdo con muchas de las denuncias de la Asociación de Artistas Visuales de Asturias, pero es de agradecer este disenso, este antagonismo frente al discurso oficial. Y aunque, ciertamente, la presencia de nuevos actores genera expectativas y abre la posibilidad a otros recursos, hasta ahora, inexplorados, lo cierto es que como ciudadanos, artistas o trabajadores en el ámbito de la cultura, debemos promover políticas asentadas en el tejido social que se entrecrucen con las inquietudes y reivindicaciones de la comunidad en la que se insertan. Pero, también, debemos procurar no caer en la trampa de aquellas estrategias que buscan réditos inmediatos alentando actitudes populistas y favoreciendo el clientelismo en nombre de trasnochados localismos. Hace falta mirar hacia fuera, reconocer que lo internacional cada vez está más próximo, contrastar entornos y compartir experiencias. 



Pero contra el imaginario dominante se necesita abrir espacios de discrepancia, zonas de creación, prácticas que cuestionen lo asimilado, los discursos del poder que, como cantos de sirena, nos orillan en la mediocridad. Resulta imprescindible ejercer de salmón, nadar contra corriente y aventurarse en diferentes aguas. Rechazar la autocomplacencia y potenciar lo negativo no destructivo, como generador de insatisfacción, algo imprescindible para avanzar. En este sentido la Asociación de Artistas Visuales de Asturias promueve, con su denuncia, un debate rico en matices, como antes lo ha hecho su homóloga catalana en relación al MACBA y a las políticas culturales que siempre han de vertebrar la comunidad donde se desarrollan. 



Se precisa reflexionar teniendo en cuenta que las actuales prácticas artísticas se mueven entre lo local y lo global, pero sin olvidar las actitudes más periféricas, los repertorios más transgresores, reivindicando lo micropolítico «aquellos aspectos -señala José Miguel G. Cortes- que, siendo básicos en la existencia diaria de las personas, son sin embargo olvidados en los grandes discursos, obviados y ninguneados en las “elevadas tareas” de nuestros políticos e ideólogos». Y en esta valoración de lo cotidiano, sin bisoñeces, sin pensar que todos son sectarios menos yo y mis amigos, tal vez podamos explorar nuevas experiencias, que nunca dejaran contentos a todos, pero pueden contribuir a crear comunidad.

Categoría: General | Comentarios(0) | Abril 2009 |