Prometer hasta meter

admin (15 de abril, 2012)

Rajoy y el so equipu de gobiernu, nada de lo que prometieron.

“Prometer hasta meter” . Un dichu que se pue aplicar a munches situaciones. Y nunca meyor qu’a la situación a la que nos ta llevando’l gobiernu de la nación. Nun fai falta tener muncha memoria p’alcordase de les promeses del señor Rajoy,” el desapaecíu”, cuando na campaña electoral s’enfotaba en prometer y prometer. Namás que ganó les eleiciones, de lo prometío nada de nada.
Rajoy prometió frenar el paru. El “frenu” ye que se calcula que nel presente añu xubirá polo menos 2,3 puntos hasta’l 24,3%. Total son namás 5.601.800 paraos, según datos facilitaos por esti periódicu en díes pasaos. Fixo’l milagru de xubir les pensiones ¡un 1%! El xuegu ta en que los xubilaos cobran menos, a costa de xubir los impuestos.Toles midíes tomaes hasta la fecha arremeten contra los trabayadores, contra los asalariaos y contra los más probes. Reforma llaboral sí, reforma de la fiscalidá non. ¡Cómo van tocar el patrimoniu de los ricos! Hai que dexalos que sigan cola fuxida de capital. Hai que siguir alimentando los paraísos fiscales.
“El desapaecíu” nun sabemos onde ta. Igual ta deprendiendo la lleición y faciendo los deberes en Alemania o en Francia . Y como práutiques de los sos “estudios” europeos, cada pocos díes prepáranos un nuevu tixeretazu, una nueva sorpresa. Pero ensin dar la cara.
Educación. El programa d’Escueles de 0-3 anunciánnoslu Montserrat Gomendio como acabáu. Fuera conciliación familiar. ¡Total, les muyeres tán mui bien en casa!
Fuera ordenadores personales pa los alumnos de Primaria. Aforru a la vista de 130 millones d’Euros. Aforrar n’educación. Cuanto más “burros” meyor, más fáciles de manexar. La rebaxa nes beques. Hai que sacar bones notes, “anque nun s’esixirá “excelencia”. ¡Cómo s’atreverán! Sicasí los alumnos pudientes, anque nun seyan brillantes, van poder siguir añu tres añu na Universidá porque tienen perres pa ello. Universidá subvencionada polos trabayadores, pero que será pa qu’estudien los ricos, como antaño.
Y tolo qu’aforramos en servicios. Aforrar pa qué. Quítanlo a los trabayadores pa da-yoslo a los especuladores de siempre, a los que nos llevaron a la situación de crisis actual. Pa la pequeña y mediana empresa nun hai perres; pa los bancos y pal gran capital, lo que pidan. Producir y xenerar emplegu ye lo menos importante, lo importante ye especular.
Y la última noticia ye la reforma en sanidá y educación. Echémonos a temblar. Agora van cargase dafechu l’estáu de bienestar que tanto nos contó consiguir. Vuelven a apaecer los de siempre, los insaciables, pa dar el gran bocáu, pa quitanos lo que ye nuestru y qu’esti gobiernu nun quier defender y nun paez sinón que ye parte interesada en desarmalo. Como s’acabó’l choyu del lladriyu agora van a polo que nos queda.
Too esto y muncho más. Acabamos d’entamar la cuesta del axuste. Asina tán les coses. Prometer hasta meter. Nun hai dichu más sabiu.

Categoría: General Comentarios Comentarios (1)

Añu bisiestu, añu siniestru

admin (4 de marzo, 2012)

Esti añu 2012, más llargu por ser bisiestu, allárgase inda más pola mor de les calamidaes sociales y económiques.
La tierra tarda 365 díes y un cuartu en da-y la vuelta al Sol. P’adautar esti desfase de seis hores, cada cuatro años tenemos un añu de 366 díes, un día más pal mes más curtiu, que ye febreru, que pasa a tener 29 díes. Foi nel añu ¿45-46? antes de Cristo, cuando Julio César aprobó’l «Calendariu Juliano» amestando un día más cada cuatro años al calendariu. El día a intercalar yera’l sestu enantes de les calendes de marzu, el 22 de febreru. Y nel sieglu XVI, el Papa Gregorio XIII promulgó l’usu del «Calendariu Gregoriano» a traviés de la bula Inter Gravissimas qu’aportó dellos cambios al anterior. El cambiu más importante ye que son bisiestos los años que seyan divisibles por cuatro, a esceición de los años seculares, que namás son bisiestos si son divisibles por 400. Asina, l’añu 1900 nun foi añu bisiestu, pero sí lo foi l’añu 2000.

L’añu bisiestu nun dexa de ser singular y d’abellugar delles creencies populares, más bien males. Un añu singular, pues los nacíos el 29 de febreru namás puen celebrar el cumpleaños cada cuatro años. Diríemos que son siempre xóvenes. Casi toi segura, que dalgunos pas, hasta fai unes décades, igual se miraben p’asentar a los neños nacíos nun día tan especial y corríen la fecha pa que cumplieran los años como los demás.

L’ello ye qu’estos años bisiestos nun tienen bon aquel. Y esti añu 2012 nun se presenta nada esperanzador. Tamos rodiaos de calamidaes: crisis, el paru qu’aumenta y emprobez cada día a más xente y Asturies en desgobiernu dafechu dende’l 20 de mayu de 2011.Y como falla la cabeza, convóquense otres eleiciones pa espilfarrar más perres. La seca qu’amaga con acabanos col verdor de los praos y col poco verdor d’espíritu que nos queda. Cada día tamos más amusgaos ante la situación social que nos castiga. Recortes y más recortes y xubida d’impuestos pa los más probes. Nesti añu bisiestu pue dicise que se cumple’l dichu: añu bisiestu añu siniestru.

Según los mayas nel presente 2012 va acabase’l mundu. Pienso que lo que se nos ta acabando ye la paciencia ante esta situación de desastre políticu que nun sabemos onde nos va llevar. Nel añu 1960, la mio maestra rezaba con nosotros pa que tuviéremos preparaes porque s’acercaba’l fin del mundu. Tábemos toes muertines de mieu y mirando cuando’l cielu se ponía roxu (señal de que’l fin taba cerca). Pasó l’añu 60 y yá pasanon ¡unos cuantos años más! Diz la canción que «la vida sigue igual», pero la vida ta cada vez peor. Güei, nun nos esmolez la profecía del fin del mundu. Lo que nos esmolez ye qu’esti añu bisiestu va ser duru y llargu. Amás d’allargase por ser bisiestu, allárgase pola mor de les calamidaes económiques y sociales que nos tán afeutando.

Categoría: General Comentarios Comentarios (0)

Añu bisiestu, añu siniestru

admin (4 de marzo, 2012)

Esti añu 2012, más llargu por ser bisiestu, allárgase inda más pola mor de les calamidaes sociales y económiques.
La tierra tarda 365 díes y un cuartu en da-y la vuelta al Sol. P’adautar esti desfase de seis hores, cada cuatro años tenemos un añu de 366 díes, un día más pal mes más curtiu, que ye febreru, que pasa a tener 29 díes. Foi nel añu ¿45-46? antes de Cristo, cuando Julio César aprobó’l «Calendariu Juliano» amestando un día más cada cuatro años al calendariu. El día a intercalar yera’l sestu enantes de les calendes de marzu, el 22 de febreru. Y nel sieglu XVI, el Papa Gregorio XIII promulgó l’usu del «Calendariu Gregoriano» a traviés de la bula Inter Gravissimas qu’aportó dellos cambios al anterior. El cambiu más importante ye que son bisiestos los años que seyan divisibles por cuatro, a esceición de los años seculares, que namás son bisiestos si son divisibles por 400. Asina, l’añu 1900 nun foi añu bisiestu, pero sí lo foi l’añu 2000.

L’añu bisiestu nun dexa de ser singular y d’abellugar delles creencies populares, más bien males. Un añu singular, pues los nacíos el 29 de febreru namás puen celebrar el cumpleaños cada cuatro años. Diríemos que son siempre xóvenes. Casi toi segura, que dalgunos pas, hasta fai unes décades, igual se miraben p’asentar a los neños nacíos nun día tan especial y corríen la fecha pa que cumplieran los años como los demás.

L’ello ye qu’estos años bisiestos nun tienen bon aquel. Y esti añu 2012 nun se presenta nada esperanzador. Tamos rodiaos de calamidaes: crisis, el paru qu’aumenta y emprobez cada día a más xente y Asturies en desgobiernu dafechu dende’l 20 de mayu de 2011.Y como falla la cabeza, convóquense otres eleiciones pa espilfarrar más perres. La seca qu’amaga con acabanos col verdor de los praos y col poco verdor d’espíritu que nos queda. Cada día tamos más amusgaos ante la situación social que nos castiga. Recortes y más recortes y xubida d’impuestos pa los más probes. Nesti añu bisiestu pue dicise que se cumple’l dichu: añu bisiestu añu siniestru.

Según los mayas nel presente 2012 va acabase’l mundu. Pienso que lo que se nos ta acabando ye la paciencia ante esta situación de desastre políticu que nun sabemos onde nos va llevar. Nel añu 1960, la mio maestra rezaba con nosotros pa que tuviéremos preparaes porque s’acercaba’l fin del mundu. Tábemos toes muertines de mieu y mirando cuando’l cielu se ponía roxu (señal de que’l fin taba cerca). Pasó l’añu 60 y yá pasanon ¡unos cuantos años más! Diz la canción que «la vida sigue igual», pero la vida ta cada vez peor. Güei, nun nos esmolez la profecía del fin del mundu. Lo que nos esmolez ye qu’esti añu bisiestu va ser duru y llargu. Amás d’allargase por ser bisiestu, allárgase pola mor de les calamidaes económiques y sociales que nos tán afeutando.

Categoría: General Comentarios Comentarios (0)

Probeza

admin (4 de febrero, 2012)

Los probes tán presentes en munchos llares del nueso país.
Cuando yera nena, cada ciertu tiempu pasaben unos cuantos méndigos pel pueblu. Nosotros- llamábamos-yos «los probes». Yeren casi siempre los mesmos y pidíen de comer, panoyes, farina y otros productos de la casería. Vivíen de pidir y nós tábemos familiarizaos cola so presencia. Diben col sacu al llombu y si acasu otru pola cabeza, esfarrapaos y con ropes puerques o enllenes de remiendos. Los nenos teníamos-yos mieu. Si cuando pasaben, cuadraba que yo taba sola en casa, dába-yos una bona dadiva de coses pa que se fueran contentos y más que nada pa que marcharen rápido. Dalgunos pidíen posada, y dormíen poles cases del pueblu, nel payar, o na corte. Les families más xeneroses facíen-yos sitiu dientro y dormíen na cocina.

Cuasique tengo na memoria a tolos «probes» que pasaben por allí. Alcuérdome con ciertu cariñu d’ún que yera mancu y siempre diba acompañáu d’animales. Mio pá nuna ocasión compró-y una oveya que llueu la tuviemos como mascota de mio y del mio hermanu. Yera aquella una oveya singular, porque nos llevaba «a caballu» como si fuera un burricu. Y pasábamoslo perbien.

Daquella nun caía na cuenta de la situación tan triste que vivíen aquelles persones. Pero güei veo la probeza dende otru puntu de vista. Güei esmolezme que nel sieglu XXI haya n’España millones de persones que viven na llende de la miseria. Nun fai falta dir de méndigu como aquellos «probes» que diben polos pueblos hai unes cuántes décades. La situación n’Asturies ye alarmante; según l’INE, nel añu 2010 un 43,4% de families confesaben tener problemes pa llegar a fin de mes y un 12,3% viven na llende de la probeza. Sufren l’angustia y la tristura de nun tener perres pa sobrevivir y pa mantener les necesidaes básiques del llar. Güei nun se pue vivir solo de pidir porque hai otres necesidaes importantes pal individuu y que toles persones tienen derechu a satisfacer. Cola crisis, el númberu de persones en riesgu d’esclusión social (eufemismu de probe), incrementóse enforma. Y nun ye que pasen pela puerta de xemes en cuando nin que vengan d’otros llugares. Si les cifres del paru nun encomiencen a mermar, nun vamos tener qu’ocupanos de los que pasen fame n’otros llugares del mundu, porque tenemos la miseria en casa. N’Asturies siguiremos probes por munchu tiempu. Ta visto que nun somos a llevantar cabeza. Quiciabes pola nuesa «mala cabeza». Hai que pensar muncho a quien se vota y quien va mirar polos nuesos drechos y quien podría llevantar la economía del país. Nun se sabe cómo, pero embabiequen a la xente con falses promeses. L’ésitu de la drecha ta una vez más a la vista: un añu perdíu, un añu p’atrás, un añu de desgobiernu, una añu d’esbaldidores, un añu pesllando puertes dempués de llamar con insistencia a toles puertes prometiendo y pidiendo’l votu. Ye vergonzosu que tengamos qu’entamar otres eleiciones. Tres campañes electorales en menos d’un añu. Eso llámase espilfarru. Quiciabes esta nueva movida política nos faiga reflexonar a los asturianos y pensemos un poco más a quien damos el votu. D’ello depende’l futuru de la nuesa rexón. Ensin escaecer qu’a nivel del Estáu amáguennos les afilaes tixeres coles que siguen recortando y tarazándolo too. De siguir asina’l númberu de probes va siguir incrementándose

Categoría: General Comentarios Comentarios (0)

Telecentros

admin (19 de enero, 2012)

Un servicio importante para formar a los vecinos.
Los telecentros son lugares públicos de encuentro y aprendizaje que ofrecen a los ciudadanos y ciudadanas la posibilidad de acceder a internet, pero también de formarse en el manejo del ordenador y en diferentes programas y aplicaciones. Cada vez más, se realizan talleres y cursos que contribuyen a desarrollar las habilidades de los usuarios y a que no sean «analfabetos» en esta materia.

Analfabeto era, hasta hace unos años, quien no sabía leer ni escribir. Ahora se habla de analfabetos funcionales, y quien haya perdido el tren de la informática se ha quedado estancado en otra era, a remolque de este tren de alta velocidad en el que cada día se nos presentan nuevos conocimientos y descubrimientos. La formación en informática conlleva, además, un proceso de formación continua para estar al día. Así, los telecentros contribuyen a «alfabetizar» a la población en el manejo de las nuevas tecnologías. Desde hace una década proliferaron estos locales informáticos por nuestra geografía, tanto en las ciudades y localidades con cierta entidad de población, como en los núcleos rurales.

Pero ¿qué pasó estos años con los telecentros rurales? Después de subir a un número considerable de gente al tren de la informática, los telecentros rurales cierran sus puertas. Los ayuntamientos, al dejar de percibir la correspondiente subvención estatal, no podían asumir el funcionamiento y mantenimiento de los mismos. Después de acondicionar locales, equipar con ordenadores, impresoras y demás aparatos estas salas, estos duermen empaquetados en cajas. Son ya basura informática.

Ahora, la última medida del Gobierno de Asturias ha sido retirar la subvención a los telecentros de los concejos de más de 20.000 habitantes, que dependían del Principado, entre los que se cuentan Castrillón, Avilés, Gijón, Oviedo, Siero, Langreo y Mieres. Los vecinos que hacían uso de este servicio, de la noche a la mañana, se quedaron privados del mismo. Los trabajadores, tristemente, pasaron a engrosar las filas del paro.

En Castrillón esta medida afecta al telecentro de Salinas, que estuvo subvencionado por el Principado hasta el 31 de diciembre del pasado año. Este servicio se había inaugurado en noviembre de 2002. Desde unos meses antes funcionaba un pequeño telecentro en Piedras Blancas, capital del concejo, con cargo a los presupuestos municipales, que fue ampliándose en recursos hasta llegar al moderno equipamiento con el que cuenta actualmente, y que está ubicado en el centro cultural Valey. Cuando se abrió en 2002 el telecentro de Salinas, se unifica la gestión de los dos centros y en el año 2005 se abre el de Raíces, para dar así servicio a los tres núcleos principales del concejo.

Ante el cierre, el pasado 1 de enero, del telecentro de Salinas por no disponer de subvención, los usuarios y asociaciones protestan, no sin razón, y exigen al Ayuntamiento la reapertura del mismo. Pero no nos puede pasar desapercibido que los recortes y la falta de ingresos en el Ayuntamiento afectan a los servicios y máxime a aquellos que no se tenían asumidos. Los afectados tendrían que hacer las reclamaciones oportunas, lo primero, a quien tiene que solucionar el problema, que, en este caso, sería el Principado. De todas maneras, en el Ayuntamiento somos conscientes de la situación y estamos buscando la forma de su posible reapertura, que pasa por reclamar al Principado que mantenga la subvención. Si las cosas no se solucionan por la vía que les corresponde, desde el gobierno municipal se intentará reorganizar este servicio en Castrillón

Categoría: General Comentarios Comentarios (0)

El paquetazu

admin (6 de enero, 2012)

Un paquetón que yá ta envueltu dende’l 20-N y que namás contién recortes.

Estos díes toos nos deseamos felicidá pal añu 2012. Nun ta mal facese ilusiones. Dicen los espertos na mente que pensar en positivu ye bono p’algamar lo que se quier. Pero amás de la tan ansiada felicidá invádennos otres sensaciones. Sobre too, incertidumbre y mieu. Encomenzamos l’añu cola sensación de que nun sabemos cómo se van solucionar los problemas de cuatro millones y mediu de paraos, de los que un 30% yá nun tienen subsidiu de desempléu. Los problemes de tantes families al borde de la probeza, de tantos xóvenes ensin trabayu, viviendo de los pas o de los güelos. Un 50% de la mocedá de menos de 25 años nun tien empléu. Los gobernantes nel poder garraron les tixeres con saña, y a recortar per tolos llaos. Namás garrar les carteres escaeciéronse de les promeses electorales, y a lo más fácil, a recortar. Los ricos sí, siguirán siendo más ricos, y los probes, más probes, y amás cada día la probeza estiéndese pel nuesu territoriu. Al empar siguimos asistiendo a casos como’l que’estos díes anubla la Casa Real. Urdangarín, «el yernísimu», ye la figura del chorizu millonariu que lo puede l’ambición de les perres. ¡Qué vergüenza! Y como él, munchos más entovía por descubrir. Los paraísos fiscales siguen xorreciendo y los sinvegüences qu’utilicen la so condición nel poder pa robar siguen ehí tan campantes.

Esti añu, ¡vaya paquetazu que nos traen los «magos»! Por munches cartes qu’escribamos, la carta ya ta escrita dende’l 20-N, y firmáronla la mayoría de los españoles. Y podemos dicir que non na inocencia como los nenos. Toos sabíen bien lo que firmaben. Sí, los «magos» armáronse de tixeres y el conteníu del paquetón ye too de recortes. La xubida del IRPF, aumentu de les pensiones un 1%, ¡que nun ta nada mal! Una engañifa descarada. A los funcionarios, conxelación del sueldu y aumentu d’hores de trabayu, y a los paraos, ¿qué-yos traerán a los paraos? Dende llueu, nun hai nicios de que-yos traigan emplegu, porque les midíes que los «magos» nel poder tán tomando nun nos garanticen de que van solucionar la economía del nuesu país. Más bien vamos a peor. Bien nos lo dixo’l ministru d’Economía, peligra hasta la sostenibilidá del Estáu del bienestar. Echémonos a temblar. Pero ¿ye eso lo que prometíen fai dos meses? ¡De qué manera nos dexamos engañar! Onde ta escondíu’l nuevu presidente del Gobiernu. Sí, ¡el de les promeses! Dende que formó Gobiernu nun lo volvimos ver na tele. ¡Colo que-y gusta chupar cámara!

Sin embargu, sabemos qu’hai otra forma d’abordar la crisis. Crear puestos de trabayu ye posible, pues n’otros países europeos el desemplegu ye testimonial; Austria, con un 4,1%; Luxemburgo, 4,7%; Países Bajos, 4,8%, y Alemania, 5,5%.

Esti añu esperamos entós que los Magos d’Oriente nos traigan dalgún dulce, pero non carbón, pues por malos que fuéramos abondo tenemos cola negrura del panorama que nos espera.

Categoría: General Comentarios Comentarios (0)

Sortéu

admin (22 de diciembre, 2011)


El 22 ye un día señaláu nel que pue cambianos la vida.

La llotería ye un xuegu que tien a muncha xente ilusionao cuasique tol añu, pero, sobre manera, el «Sortéu de Navidá». Nestes feches son poques les persones que nun tienen en casa un tacadín de participaciones, y munches les que tienen una montonera de papeletes de tolos llaos. En cualquier llugar que frecuentamos, alcontrámonos con talonarios colgaos en sitiu bien visible. Talonarios d’asociaciones, clubes, peñes? porque la llotería nesti periodu ye un negociu redondu. Toos picamos, y más si te la ofrecen, nun vaya ser que te tean ofreciendo la suerte. Asina acabamos gastando munches más perres de les que teníamos pensao.

Y por fin llega’l día 22, el más esperáu d’esti mes. La televisión retresmite’l sortéu, en tiempu real. Puen visualizase n’internet los númberos premiaos y compartir l’allegría colos agraciaos. Lo que pasa que, nun momentu, acábase pa munchos tola maxa de los díes que preceden al sortéu, cuando toos esperamos polo menos un «plizquín».

Al rodiu d’esti eventu de xuegu cuéntanse munches anéudotes. Dende’l que pierde un billete premiáu, hasta falsificaciones, engañifes y, sobre too, desilusiones de los que confíen ciegamente en que-yos va a tocar, dempués de buscar el «numberu guapu». Nos díes pasaos vimos grandes coles de xente pa mercar un billete nes alministraciones a les que la suerte acudió dellos años y convirtiéronse nes «alministraciones de la suerte». Tamién tán los y les adivines o visionarios, qu’añu tres añu aseguren acertar el númberu que va a salir. O los que sueñen con un númberu y s’enfoten en buscalu onde seya. Too esto sin pensar que ta demostrao que les probabilidaes son les mesmes pa tolos númberos. L’ello ye que los agraciaos son namás unos pocos y los demás quedámonos cola copla de la resignación: «Lo primero ye qu’haya salú». La meyor llotería del mundu. Y a esperar la suerte pa otru añu.

Lo bono de too esto ye la ilusión que xenera. En tiempu de crisis ye cuando’l xuegu tien más allegaos, porque hai necesidá y búscase la suerte per uquier. Suel dicise que «la suerte hai que buscala», ye dalgo polo que toos naguamos, pero ye escurridiza, nun s’alcuentra tan fácil y esmuzse nun tris. Nun habrá nada más persiguío nel mundu. Quiciabes toos la topamos en dalgún momentu, pero ye como la felicidá, que nun dexa disfrutala por munchu tiempu.

Cuando lleáis estes llinies, podemos tener más cerca un «güelpe de suerte» y que nos toque «el gordu». Cuando lleáis estes lletres ya habrá xente brindando porque llegó la suerte y otros cola desilusión enriba la mesa y na so cabeza. Sin embargu, pal añu que bien llega de nuevo la ilusión y vuelve a repítise la historia. Tampoco ta mal. Ye una forma d’animar la vida anque seya por unos díes. ¡Suerte, amigos! ¡Feliz Nuechebona!

Categoría: General Comentarios Comentarios (0)

Non más víctimes

admin (25 de noviembre, 2011)

Día 25, un recordatoriu, un llamamientu social, un grito de socorru, una esixencia
La insistencia y esixencia nes últimes décades en favor de la igualdá fixo que s’oiga la voz femenina y que vayamos, pasu ente pasu, arreblagando camín, col envís d’esixir los nuesos drechos, porque nun son drechos d’homes o de muyeres, son drechos de les persones.

La desigualdá ente homes y muyeres manifiéstase n’actitúes, hábitos y creencies aprendíes y sellaes por una educación machista yá dende la cuna, y afitada dende families y escueles nes qu’inda perviven tópicos y condiciones de dominiu y de poder sobre la muyer.

Avanzamos enforma gracies a coleutivos y a instituciones que trabayen con procuru ya insistencia p’algamar y esixir polítiques d’igualdá. Pero magar tolos esfuerzos y tol llabor desarrolláu, les diferencies esisten, y les muyeres somos les perdedores. Hai munchu camín por andar. Y nesti momentu de crisis pol qu’atravesamos inda se fai más urxente que la voz de la muyer se sienta en tolos requexos y en tolos ámbitos de la vida. Tenemos qu’impedir que la política de recortes que nos amaga, nos meta en casa, como antaño, tarazando asina lo que con tanto esfuerzu fuimos consiguiendo. Nosotros somos necesaries en toles estayes de la vida. Na estaya llaboral, na estaya social, na estaya política? Pero sobre too queremos ser llibres y nun tar baxo’l dominiu machista. Esta rellación de poder de los homes sobre les muyeres ye lo que xenera, en dellos casos, violencia de tou tipu: física, psíquica, verbal, sexual, social, económica, etc.

Esti camín tan espinosu y tan triste inda ta por llaniar y por dexalu llibre y ensin maleza. La violencia contra la muyer inda nun recibió l’atención prioritaria y los recursos que se necesiten pa facéi frente con seriedá y cola visibilidá necesaria. Toos tenemos que collaborar pa que nun haya nin una sola víctima más, pa que naide reciba malos tratos físicos nin psicolóxicos, pa que nenguna muyer se sienta acosada por ser muyer.

Fixéronse marcos xurídicos y normativos tanto a nivel nacional como internacional que contemplen distintes formes d’atayar la violencia, tanto nos llugares públicos como privaos, pero nun s’aplicaron con eficacia en nenguna parte del mundu. L’aplicación ye poco sistemática ya insuficiente.

Poro, dende distintos ámbitos, tenemos qu’esixir que se cumplan les lleis y que nun se produza demora nes sentencies, que s’atiendan toles denuncies y que s’actúe a tiempu contra los maltratadores. Que toos nós nos impliquemos de dalguna manera p’acabar con esta llaceria. Mientres haya una muyer que sufra nel llar, na calle, nel trabayu o en cualquier llugar públicu nun nos podemos callar. Faigamos una reivindicación a gritos. Tolerancia cero.

El día 25 nun ye namás qu’un recordatoriu, un llamamientu más a la denuncia, a la collaboración ciudadana, a la esixencia a los gobiernos pa que se cumplan les lleis. Esixencia a la sociedá: ¡Non más víctimes! ¡Que se faiga xusticia!

Categoría: General Comentarios Comentarios (0)

Cultura

admin (27 de octubre, 2011)

La cultura ye un bien social y ye fonte de desarrollu económicu.
Definir qué ye cultura y los elementos que la conformen podría ocupame casi tou esti artículu, pero voi centrame no que ye cultura como conxuntu de conocimientos que nos permite desarrollar el xuiciu críticu y enriquecenos como persones. Sin embargu, podemos dicir que la cultura alcuéntrase ente los «sufridores» y víctimes de les crisis, porque ye lo primero que sufre recortes. Sicasí, préstame facer unes reflexones al respeutu. Nun debiéremos escaecenos de que la cultura ye un bien social del que nun podemos prescindir. Ye instrumentu de cohesión que xenera riqueza y trabayu y ye elementu de xuntura de les persones que la disfruten; fomenta la participación ciudadana y ye quien a movilizar y motivar a los grupos. Pue dicise que ye la forma por escelencia de convivencia social, dalgo de lo que tamos faltos nesta sociedá, onde la indiferencia, l’egoísmu, l’individualismu y l’apatía, amáguennos de forma xabaz. D’otra miente, la cultura contribui al desarrollu afeutivu de les persones, y alimenta l’espíritu y el bienestar de la población.

Ricardo Muti, premiu «Príncipe de Asturias» de las Artes, 2011, criticó los recortes que se faen en cultura nel so país y n’otros países europeos. Al respeutu, argumentó qu’enantes que nada había «qu’educar a los políticos», acusándolos de nun pisar un teatru (ta visto qu’en tolos llaos cuecen fabes y na mio casa a calderaes). Debe ser que los políticos,, esmolecíos en trifulques ya intrigues palaciegues, y non tan palaciegues tienen pocu tiempu pa disfrutar tranquilamente d’actos culturales. Bien ye verdá que naide pue amar nin valorar lo que nun conoz. Muti fixo una encalorada defensa de la necesidá urxente de protexer la cultura. La cultura desempeña un papel esencial nel desarrollu humanu, y forma parte del bienestar social entendíu como conxuntu de factores que nos proporcionen calidá de vida. Un pueblu que nun pueda disfrutar de les diverses manifestaciones culturales ye un pueblu muertu. Nun podemos escaecer que la cultura, a la escontra de lo que tamos avezaos a oyer, ye un importante motor de desarrollu de la economía. Y hemos d’ entender que cultura albarca muncho más que les artes escéniques, tendencies y movimientos artísticos. Tamién xenera emplegu, salariu, intercambiu, etcétera. Según les fontes consultaes, na Unión Europea, la cultura mueve cinco millones d’emplegos y supón más del 3% del Productu Interior Brutu. Y n’España, xenera 400.000 puestos de trabayu y supón un 4 % del PIB. Sin embargu hai un desaxuste ente los ingresos que xenera la cultura y lo que s’emplega en midíes d’apoyu, subvenciones y demás. D’otra miente, les persones que trabayen nesti sector, tienen una mayor formación que la media, pero tienen sueldos más baxos y emplegu menos estable.

Pero, n’época de crisis, faise inda más importante que la cultura llegue a tolos estamentos sociales y que toos puedan disfrutar de les sos manifestaciones, porque la cultura nun pue ser privilexu de los más pudientes. Fai falta concienciación y sensibilidá política pa dignificar tolo que se mueve al rodiu de lo cultural.

Categoría: General Comentarios Comentarios (0)

Zorra

admin (27 de octubre, 2011)

Delles consideraciones sobre’l llinguax non sexista.

N’Asturies utilizamos la palabra raposa pa referinos a la zorra. Pero llamar raposa a una muyer nun tien les mesmes connotaciones que llama-y zorra. Ser raposa ye ser viva y astuta, qu’escuende los sentimientos y tien facilidá pa engañar. Y ser raposu significa lo mesmo. Sin embargo, cuando falamos de ser una zorra sabemos bien lo que significa, por muncho que’l xuez Del Olmo quiera convencenos de que llamar «zorra» a una muyer nun ye llama-y puta. N’asturianu, la zorra ye una fola grande de les que lleguen a la oriella ente otres menos intenses. Y zorra también ye la fema que nun queda preñada o quien escuende los sentimiento y les intenciones verdaderes.

Sicasí l’actu comunicativu ye muncho más complicáu y el significáu de les pallabres pue variar, pues nél xuegan un papel importante tolos elementos de la comunicación, ente ellos el contestu nel que se dicen, el llinguax non verbal, la entonación y demás. Dende hai unos años, venimos reivindicando por parte de distintes instituciones y coleutivos la utilización del llinguax non sexista, y faense verdaderos esfuerzos, y por veces, hasta dellos estropicios, col envís de nun discriminar a muyeres y homes. Toos sabemos del poder del llinguax, qu’influye fondamente nes actitúes, nel comportamientu y nes perceiciones. Poro, ye tan importante que vaya caltriando na sociedá l’interés por cuidar el bon usu de la llingua nesti sen.

D’otra miente, vemos lo difícil que ye cambiar les connotaciones de munches pallabres que formen parte del llinguax machista del que somos víctimes les muyeres. Y p’avivar el fueu fállase una sentencia d’esti calter, como la que fai unos díes dictó l’Audiencia Provincial de Murcia por parte del yá citáu xuez Del Olmo, que considera que cuando un home, nesti casu un maltratador, llama zorra a la so muyer ye pa destacar la so astucia. Ye una provocación pa tolos coleutivos que lleven tantu tiempu trabayando pola igualdá d’homes y muyeres.

Namás fai falta una rápida reflexón p’atopar una riestra pallabres que-y podríemos llevar al xuez machista, que tienen un significáu despeutivu en femenín y sin embargu en masculín son pa emponderar al machu.

A traviés del llinguax tenemos una perceición del mundu nel que nos desenvolvemos, y faise necesario adoutar formes nueves pa que cuaye una tradición non sexista del mesmu, hasta llegar a la so normalidá nel usu, por más que seya difícil cambiar les connotaciones que yá tienen delles pallabres, qu’ofienden y humillen a les muyeres. Sería bono saber, si daquién-y llamara «cabrón» al xuez Del Olmo, qué ye lo que llegaría a entender. Qué aceición del diccionariu diba escoyer y si-y prestara muncho’l calificativu

Categoría: General Comentarios Comentarios (0)

« Entradas Anteriores